Saltear al contenido principal

NOTICIA

Reseña: ‘Carrie & Lowell’ de Sufjan Stevens

Carrie-and-Lowell

Sufjan Stevens
Carrie & Lowell
Asthmatic Kitty
95%

Por Erich Mendoza / @elvatodeplop

A lo largo de su carrera, Sufjan Stevens ha intentado ser muchas cosas. Ha buscado adaptarse al concepto de sonidos navideños con un par de trabajos en dicha época, ha intentado mezclarse en sonidos ligeramente más electrónicos y experimentales junto a Son Lux en Serengeti, e incluso ha trabajado con artistas del género hip-hop para intentar dar pasos fuera de su área de confort. Pero lo que más amamos de Sufjan, lo que realmente captura y enamora de este maravilloso compositor, es él mismo, su esencia, su autenticidad y el sonido que desde A Sun Came en el año 2000 ha estado ofreciendo melódicos, profundos y nostálgicos acordes en su guitarra acústica.

Así que si pudiera hablar de frente con Sufjan, supongo que lo único que podría decirle sería: No cambies. Quédate en tu área de confort. Te amamos en tu área de confort.

Ahora bien, quizás esto suene divertido pero en muchos aspectos, habría que analizar hasta que punto Carrie & Lowell es en realidad un álbum “cómodo” para Sufjan Stevens. En lo personal, siento como si él mismo hubiera percibido que el no implementar demasiados elementos sonoros en el mismo (o más de los que suele utilizar), estuviera consciente de que mucho de esta nueva producción, se encerraba en el clásico círculo de su propuesta musical. ¿Así que cómo hacer de este un álbum especial? ¿Cómo salir de esa “área de confort” sin realmente romper la línea pretendida? Inyectando una cantidad de aspectos personales tan allegados a su vida, que realmente el disco fuera un corazón abierto disponible para cualquiera que quisiera apreciarlo.

Y es que sin exagerar, eso es Carrie & Lowell, uno de los trabajos más profundos que jamás hayamos escuchado de Sufjan. Conformado por 11-tracks, este es un álbum cuya labor lírica, se acompaña al 100% con el trabajo sonoro de los instrumentos. En cuestión de géneros no tiene mucho que ver, pero el ejemplo funciona: ¿Recuerdan aquella etapa del glam rock y el hard-rock en la que los solos de guitarra entraban siempre en cada canción? ¿Cómo en un principio parecía correcto pero eventualmente se volvió cansado? Pues bueno, este disco definitivamente no cuenta con absolutamente nada de eso, pues no hay ni un sólo arreglo musical que no se relacione directamente con la intención que pretende alguna de las estrofas que lo componen. Me parece que dentro de todo el álbum, el caso más especial y directo se presenta en el tercer track, “All Of Me Wants All Of You”, sencillo que simplemente tiene puertas y ventanas abiertas para que el escucha, pueda adentrarse en este mismo e identificarse bajo el techo de melancolía, tristeza y soledad que este emana.

A partir del minuto ‘2.15, este cuenta con un espacio instrumental en el que la voz de Sufjan se acompaña de pequeños coros, cuerdas y un pequeño toque electrónico que da la sensación de estar escuchando ecos mientras en el ruido, se distingue el título de la canción repetido en varias ocasiones mientras un teclado camina con este. Es hermoso, es sencillo y simplemente tan emotivo que el cerebro busca rápidamente una situación con que relacionarnos con esta canción. Y en general, así es el álbum.

Y mientras que identificarse con él es muy fácil, vale la pena recordarles que este, no es un álbum para los fans ni para el público que “no conoce a Sufjan“. Este es un álbum personal, un diario de vida al que le ha implementado varios instrumentos y compartido con nosotros. “Should Have Known Better”, “Drawn To The Blood” e incluso hasta “Death With Dignity”, son sencillos que abarcan toda su interacción emocional con temas familiares, la pérdida de Carrie (su madre), y otros acontecimientos que le marcaron y que prácticamente, dieron vida a la figura cuya introspección personal, se transforma en poesía y música para deleitarnos con estas canciones.

Así que abordar Carrie & Lowell pretendiendo que es un intento de Sufjan por “no convertirse en un has been” es estúpido. Si van a disfrutar de este álbum, en verdad les recomendamos que dejen todo, absolutamente TODO lo que están haciendo y se permitan sentir, viajar, recordar, llorar y experimentar una serie de cambios emocionales que simplemente los sature de lágrimas, sonrisas y memorias. Este es el álbum perfecto. Sentimientos puros y crudos, acompañados de pequeñas metáforas (porque en general el álbum es MUY directo), y una gran cantidad de historias que si bien pueden invitar al escucha a subirse un rato y sentirse identificado, no dejan de ser vagones exclusivos de su propia persona sobre las vías de un solitario tren de sentimientos dedicados a su madre y padrastro.

Noticias relacionadas

NRMAL: El festival con más corazón

En la última década nos encontramos con una notable cantidad de iniciativas que se encargaron de hacer posible la visita de bandas que de otra manera no habrían podido venir por pertenecer a un circuito de nicho como el Festival Aural

Disorder Fest: Un domingo de synth-pop, industrial y oscuridad

¿Son de los que se quejan constantemente sobre los festivales que anuncian las mismas bandas de siempre? Quizá están enfocando su atención y energía en los lugares equivocados, ya que hay iniciativas que se están poniendo en marcha para

Festival Adverso: Lo mejor que le ha pasado a Guadalajara en mucho tiempo

Guadalajara es una región que no se ha caracterizado por tener una audiencia tan comprometida en cuanto a los conciertos que se han programado en sus tierras, ya

Noche de Battles en el Foro Indie Rocks

Battles no es una banda realmente desconocida en nuestro país, ya que en varias ocasiones han aprovechando para presentarse en la Ciudad de México con cada una de sus alineaciones, por lo que

VNV Nation: Una dualidad de emociones y energía

Por Steff Torres / @stefftorress Cuando las luces se apagan es momento de bailar una…

De Erykah Badu a Avalon Emerson y JASSS: Los highlights de Bahidorá 2020

Por Ernesto Olvera / @MyBlogClicheFotos Christopher Sandoval / @teratologia El Carnaval de Bahidorá funciona como…

Volver arriba