[Editorial] Primavera Sound, el bello y perfecto arte de la repetición – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México
Foto por Dani Canto
Foto por Dani Canto

Por Artemisa Hernández

Barcelona resulta una de las ciudades europeas con más turistas, pero la actividad incrementa la última semana de mayo, cuando melómanos de todas las nacionalidades se dan cita para asistir a uno de los mejores festivales del mundo: Primavera Sound, que con el tiempo han pulido más y más sus propuestas y cartel. Sin duda alguna este 2013 Primavera Sound reunió lo mejor de lo mejor y lo puso en un hermoso lugar llamado Parc del Forum.

El olor a sudor, tabaco, cigarro y comida condimentada se te olvida al sentir la magia de este lugar. Desde el miércoles 22 las actividades en Parq del Forum iniciaron con Goat, The Vaccines y Delorean, para continuar en la Sala Apolo donde The Breeders nos sorprendió en un show íntimo y secreto, los ánimos subieron con Poolside y John Talabot quienes pusieron a bailar a los afortunados asistentes.

Caminar por las calles pasadas la media noche, la mayoría con pulsera del Festival, preparándose para tres días intensivos de música y muchas decisiones como ver sets completos, a la mitad, ver lo que más te gusta, conocer bandas o sólo disfrutar y dejar que el ambiente te fuera guiando.

El clima no fue el mejor, la temperatura descendió y estando a la orilla del mar el viento era triplemente frío, todos los que iban preparados con shorts, vestidos y mucha actitud para su primer festival de verano, tuvieron que resignarse a que sería otro festival más en medio del frío.

Para mostrar que su talento no sólo es producto del hype, Savages destrozó el escenario Pitchfork, dejando en claro que la actitud no es algo que se pueda crear con palabras. Tame Impala, parecían muy animados, Kevin Parker no dejaba de interactuar con el público que entre la música de los australianos y la imagen, instagrameable de cualquier ángulo, que brindaba la rueda de la fortuna se divertía.

Dinosaur Jr dio muestra de su poder en el escenario convocando a miles al escenario Primavera, incluyendo en su set con “Just Like Heaven” de The Cure. Death Grips fue un acto definitivamente divertido, pocas veces podemos apreciar realmente un show de hip hop y comprenderlo para poder pasarla bien.

La bonita y nostálgica presentación de The Postal Service hizo bailar y cantar a todos, algunos eligieron a Simian Mobile Disco y otros a Phoenix, que no logran salvar su acto en directo aún con sus hits pasados, las canciones nuevas no logran levantar los ánimos ni del más fan, mientras que los primeros conquistaban el escenario Ray Ban con sus mejores mezclas originales.

Fuck Buttons, nos voló la cabeza, dejándote preparado para que Animal Collective hiciera lo suyo en un formato banda, cada uno con instrumentos sin tanta experimentación para entregarse por completos a sus instrumentos y hacernos pasar una gran noche. Para cerrar el primer gran día, John Talabot hipnotizaba a la multitud con remixes excelsos.

Para el segundo día algunos llegaron desde temprano, cual zombies, por su boleto para ver a Daniel Johnston, quien se presentó en el Auditori Deluxe. La fila era interminable pero valió la espera, a pesar de que no pudimos escuchar sus guitarras, su voz cautivó a todo el auditorio, bromeó un poco y cantó a capella más de tres veces, dijo adiós con “True Love Will Find You In The End”. Afuera las actividades ya habían arrancado, Django Django enloquecía a la multitud con “Default”, para que todos corrieran emocionados por un buen lugar para The Breeders, quienes tocaron en su totalidad Last Splash, sin dejar de lado las bromas. El turno siguió para The Jesus and Mary Chain, que cual predicadores, Jim Reid y compañía dieron cátedra conquistándonos canción tras canción como la primera vez que los escuchamos, el momento especial fue cuando Blinda Butcher de My Bloody Valentine subió e interpretó con ellos “Just Like Honey”.

En el escenario Primavera, ya se juntaba la gente para escuchar a James Blake que, eventualmente, ofreció una gran presentación. En el escenario de enfrente todo quedaba listo para que Swans nos impresionará con un gran set por casi dos horas, mientras en el escenario Pitchfork Glass Candy endulzaba los oídos de sus fans. Este par de actos fueron el preámbulo para la actuación de The Knife, quienes dieron un show rarísimo e increíble, lleno de beats hiptonizantes y una coreografía difícil de seguir, convocando a la fiesta en viernes-sábado para seguir o con Disclosure o King Tuff, ambos cerrando escenarios pasadas las 4am.

Para el tercer día se notaban las caras cansadas de muchos, algunos preferían estar sentados mientras esperaban en los diferentes escenarios, otros llegaban más tarde y algunos lo olvidaron y se desvivieron por ver el mayor número de actos posibles, Rodriguez y Band of Horses quedaron fuera al cancelar días cercanos, entonces en el Primavera el acto que arrancó con todo fue Wu Tang Clan, que no estuvo completo sin embargo prendió a todos los asistentes que se contoneaban al flow de estos raperos y del DJ. Nick Cave and The Bad Sees nos dio música poderosa y hermosa, para que algunos continuaran por la segunda línea con Camera Obscura, quienes presentaron canciones de su álbum más reciente sin olvidar los clásicos como “Let’s Get Out Of This Country”.

Cuando el cansancio o el frío te domina tienes tres opciones: ir a dormir, bailar o acercarte a la gente, para este tercer día todos se debatían entre éstas para pasarla mejor. Liars, dio un set increíble, la gente se volvía loca y no paraba de bailar. Uno de los momentos más esperados del festival fue cuando el reloj marcaba las 2.25AM y My Bloody Valentine salía al escenario, los gritos y aplausos de emoción invadían el ambiente, por fin los estábamos viendo, Kevin Shields miró hacia su público sonrió discretamente y juntos arrancaron con “I Only Said”, cada canción nos hacía despegar un poco los pies del suelo hasta que pusieron un final a este set con “You Made Me Realise”. En el Primavera Hot Chip se alistaba para ponernos a bailar y hacernos olvidar el frío.

Así finalizó un festival de calidad envidiable, donde te permiten entrar con bocadillos, un poco de líquidos y cámaras profesionales. Tres días, largos, en los que el bello y perfecto arte de la repetición inundo los miles de metros cuadrados de Parc del Forum, beats, riffs y coros en repetición, estilos, géneros, looks, todo es parte de este ciclo repetitivo y hermoso llamado música.

Comentarios

comentarios