Saltear al contenido principal

NOTICIA

Au Revoir Simone en Auditorio Blackberry

Au Revoir Simone / Victor Hugo Morales

Foto Victor Hugo Morales
Por Gustavo Vega

Tras 5 años desde su última visita a México, Erika, Annie y Heather regresaron al Auditorio Blackberry para confirmar por qué siguen siendo una de las mejores bandas de synthpop en la escena en estos momentos.

A las 21:30, el Auditorio Blackberry mostraba el 50% de su capacidad. Los asistentes que se dieron cita puntualmente esperaban ansiosos la llegada de una banda carismática que ha logrado posicionarse como una influencia en la escena musical mexicana e internacional con su música. Con media hora de retraso, el trío de Brooklyn salió al escenario para cautivarnos desde el primer momento. Presumiendo movimientos lentos y llenos de gracia, luciendo como modelos en un día libre y dejando notar una timidez casi infantil a la hora de contemplar a la audiencia, las tres chicas no dejaban de mostrarse emocionadas y sorprendidas por el cariño que en todo momento le demostraron sus fans mexicanos.

En medio de sintetizadores y cajas de ritmos dio inicio el concierto que, poco a poco, llenó la noche de acordes melancólicos mezclados con ese juego de voces tan característico de ellas, que crearon una atmósfera inusual y oscura, casi como en una película de David Lynch. La precisión y la conexión que las neoyorquinas tienen en el escenario es impresionante, manejan el tiempo de una manera impecable y siempre bailando, contagian todo el lugar con su energía que llega a parecer inagotable.

El concierto de hora y media nos deleitó con canciones de los cuatro álbumes de estudio de la banda, interpretando temas de su más reciente disco como “More Than” y “Just Like A Tree” hasta que nos sorprendieron con “Sad Song”, canción que aparece en su segundo álbum. La primera parte del concierto finalizó con “Shadows”, una de las canciones más coreadas y esperadas de la noche, con la cual la voz del auditorio se hizo una sola y más de un fan derramó lágrimas.

Au Revoir Simone / Victor Hugo Morales

Tras la breve pausa, regresaron para interpretar “All Or Nothing” y “Through the Backyards”, especialmente para complacer a las personas que las han seguido desde el principio. Para cerrar el concierto Annie, con una voz frágil agradeció a todos los presentes, prometiendo regresar pronto a México. “Knight of Wands” fue la encargada de terminar la noche.

Sin un juego de luces espectacular o animaciones en 3D, Au Revoir Simone nos llevó de la mano en una noche llena de emociones que nos hicieron bailar, reír y hasta llorar. De principio a fin, dimos un recorrido por la carrera de las neoyorquinas quienes, en un concierto memorable, sin duda llegaron para ocupar un lugar en el corazón de los mexicanos.

Noticias relacionadas

#FILTERPlaylist Jet Nebula

Cuando una banda tiene un fuerte compromiso de manera individual para buscar la manera de…

Las 50 mejores canciones nacionales de 2020 (hasta el momento)

Recientemente les hemos estado compartiendo varios proyectos mexicanos que no solo han estado haciendo ruido…

Sonidos del Nortec: Una mirada a la independencia musical en 5 documentales

Una de las cosas que notamos dentro de la dinámica que implementamos para compartirles conciertos…

Send Your Demo: Los 15 descubrimientos de la semana

¿Les somos sinceros? Honestamente cuando se nos ocurrió el tema de Send Your Demo no…

10 discos nuevos para el fin de semana

Bienvenidos sean a otro fin de semana que no parece ser un fin de semana…

Rising: The Glass Beads, post-punk proveniente de Ucrania

A inicios de la segunda década de los dosmiles se fue desarrollando un fenómeno bastante interesante que giraba alrededor de la estética goth y los ideales oscuros que se establecieron dentro del sonido del post-punk y el minimal wave durante los 80, lo que definitivamente resultó muy atractivo en los terrenos DIY con el nacimiento de disqueras como Wierd Records y Disaro, que desafortunadamente no pudieron mantenerse de pie durante mucho tiempo, pero que pusieron las bases para que nacieran más imprentas y colectivos que empezaron a explotar el romanticismo del género, principalmente en Europa.
Volver arriba