[Cobertura Especial] Austin City Limits día 3, presentada por Nike – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

acl3-5

 

Manteniéndolo raro

Por Jorge Kundig

Fotos Julio Pineda, enviados especiales

 

Keep Austin Weird es el slogan de la Alianza de Negocios Independientes de Austin, y refleja a la perfección el modus vivendi de esta ciudad. Lo raro, lo bizarro, lo incómodo y lo original son arropados por su desenfadada población, lo cual convierte a Austin en un paraíso para ecologistas, melómanos, miembros de la comunidad LGBT, artistas y creativos. En un estado tan conservador como Texas, Austin destaca por su espíritu libre, exhibido sin límites también en sus grandes eventos musicales. Aquí no ves a gente disfrazada para un festival: simplemente, así son.

 

acl3-7

 

Es por eso que puedes ver a un muñeco de Jesucristo mientras Franz Ferdinand se adueña del escenario. La banda escocesa es sin duda una excelente adición al lineup de cualquier festival, pues de forma automática pondrán a todos a bailar al compás de “Take Me Out” o “This Fire”.

 

acl3-2

 

Unos minutos después, The National nos estremece con su ya conocida y extravagante manera de mezclar elegantes acordes y voces desgarradoras, con las que Matt Berninger parece exorcizar a sus demonios mientras se sumerge a caminar entre el público.

 

acl3-4

 

 

Al irse ocultando el sol, es momento ideal para la psicodelia de Tame Impala. El cielo naranja combina a la perfección con las notas que se desprenden de los instrumentos de estos australianos. Kevin Parker juega con un tigre de peluche llamado Gavin mientras interpreta “Why Won’t You Make Up Your Mind” y nos transporta a un etéreo viaje.

 

acl3-6

 

 

Este mismo viaje adquiere nuevos matices cuando vemos a Atoms For Peace. El proyecto no. 487 de Thom Yorke ofrece todo un espectáculo en términos auditivos y visuales, a pesar de que en realidad no distan mucho de lo que Radiohead suele ejecutar en sus shows en vivo. Salvo el distintivo sonido del bajo de Flea, cualquiera podría jurar que está escuchando en vivo una lista de canciones que no pasó el corte del King Of Limbs. Y esto no es necesariamente malo.

 

acl3-8

 

Corremos a ver a Phoenix, banda francesa que tomó la extraña decisión de interpretar siempre en inglés. Después de un set sin contratiempos, en donde el público coreó con más energía los temas del aclamado Wolfgang Amadeus Phoenix, tenía que ser en la última canción (un reprise de “Entertainment”, de su más reciente disco) en donde se perdió el audio, lo cual no impidió a Thomas Mars hacer un poco de crowdsurfing y salvar el pellejo.

 

acl3-9

 

 

Para cerrar con broche de oro, no hay que perder la oportunidad de ver al maestro Lionel Richie, a quienes muchos de esta generación seguramente debemos agradecer la propia vida (¿cuántos bebés no habrán sido concebidos con” de fondo?). Después de hacernos creer a todos que Diana Ross se le uniría en el escenario, Lionel dominó por completo el escenario y nos recordó que siempre podemos llegar a casa, poner nuestro CD (o cassette, o vinil) y todo estará bien. Con clásicos de su época en los Commodores (como “Brick House”), o temas que seguramente nuestros padres nos hicieron escuchar hasta el cansancio (“Hello” o “Say You, Say Me”), Lionel nos demostró que por extraño que parezca, un intérprete de su estilo y estirpe es el cerrador perfecto para un festival, al punto que como la gente quería seguir gozando All Night Long (literalmente), tuvo que regresar a cerrar con “We Are The World”, en un momento unificador de generaciones y almas.

Comentarios

comentarios