Entrevista a Peter Hook – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

PeterHook_CreditToMarkMcNulty_Amend

Por Cristina Salmerón

La leyenda viviente, Peter Hook, uno de los bajistas más talentosos y  reconocidos, miembro y cofundador de Joy Division y New Order, vuelve a México para dar un concierto en el Lunario del Auditorio Nacional este lunes 30 de septiembre a las 22 horas.

Amén de su show en México, “Peter Hook & The Light”, el músico británico cuenta a Filter México porqué este concierto es nostálgico sí, pero nos dice, de forma ácida, las razones por las cuáles su trabajo es mejor que el de “los que se dicen llamar New Order”.

En este concierto, nos adelanta, habrá canciones de dos álbumes emblemáticos de New Order: Movement, Power, Corruption & Lies, pero abrirán con Slave of Venus, una banda —donde también toca Hook— que rinde tributo a Joy Division.

-Tu show parece ser para gente melancólica, bueno muchos fans de Joy Division y New Order irán a verlo porque quieren revivir su música ¿para ti también es un show melancólico?

Bueno, es melancólico, pero la música es más bien tempestuosa, podríamos decirlo así, que es difícil “sentarse a llorar”; cuando estábamos haciendo el Closer de Joy Division, esa música era tan melancólica que fue fácil dejarnos atrapar por la tristeza, podríamos decirlo. Fue una emoción muy poderosa.

Con Movement estábamos en un terreno totalmente distinto porque Movement es, musicalmente, un disco muy Joy Division, pero hecho con New Order, claro. En ese entonces nos encontrábamos lidiando con un horrible episodio que fue la muerte de Ian Curtis. Y el problema fue que Martin Hannet, nuestro productor, estaba luchando con no querer estar ahí, por decirlo así. Y también nuestras voces estaban muy bajoneadas y muy subestimadas por el temor a no encajar en este nuevo material.

Entonces, la cuestión con Movement fue que, de alguna manera, resultó productivo dejar esa música atrás, y pudimos hacer música más positiva, debo reconocer. “Dreams Never End”, “Denial”, “Chosen Time”, “Senses”, son canciones fuertes vocalmente, pero ahora siento que en el disco quedaron muy débiles y, bueno, ya con la madurez de mis 57 años, con algunos años bajo mi cinturón —ríe Peter—, puedo “cepillarme” esas canciones.

-¿Qué distingue a tu show?

A ver, esto no es en sí un ejercicio de melancolía, lo interesante aquí es que tú comparas lo que yo hago con lo de los que se hacen llamar New Order; ellos tocan solo los hits, sin tener nada más que decir ¿o sí? Ellos sólo dicen “aquí están nuestros grandes éxitos”… Lo que yo hago al tocar un LP completo es un trabajo más demandante no solo para la banda, sino para la audiencia, porque los LPs fueron muy importantes para mí, para mi vida, para ese momento en que éramos un grupo emergente.

En los 70, en los 80, la gente se ponía a escuchar un LP completo, no como ahora que los chicos escuchan solo un track. En ese entonces, se ponía todo en grabar un LP, Neit Nico, Chelsea Girls, John Cale, Velvet Underground, Iggy Pop & The Stooges, Ian Drury ¿sabes?, se daba todo en uno de esos LPs ¡pon el nombre de la banda que quieras y te perderías en uno de esos mundos!

¡Y la capacidad del trabajo creativo era admirable en esa época!, yo ahora estoy celebrando eso, lo cual resulta algo nostálgico. La gente no ve a la música de esa forma ahora, pero creo que debería —ríe Peter— así que estoy celebrando dos cosas: la historia de una banda y también la historia de los LP. Es una forma diferente de ver esto, yo disfruto de la incomodidad, yo rememoro un disco entero, no los grandes hits.

-¿Es difícil tocar las canciones de Joy Division?

No, al contrario, lo disfruto mucho, y en esta gira patrocinada por nosotros mismos, como Slave of Venus recuperamos el catálogo de Joy Division, no quise que esa música se perdiera de la forma en que se perdió cuando nos convertimos en New Order. Tú sabes que “nos convertimos” en New Order con Peter Hook & The Light, pero pensé que una buena forma de no dejar de lado las canciones de Joy Division era con una banda alterna que abriera el espectáculo, para luego entrar con los discos de New Order. Eso fue bueno para mí, hubiera odiado perder estos temas de nueva cuenta.

-En estos 30 años, en todas las bandas de las que has sido parte, has visto muchos públicos ante tus ojos ¿qué ha cambiado de esos fans de Joy Division en los 80 a los que ves ahora frente a ti?

Creo que lo que principalmente ha cambiado soy yo (risas). Mientras me fui haciendo viejo, ellos parecían ser más jóvenes. En aquellos días, debo admitir, todo era tan intenso que le prestaba poca atención a la audiencia. La intensidad de lo que hacíamos, de alguna forma ponía una cortina entre el escenario y ellos ¿me entiendes? Es como cuando eres un niño y estás haciendo un examen, en realidad no le prestas atención a la maestra; conforme creces y vas confiado un poco más en ti y en tu trabajo, te relajas, comienzas a notar ciertas cosas.

En un ejercicio de nostalgia, pensé que cuando volviera a tocar, todo mi público sería de la misma edad que yo, que el tiempo se detendría ahí, y permanecí en esta nostalgia 50 y pico de años, pero lo que ocurrió en la realidad fue que la mayoría del público era muy joven. Y bueno, ahora esto es un verdadero testimonio para la música, un testamento escrito para la habilidad creativa de Bernard, Stephen Morris y Peter Hook. Son todos estos jóvenes fanáticos que llegan como por primera vez a escucharnos, a disfrutarlo y esto es maravilloso. Y esto es el mejor cumplido que se le puede hacer a un músico.

Tu hijo toca con esta banda ¿ha sido difícil compartirla con él?

Tocar con mi hijo es fantástico, porque él es mi crítico más duro. Él jamás hará algo que yo le diga —ríe este orgulloso padre. Siempre siempre trata de salirse con la suya y —¿sabes qué?— me recuerda a mí cuando tenía su edad, yo nunca escuchaba a los demás y siempre quería hacer mi voluntad, entonces, es interesante tener esto mismo que yo hice, pero, amo esa parte de él y además es un excelente bajista, no tan bueno como yo, pero es fantástico.

Y para mí esto tiene mucho sentido, si yo no puedo tocar el bajo, dejo que lo haga alguien que es lo más parecido a mí en el mundo, mientras que los que se dicen New Order tiene algo que es lo más lejano a mí y es por eso que no funcionan. El chico de ese New Order es un fiasco: toca mal el instrumento, toca hacia abajo, cambia la esencia de New Order y eso es asqueroso. Creo que el dinero que ellos ganan disfrazándose de New Order, poniendo eso en un acto en vivo, no es para nada New Order, creo que es más bien una parodia.

-¿Cuál es la canción que más disfrutas tocar?

Las que más disfruto son las que tocábamos desde nuestros inicios, como “Cries and Whispers”, “Procession” y “Mesh”, canciones como “Hurt”. Algunas con las que no todos están tan familiarizados, pero para mí suenan fantásticas ahora. Mi interpretación se apega mucho a la grabación del disco original, porque traduzco los ambientes, los sentimientos.

-No es la primera vez que vienes a México, supongo que has tenido tiempo de escuchar música mexicana ¿Qué de interesante has encontrado en ella?

Yo toqué un par de veces como DJ en México, lo cual fue grandioso; encuentro mucha afinidad entre la música mexicana y la de Manchester, creo que se complementan. Toqué música de Joy Division en Tijuana, en Guadalajara, en la Ciudad de México y la pasé muy bien, me dieron una gran recepción. Como músico siempre te preguntan si la gente aprecia lo que haces y así lo sentí al verme tocando los LPs, que es la forma en que yo lo hago, un trabajo mucho más demandante tanto para la banda como para la audiencia.

-Para la gente que no ha visto este show ¿qué les podrías decir para invitarlos?

¿Y sólo querías preguntar una última cosa (ríe Hook)? Bueno, que la gente vaya con una mentalidad abierta, yo estaré tocando con mucha pasión, tanta como cuando tenía 21 años. Me hace sentir muy feliz tocar de la manera en que lo hago, y lo único que espero es que la gente se sienta de la misma forma, si al final de todo, no se sintieron felices, yo mismo les regreso su dinero.

***Las ganancias de las entradas de Peter Hook en el Lunario serán donadas en un 100% a la Cruz Roja Mexicana.***

Comentarios

comentarios