Saltear al contenido principal

NOTICIA

My Morning Jacket: Un viaje a través del tiempo y el espacio

musica my morning jacket
musica my morning jacket

Por Marty Sartini Garner

Fotos por Danny Clinch

“Siento que siempre me estoy preguntando cuál es mi lugar en el universo”, dijo Jim James. En vivo y en el álbum, la voz del cantante fluye fácilmente de un gemido, a un falsete, a un aullido digno de rockeros como Roger Daltrey, dándole forma a los paisajes musicales construidos por los cuatro miembros restantes de My Morning Jacket. Pero a través del teléfono, en su cuarto de hotel en Chicago, la voz de James es casi un murmullo suavizado por su acento del norte de Kentucky; suena como gotas de lluvia que caen sobre una guitarra acústica con pedal.

Dada la historia reciente de la banda, no podemos culpar a James por sentirse fuera de lugar. Circuital, el sexto álbum de estudio de My Morning Jacket, fue lanzado el 31 de mayo y debutó en el número cinco del Billboard 200, entre el disco solista de Eddie Vedder y la última producción de Brad Paisley. La noche del lanzamiento de Circuital, James y su banda tocaron en el Louisville’s Palace Theater, con un lleno total, donde el vocalista realizó un dueto sorpresa con la cantante de soul Erykah Badu. El espectáculo fue transmitido en vivo a través de YouTube y fue dirigido por el cineasta Todd Haynes, director de  I’m Not There (2007), cinta en la cual participó James junto con Caléxico con el tema “Goin ‘to Acapulco”.

A pesar del amor y lealtad que le tienen a Louisville –han hecho apariciones en la legendaria tienda de discos X-Tacy y han dado conciertos gratuitos Waterfront Park– Circuital es el primer álbum de My Morning Jacket que graban en esta ciudad. “Fue increíble para grabar en casa, pero también muy confuso”, dijo el baterista Patrick Hallahan .”Si vas a un lugar diferente a grabar, estás envuelto en el proceso 24/7. No tienes la comodidad o la distracción de estar casa.

El grupo nunca tuvo la intención de grabar circuital en Louisville. Se instalaron en el gimnasio  vacío de una iglesia local con bocetos de canciones, para grabar lo que se suponía era un demo. Sin embargo, los techos altos del gimnasio y la libertad de tiempo que tenían, fueron razón suficiente para que la banda decidiera que no querían quedarse ahí en vez de irse a un estudio de grabación. “Una vez que llegamos, nos dimos cuenta que el lugar nos gustaba tanto que no nos queríamos ir”, dijo James. La banda transformó el gimnasio en un estudio de grabación temporal, metió todo su equipo y se instaló ahí todo el verano. “Somos más el tipo de banda de ‘hazlo tu mismo’”, explicó Hallahan sobre el espacio. “No estar en un ‘estudio’, pero convertir un espacio en eso, resolver  problemas nosotros solos, tomando un lugar que no está destinado para la grabación y lograr que funcione; es una gran situación a la cual enfrentarse”.

recomendacion musical
recomendacionmusical

“La estructura de un disco es una plataforma hermosa”, dice James. Él siempre ha utilizado su púlpito de bully para hacer preguntas serias, y Circuital no es diferente en ese sentido a sus antecesores. Abundan las preguntas sobre Dios, el universo y el papel del hombre en la vida, pero la intimidad de la producción –en parte lograda al grabarse mientras los miembros de la banda tocaban juntos en vivo– los mantiene unidos. Circuital no pretende hacer proselitismo, ni trata de un concepto espiritual abstracto. Por el contrario, se siento cómo cinco buenos amigos se ayudan unos a otros en una búsqueda honesta.

“Lo que escuchan en los discos es a Jim lanzando una idea al aire y nosotros, reaccionando y procesándola”, dice Hallahan. “Cada álbum no sólo refleja el momento en el que se encuentra cada miembro del grupo, también demuestra lo bien que estamos contacto con nuestros sentimientos, y lo bien que la banda se está llevando en ese momento”.

La vibra de comunidad del gimnasio les dio una sensación de libertad que es evidente en el track que le da nombre al disco. A lo largo de siete minutos pasa de un folk suave a un himno de rock ya característico de My Morning Jacket. La heroica guitarra, sumada a la conclusión lírica de James: “ending up in the same place that we started out” (terminando en el mismo lugar donde empezamos), llevó a los seguidores de la banda a declarar que My Morning Jacket había regresado a sus orígenes, sentimiento del cual el grupo está muy consciente. “Creo que cuando la gente escuchó que íbamos a grabar en Louisville dijeron: ‘¡van a volver a sus raíces en este disco!’”, dice Hallahan riendo. “Y luego cuando sale el disco dicen: “¡No regresaron a sus raíces para nada!”.

“Odio ese término: ‘volver a tus raíces’”, agrega James. “Yo creo que hacemos lo que nos interesa en ese momento.”

recomendacion musical
recomendacion musical

Las raíces de My Morning Jacket se remontan a Shelbyville, Kentucky, la pequeña ciudad a 48 kilómetros del centro de Louisville, donde se formó la banda. Fue allí, en la casa de la abuela del ex guitarrista de la banda, Johnny Quaid, que grabaron sus tres primeros álbumes: The Tennessee Fire (1999), At Dawn (2001), It Still Moves (2003). Los discos grabados en Shelbyville son la obra de una banda que estaba encontrando su voz. Es una combinación de country clásico y el space-rock de Pink Floyd con acento rural, esto sumado a la voz de James en medio de todo, sumergida en un húmedo reverb. Sus siguientes lanzamientos –Z (2005), Evil Urges (2008)– pasan a un sonido que entrelaza el soft-folk, acid-rock y el R&B, pero nunca olvidando el country de sus orígenes. “Todas las personas que caminan esta tierra se ven afectadas por los espacios y lugares. La vibra general del lugar afecta tu estado de ánimo y el proceso de tus pensamiento”, dice Hallahan. “Nos gusta tener espacios grandes y abiertos con el tiempo y la libertad de hacer las cosas a nuestra manera”.

El lanzamiento de Z, marcó el comienzo de una nueva era para el grupo. Fue grabado en los Catskills, lejos de los espacios abiertos de Kentucky, y fue el primer disco que la banda hizo con el tecladista Bo Koster y el guitarrista Carl Broemel. Z fue un éxito para la crítica, terminó en numerosas listas de lo mejor del año, y provocó comparaciones con Radiohead. Sin embargo, cuando la banda se trasladó a Manhattan para su álbum del 2008, Evil Urges, el misterio que siempre ahondaba en el sonido del grupo se convirtió en algo parecido a la paranoia. “Es un álbum muy claustrofóbico”, dice Hallahan del Evil Urges. “Queríamos ponernos en una situación en la que hubiera una línea de tiempo. Fue un esfuerzo muy consciente de nuestra parte”.

“Oyes hablar de estas bandas como The Police, en la que todos querían matarse unos a otros, o The Clash, que trabajaron con productores locos”, dice James de las limitaciones del álbum. “Queríamos probar ese tipo de presión para Evil Urges, ver si hacía una diferencia”. Aunque la presión obligó a My Morning Jacket a nuevas direcciones artísticas – evidente en el space-jamming de “Highly Suspicious”–, los espacios reducidos convirtieron los momentos experimentales a un límite incómodo. “No sé si quiera volver a grabar un disco en ese ambiente”, dice Hallahan. “No es tan divertido como encontrar la manera de amortiguar el sonido de todo un gimnasio”.

Mientras trabajaban en Circuital, el grupo tocó en vivo noches consecutivas cada uno de sus discos completos, para una residencia en Terminal 5 de Nueva York. “Pienso, ‘¿por qué puse esa canción ahí?’”, dice James revisando su catálogo de canciones. “Pero cuando tenía 21 me encantaba esa canción [y quería honrar eso]”. Hallahan, un viejo amigo de Shelbyville que se unió al grupo poco después del lanzamiento de At Dawn, dice que los conciertos en Terminal 5 lo hicieron recordar cuando escuchaba a la banda de sus amigos. Aunque ha tocando algunas de las primeras canciones de My Morning Jacket por más de una década –nunca se han negado a tocar su viejo material en vivo–, la experiencia de volver a crear el disco fue casi similar a la recreación de una historia más amplia. “Estoy tocando esas canciones pensando en dónde estaba ese momento en mi vida. Recuerdo estar sentado en mi sala y sentirme muy feliz por mis amigos, y pensando que [su éxito] sería lo más increíble que podría pasar”.

recomendacion musical
recomendacion musical

 

My Morning Jacket volvió al mismo lugar donde empezó. Como último track  “Movin’ Away”, lleva a Circuital a un lento final: las ondas provocadas por la pedalera de acero y el piano ligeramente cadencioso levantan la voz de James. “I hope your heart will be where my home is”, (Espero que tu corazón esté en mi casa), canta. “There’s a whole new life to create” (Hay una nueva vida para crear). Y la banda se despliega sobre él: Hallahan tocando a tiempo con el bajo de Tom Blankenship, mientras que los teclados de Koster y la guitarra de Broemel, pintan el aire sobre el cual James canta la nota final. Son los cinco que trazan la increíble distancia entre aquí y allá, entre la ciudad y el campo. Y a medida que se desvanece, un ruido anónimo se desliza a través de la falta de sonorización de la iglesia. Un coche pasa en el exterior sobre la carretera, y lo que se captura en el disco es la prisa constante, de algo atrapado en su camino de un lugar a otro.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Feliz aniversario Cintas: la disquera que trajo de regreso los cassettes

Acéptenlo, algunos de ustedes extrañan los formatos físicos a la hora de escuchar música. Es…

10 discos nuevos para el fin de semana

Ya estamos entrados en el segundo semestre del año y tal y como se los…

Rising: Låska, coldwave ruso para fans de Depeche Mode y Boy Harsher

En años recientes fue en aumento la oferta de proyectos con una tendencia musical apegada…

Para el recuerdo: Amy Winehouse en su paso por Glastonbury

Sobra decir que Amy Winehouse tuvo una vida bastante complicada y más allá de enfocarnos…

Beck: Las 12 mejores canciones de su catálogo

Si algo nos ha demostrado Beck Hansen, es que es único en su especie. Siempre…

F.E.E.L.I.NG.C.A.L.L.E.D.L.I.V.E: El concierto de Pulp en el Brixton Academy 95

Si bien la trayectoria de Pulp se disparó con el lanzamiento de Different Class en 1995, la realidad es que la banda liderada por Jarvis Cocker comenzó a desarrollar un estilo particular desde su álbum debut que fue mejorando con el tiempo.
Volver arriba