Saltear al contenido principal

NOTICIA

Reseña: Morrissey en Puebla

Texto Milton Barboza

El cuarto concierto de Moz en nuestro país se llevó a cabo en la ciudad de Puebla que, de un par de años para acá se ha convertido en referente para la celebración de fiestas y eventos importantes en torno a la música. Y el pasado sábado no fue la excepción ya que la presentación del cantante inglés en el Complejo Cultural Universitario, resultó sin lugar a dudas uno de los mejores de este 2011 en todo el país.

Fue una noche intensa, poderosa, llena de energía y, sobre todo, con un Morrissey que por fin decidió entregarle a sus fans mexicanos algunas de sus mejores rolas con un set list parecido al de sus anteriores presentaciones, aunque con un orden bastante interesante.

Alrededor de 3500 personas abarrotaron el auditorio, que poco después de las 8:00 p.m., Kristeen Young hacía vibrar con su piano y algunas secuencias. Pasadas las 9:00 p.m. de la noche y tras proyectarse los ya clásicos videos que gustan tanto a Morrissey, el cantante y sus músicos (que por cierto vestían una t-shirt roja con el logo de McDonald’s pero con la leyenda “McCruelty”) salieron y los gritos de la gente no se hicieron esperar; un inicio ya conocido con ‘I Want The One I Can’t Have’ seguida de ‘You Have Killed Me’ arrancaron los primeros coros de todos los presentes.

Morrissey se veía feliz de poder estar frente a sus fans que además de Puebla, varios se habían desplazados desde la ciudad de México para volver a vibrar con él. ‘You’re The One For Me, Fatty’, ‘When Last I Spoke To Carol’ y ‘Black Cloud’, continuaban en el setlist y Moz ya vivía el cariño de la gente, ya que un fan subió para abrazarlo y besarlo.

Los primeros acordes de ‘There Is A Light That Never Goes Out’ se dejaron escuchar y el auditorio ya era un manicomio: gente se arremolinaba muy cerca del escenario y la seguridad trataba de resguardar los primeros metros para que no volviera a subirse algún fan de Moz; ‘Everyday Is Like Sunday’ hacía que la gente continuara con el ánimo a todo lo que daba.

Cabe destacar que el recinto tiene una gran acústica y cada una de las 17 canciones con las que deleitó Morrissey, se escucharon muy bien como ‘Speedway’ cuya versión para concierto es un gran momento, además de ‘Meat Is Murder’ que como debe ser, desgarró con el video en torno a la crueldad con la que se matan a los animales para el consumo humano.

También sonaron la potente ‘Irish Blood, English Heart’, ‘Ouija Board, Ouija Board’, ‘Scandinavia’, ‘Still Ill’ y la magnífica ‘Let Me Kiss You’ que fue una de las más coreadas de la noche, siendo también la despedida de Morrissey del escenario.

Y para no dejar ningún cabo suelto, ‘First Of The Gang To Die’ significó el regreso de Moz al escenario con la que además, algunos eufóricos fans aprovecharon para subir uno a uno al escenario (librando a la gente de seguridad) para tratar de tocar al de Manchester… casi no pudo cantar.

Así se cerró una noche grandiosa para el público mexicano y para Morrissey quien, seguramente no la olvidará, sobre todo por los arrebatos de cariño que le ofrecieron aunque no hayan sido los más agradables tal vez.

Noticias relacionadas

#FILTERPlaylist Jet Nebula

Cuando una banda tiene un fuerte compromiso de manera individual para buscar la manera de…

Las 50 mejores canciones nacionales de 2020 (hasta el momento)

Recientemente les hemos estado compartiendo varios proyectos mexicanos que no solo han estado haciendo ruido…

Sonidos del Nortec: Una mirada a la independencia musical en 5 documentales

Una de las cosas que notamos dentro de la dinámica que implementamos para compartirles conciertos…

Send Your Demo: Los 15 descubrimientos de la semana

¿Les somos sinceros? Honestamente cuando se nos ocurrió el tema de Send Your Demo no…

10 discos nuevos para el fin de semana

Bienvenidos sean a otro fin de semana que no parece ser un fin de semana…

Rising: The Glass Beads, post-punk proveniente de Ucrania

A inicios de la segunda década de los dosmiles se fue desarrollando un fenómeno bastante interesante que giraba alrededor de la estética goth y los ideales oscuros que se establecieron dentro del sonido del post-punk y el minimal wave durante los 80, lo que definitivamente resultó muy atractivo en los terrenos DIY con el nacimiento de disqueras como Wierd Records y Disaro, que desafortunadamente no pudieron mantenerse de pie durante mucho tiempo, pero que pusieron las bases para que nacieran más imprentas y colectivos que empezaron a explotar el romanticismo del género, principalmente en Europa.
Volver arriba