Guía rápida previo al concierto de James Blake – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

11903_10151231135392126_580737723_n

Si compraron su boleto después del mame del Mercury Prize -aún sin saber qué demonios es un Mercury Prize- si simplemente están enterados de que un tipo británico que le hizo un cover a Feist (¿topan?) estará visitando nuestro país y lo quieren ir a escuchar en vivo, o si son de los que les gusta alimentar su mame interior al asistir a cualquier concierto que se haga en El Plaza nomás para ir a sacar fotos y subirlas a Instagram… Nosotros les compartimos una guía rápida para que disfruten del concierto como realmente se debe de hacer, en lugar de que sólo vayan con la excusa de poder beber en Lunes.

Cuando uno compra su boleto para asistir a un concierto, lo hace con la ilusión de poder pasar un rato sumamente agradable, en el que por fin se puedan escuchar en vivo esas canciones que tanto han estado sonando en sus respectivos reproductores musicales. Pero siempre existen los, digamos, ‘negrito en el arroz’ , por llamarlos de alguna manera. Esos sujetos de mal gusto que por más que la banda lo esté dando todo sobre el escenario, no son capaces de cerrar la maldita boca en esos momentos en los cuales el concierto se debe de convertir en una experiencia inolvidable.

¿Recuerdan la primera vez que vino James Blake al Auditorio BlackBerry? Yeezus Craist, si tan sólo se pudiera recaudar un peso por cada persona que no se callaba mientras el británico interpretaba de forma elegante las exquisitas baladas de su álbum debut, probablemente nos hubiera alcanzado para comprar unos buenos tacos de colesterol afuera del recinto. A lo que vamos, es que este próximo Lunes se ahorren la pena de ser juzgados mentalmente por las personas que estén a su alrededor si no se callan mientras empiezan a sonar chuladas como esta que les dejamos acá abajo.

Pero no piensen que por no platicar durante cada canción les estamos pidiendo que no se diviertan. También pueden mover ese cuerpecito aunque se vean mal. Pero no importa, al final del día lo importante es que vayan a disfrutar de la forma que sea de las impecables habilidades musicales del señorito Blake, así como de los músicos que lo acompañan en su montaje en vivo.

Ahora que también sean un poco considerados, también hay personas a las cuales no les gusta que las estén moviéndolos o pegándoles en la espalda porque se les ocurrió ponerse a bailar como el morro de acá abajo.

En ese escenario, lo mejor es que se muevan de lugar para que no se arme una bronca como aquella que se dio en el segundo concierto de Atoms For Peace en el Pepsi Center, justo cuando apenas iban a empezar con la tercera canción. Y si son broncudos, pues mejor vayan a un antro de mala muerte por ahí en la Condesa, para que dejen disfrutar al resto de los asistentes de los temas de Overgrown, el segundo material de larga duración que James Blake estará presentando en esta ocasión.

Pero centrándonos un poco más en su trabajo (que es lo importante) es muy gratificante ver todo lo que ha logrado este joven productor en un lapso relativamente corto después de haber lanzado el EP que lo puso en el ojo de todos titulado CMYK. Y aunque cuando se anunció su primera visita a la Ciudad de México existían ciertas dudas sobre si realmente iba a lograr reunir a una notable cantidad de gente en el lugar, al final resultó ser un rotundo sold out, tal como en esta ocasión. Desafortunadamente si se enteraron de quién es James Blake hace una semana, no podrán disfrutas  las hermosas versiones en vivo que se avienta el joven músico.

Hace unas semanas James Blake  ganó el Mercury Prize en una nominación con la que chocó disco a disco con bandas como Savages, Arctic Monkeys y Jon Hopkins. Esa fue su segunda nominación, y porque la segunda es la vencida, por fin se le ha dado un merecido reconocimiento a lo que ha logrado en poco más de 5 años. Con Overgrown no sólo ha demostrado lo increíble que es al jugar con su propia voz a base de sampleos y de todo el corazón que le mete a sus composiciones, sino que también ha logrado llamar la atención de varias figuras del mundo del hip-hop para crear colaboraciones bastante interesantes como la que armó con Chance The Rapper en el remix de “Life Round Here”.

En este momento, James Blake ya no tiene nada qué probarle a nadie, pero definitivamente lo mejor de él está por venir, y ustedes no puede dejar pasar esta oportunidad de verlo en vivo nada más porque no les pareció que les dijéramos que no se pusieran a platicar en todo el concierto pero, tómenlo como un consejo, se los décimos por su bien, porque los queremos, y porque queremos que contemplen en toda su gloria la forma en la que están ensambladas las melodías de este productor que, si aún no lo han conocido del todo, los dejará completamente sorprendidos.

¿O qué? ¿Les da frío? Acá abajo les compartimos la presentación que ofreció este mismo año como parte del Electronic Beats Festival.

Por @Ernestime

Comentarios

comentarios