Saltear al contenido principal

NOTICIA

[Reseña] Tercer día del Festival Internacional de Benicàssim, España

Por: @Beatricce89

Fotos: Staff FIB

Aunque para muchos festivales el sábado sería el último día del festival, para el FIB no lo es, pues apenas es el antepenúltimo y quizás el más importante, The Stone Roses era el acto principal del día.

Debido a que este festival se encuentra a tan sólo a un par de kilómetros de la playa el clima es fenomenal, claro con un calor por delante de los 25 grados. Lo genial es que empieza a las seis de la tarde, cuando el sol baja su intensidad, y oscurece entre las nueve y media y diez de la noche.

Delorentos fueron los encargados de iniciar la jornada en el escenario principal. La banda de Dublin empezó con poco público, pero a la tercera canción ya había bastante gente. Una actuación donde la banda tocó gran parte de su disco Little Sparks.

El sol comenzaba a ocultarse cuando School Of Seven Bells subía al escenario, contrario a lo que se esperaba, su actuación pasó bastante desapercibida por los asistentes, pues apenas había unas 150 personas. La banda americana hizo un setlist de sus dos últimas producciones, tocando temas como: «Windstorm», «Bye Bye Bye», «Low Times» y «Sempiternal». Seguimos la jornada con Fujiya y Miyagi, quienes con una trayectoria de 12 años estuvieron en el escenario más pequeño del festival. La banda interpretó canciones como «Cat Your Tongue», «Uh», «Taiwanese Boots» y «Electro Karaoke»Uno de los aspectos más interesantes fue el acompañamiento visual en Fujiya y Miyagi en cada una de sus canciones, aportando así una experiencia visual y sonora para su público.

11:15 pm y uno de los actos más esperados subía al escenario: Noel Gallagher and his High Flying Birds. Con una explanada casi al 80% Noel interpretó temas de su producción como solista, «If I Had a Gun», «Dream On», «AKA… What a life», sólo por mencionar algunas. Lo interesante fue que abrió con «(It’s Good) To Be Free», canción de Oasis y la cual dio pie a la interrogante de cuántas canciones más y cuáles serías las que interpretaría de su antigua agrupación y la incógnita se resolvió: «Half The World Away», «Whatever» y «Don’t Look Back In Anger» fueron los temas que hicieron mágica esta noche (claro con la ayuda de un público que se portó muy bien con el británico). Hay que resaltar que Noel puso mucho de su parte para que este show fuera especial, pues estaba celebrando su perfomance número 100 como solista.

Después de 45 minutos de espera, ahí estaban: The Stone Roses, uno de los regresos musicales más emblemáticos por la influencia que los de Mánchester han tenido en otras bandas. Un Ian Brown bastante relajado sale al escenario seguido de sus compañeros Mani, Reni y John Squire, una vez más juntos después de 16 años. Se calcula que el día de ayer unas 40 mil personas escucharon por fin los primeros acordes de «I Wanna Be Adored» y a partir de ese instante se viviría uno de los momentos más memorables de la historia en los festivales de música. Un público entre los 18 y 50 años bailó y cantó de una manera impresionante con cada una de las canciones ofrecidas por The Stone Roses.  No hubo un momento en el cual la gente parara de aclamar a los ingleses, la voz de Ian Brown estuvo siempre acompañada por la de los asistentes en canciones como «(Song For My) Sugar Spun Sister», «Sally Cinammon» y  «Shoot You Down». A través de las pantallas se lograba tener más detalles de los rostros de cada uno de los integrantes, quienes no podían ocultar su felicidad de estar juntos una vez más en el escenario. John Squire se lució en grande con cada uno de los riffs emitidos por su guitarra, la piel se enchinaba. También se escucharon «Fools Gold», «Waterfall», «Love Spreads» y «Made Of Stone», algunas de las cuales estuvieron acompañadas por visuales un tanto surrealistas.

Hubo momentos divertidos como cuando Ian tomó algunas figuras de acción, las cuales se encontraban arriba de los amplificadores, y los enseñaba a la cámara. En cuanto al sonido, fue bastante limpio. No hay más, parece que The Stone Roses nunca se fueron. La increíble noche tenía que terminar y así lo hicieron con «This Is The One», «She Bangs The Drums» y «I Am The Resurrection». Al final Ian y compañía se abrazaron en el escenario haciendo notar que todo el pasado había quedado olvidado y que estaban ahí una vez más por amor a su música. Instantes después en el centro del escenario se tomaron de las manos y agradecieron al público. The Stone Roses regresaron sólo como los grandes grupos saben hacerlo.

3:15 am y la fiesta seguía con Crystal Castles, con un escenario totalmente obscuro y sólo recurriendo a 4 torres de leds, se entregó por completo. Los canadienses definitivamente fueron un grupo explosivo y propicio para esta hora, en la explanada no había quien no estuviera bailando. Crystal Castles hizo un recorrido por sus dos producciones resaltando temas como «Baptism» y «Celestica».

 

Noticias relacionadas

Protomartyr: El futuro nos mantiene vivos

Con Ultimate Success Today, Protomartyr nos confirma que la fidelidad es el eje central de su idea sonora. Una capa cruda y ruidosa es la ambientación que gira alrededor de este nuevo disco.

Los mejores 500 discos de todos los tiempos, votados por Robert Smith, Beyoncé, Morrissey y Billie Eilish

De regreso al 2003, Rolling Stone publicó su lista con los 500 mejores discos de…

Depeche Mode, Kraftwerk, Bauhaus y Nick Cave en una nueva serie de afiches ilustrados de terror

El diseñador brasileño Butcher Billy se ha hecho de una notable popularidad por las ilustraciones…

Dani: El equilibrio perfecto entre el pop y beats que llenan de energía

Dani es una nueva revelación española que se encuentra presentado su disco Veinte, donde nos deleita con un equilibrio perfecto entre el pop suave cargado de beats que llenan de energía, pero con letras que te conducirán por una introspección personal.

#SendYourDemo Los 15 descubrimientos de la semana

Ya que los viernes pasaron de ser el inicio de los planes con nuestros amixs…

12 discos nuevos para el fin de semana

Este es uno de esos fines de semana que sin tener álbumes que suelan aparecer…

Volver arriba