Saltear al contenido principal

NOTICIA

Reseña Coachella 2014 (Warpaint, Future Islands y Pet Shop Boys)

Coachella

Foto y texto por Jorge Kunding

En el desierto, no puedes recordar tu nombre.

Así versaba A Horse With no Name, éxito del ’72 de la banda America. Quizás se trataba de razones muy diferentes por las que lo afirmaban, pero la realidad es que sí hay un efecto hipnótico, distorsionante, cuando el sol y la arena convergen así. El tiempo pasa más lento, de pronto mucho más rápido. Lo que se ve lejos en realidad está mucho más cerca. Los objetos cambian de forma conforme uno se acerca a ellos. La música suena diferente a la distancia, y al aproximarse a los escenarios adquiere otra tonalidad. Bajo esta natural alteración de nuestro estado mental (y quizás alimentada por el agotamiento del día 1), es que vivimos el segundo día de Coachella.

Después de recoger nuestros accesos en el Tenis Garden de Indian Wells (sede del famoso torneo de tenis de la ATP Masters 1000), hacer fila en coche y hacer fila de nuevo a pie, entramos al terreno del Empire Polo Club, inmenso sitio donde 2 escenarios principales, 4 carpas gigantes, decenas de esculturas y mucho más, caben a la perfección. Una parada obligada en el stand de merch, otra en los stands de comida (si son aficionados a la gastronomía como nosotros, recomendamos buscar alguna opción mejor antes de entrar al festival) y estábamos listos para la música.

Coachella

Al llegar al escenario principal, lugar donde se presentaría Kid Cudi, lo primero que notamos fue que era muy difícil ver que había algunos kilómetros adelante. Esto debido a que el sábado una fuerte y espesa tormenta de arena atacó sin clemencia el festival. No como para crear una catástrofe natural, pero si como para que varios campistas encontraran sus tiendas y toldos volteados al regresar del festival, o como para terminar completamente cubiertos por polvo al caer la noche.

En fin, Kid Cudi logró prender al público con sus viejos éxitos en sus versiones remezcladas y convertir el escenario en un rave. Con estos nuevos bríos corrimos a la carpa Mojave a ver un poco del set de Warpaint (alcanzamos a disfrutar de Undertow y Elephants), y de ahí a la Gobi para sorprendernos con Future Islands. Esta banda tiene ya algunos discos en su haber pero hasta el más reciente (Singles, 2014) han empezado a sonar con fuerza en el mundo, con una propuesta muy fina y a la vez enérgica de synth pop, por lo que recomendamos tenerlos en el radar.

Coachella
Seguimos con unos minutos de MGMT y uno de sus himnos de la generación “millenial”, Electric Feel. Luego Fatboy Slim nos puso a bailar un rato en la carpa Sahara, empezando con mucha fuerza pero decayendo en la redundancia de beats. Así llegamos al siguiente highlight de la noche: Pixies. La verdad es que la partida de Kim Deal se nota, pero no tanto como para que su sonido decaiga por completo. La banda brindó una gran presentación, enfocada quizás en mostrar su nuevo material pero sin olvidar clásicos como Wave of MutilationGouge Away o Where Is My Mind.

Coachella

Acto seguido, regresar al Coachella Stage para que Josh Homme y los Queens of the Stone Age nos dieran la bienvenida a su desierto. En este momento, la tormenta de arena ya era un problema mayor. La gente estaba cubierta de polvo y las bocinas se balanceaban con fuerza al compás del viento (cortando así el final de My God is the Sun), pero eso no impidió que la banda lo dejara todo en el escenario, dejándonos a la espera de su rumorado e inminente regreso a México después de haberse presentado el año pasado en el Corona Capital. Definitivamente queremos un show completo de QOTSA.

De inmediato nos desplazamos al escenario contiguo, donde la gente enloqueció con la presentación de Pharrell Williams, o mejor dicho Pharrell & Friends, pues su show incluyó colaboraciones en vivo con grandes estrellas como Gwen Stefani, Busta Rhymes, Snoop Dogg, P. Diddy, Tyler the Creator y Nelly. El fuerte viento sin duda afectó el show, en términos de producción (no pudieron desplegar 2 pantallas gigantes) y la voz de Pharrell (el cantante y productor se quejó varias ocasiones al respecto), pero aún así la selección de éxitos y las colaboraciones en vivo le salvaron la noche.

Finalmente, cerramos la noche con Pet Shop Boys, un show con poca gente (todos estaban repartidos viendo a Muse o a Nas) pero con mucha producción. Neil Tennant, con más de 5 cambios de outfit, cantaba frente a una pantalla con espectaculares visuales y 2 bailarines que cambiaban tanto como él. Un concepto visual con muchas referencias al minotauro, sintetizadores impecables, todo lo necesario para un gran cierre, excepto quizás una mejor curaduría del setlist, que nos impidió escuchar grandes éxitos como Go West o New York City Boy.

Coachella 
Así fue como llegamos al final. La tormenta nubló nuestra visión y nuestro juicio, por lo que tardamos más de una hora en llegar al coche. Moraleja: cuando estés en el desierto, no olvides tu nombre. Ni dónde te estacionaste.

Noticias relacionadas

9 lanzamientos nuevos para el fin de semana

Noviembre llegó a su fin y eso significa que la mayoría de las publicaciones está…

Director’s Cut: Los 30 mejores vídeos de 2020

Por lo regular los listados de fin de año siempre se enfocan en discos y…

Since I Left You: El álbum que hizo The Avalanches con 3,500 sampleos

En 1997 se comenzó a construir la historia de The Avalanches con un pequeño EP…

Possessor: El infravalorado score de una de las mejores películas de 2020

Possessor es una de las tantas cosas que sucederían en 2020 dentro del mundo del…

Selofan: El mundo terminará solo cuando la música se detenga

Durante la década pasada hubo una transición musical bastante interesante donde géneros como el post-punk, el minimal synth y el witch house dieron pie al nacimiento de proyectos que con el paso del tiempo fueron mutando para reinventar tanto su sonido como su estética visual en sellos como Wierd Records, mientras que aquellos que llegaron un poco tarde (o cuando se pensaba que el furor de Tumblr se había mudado a Youtube) aparecieron con una misión y una personalidad definida que giraba alrededor del romance tradicional, la nostalgia y el hedonismo que caracterizó a la cultura goth desde su concepción.

Instrument: El legendario documental sobre Fugazi en streaming

El confinamiento se ha prestado para rescatar muchas cosas que se habían estado quedando en…

Volver arriba