Saltear al contenido principal

NOTICIA

[Editorial] Una memoria personal sobre Kurt Cobain

Nirvana02

Desde el retrovisor de mi memoria

Por Fito Montes

El 16 de agosto de 1938, cuando falleció Robert Johnson a los 27 años de edad, se abrió la puerta para un fenómeno (quizás creado por coincidencia, quizás por predisposición) que a la postre se denominaría popularmente como “El Club de los 27”. De este Club, terminaron formando parte grandes artistas como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Brian Jones, entre otros, que fallecieron -al igual que Johnson– en extrañas o trágicas circunstancias y a esa misma edad.

 

Kurt Cobain, como todos sabemos a estas alturas, forma parte de este club por dos razones, la primera y más obvia, por haber fallecido a los 27 años de edad y la segunda por haber muerto en “circunstancias extrañas”. Existen múltiples libros, películas y documentales televisivos que han ahondado en el tema y han construido un mito alrededor de la muerte de Cobain, pero, recordándolo, caigo en la cuenta que valoro y me quedo con aquello que hizo en vida, y me despojo de la especulaciones vacuas sobre las circunstancias de su fallecimiento.

 

Kurt es, en el sentido más estricto, uno más de los artistas de la escena grunge de finales de los 80 y principios de los 90 que formaron, al igual que yo, parte de esa generación retratada por Douglas Coupland en su libro Generation X . No inventó nada nuevo, es más, ni siquiera es uno de los pioneros de dicha escena, a fin de cuentas solamente se hizo a la tarea de buscar empatar a sus ídolos musicales (como muchos otros jóvenes creativos e inquietos lo han hecho): por un lado el sonido garage de Pixies, Green River, Mudhoney y Melvins; por otro lado el pop melódico de Beach Boys, The Beatles y Troggs; y por último el punk de raíz de Patti Smith, The Stooges y The Ramones.

 

Lo que nadie más de esa generación logró en el mismo grado que él y lo convirtió en vida en una leyenda, fue su capacidad para retratar y empatar de tal modo su sentir que se terminó convirtiendo en la voz de aquellos jóvenes deseperanzados, que al igual que yo veíamos desde aquel entonces desmoronarse nuestras oportunidades y aspiraciones ante el creciente y voraz poderío del modelo neo-liberal.

 

Por esa razón cuando veo a Kurt en el retrovisor de mi memoria, me quedo con aquel  octubre de 1991, cuando en una camioneta Ford Grand Marquis, escuché por primera vez el riff introductorio de “Smells Like Teen Spirit” y supe de inmediato que mi vida había cambiado, que había encontrado a alguien que gritaba y divulgaba mi inconformidad con el establishment y que en ese instante, mientras descubría el poder revitalizador de esas notas, la industria musical no volvería a ser la misma.

 

Larga vida a Kurt Cobain.

Noticias relacionadas

10 discos nuevos para conseguir en el Bandcamp Friday

Hoy es un día bastante especial, pues de nueva cuenta Bandcamp está renunciando a su…

JimJamJesus: El nuevo playlist de Jim Reid de The Jesus And Mary Chain

Se supone que en estos momentos The Jesus And Mary Chain está trabajando en las…

The Umbrella Academy: Toda la música de la serie en un solo playlist

Puede ser un poco desgastante que cada dos o tres meses aparezca una nueva serie…

Tournée Générale: Recordando los años de Mano Negra

La historia de Mano Negra es muy particular, pues aunque no fue tan compleja y…

Made of Stone: El documental sobre The Stone Roses

The Stone Roses ha tenido una de las carreras más turbias e influyentes de los…

Outtakes: 7 momentos clave de Lollapalooza 2020

(Foto Billboard) Lollapalooza es uno de los tantos eventos que tuvieron que cancelarse este año…

Volver arriba