Reseña: ‘+/-‘ de Mew – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

mew
+/-
Mew
Play It Again Sam
75%

Por Francesca Beltran

Debimos imaginarlo; con el profético título de su último álbum, No More Stories Are Told Today, I’m Sorry They Washed Away. No More Stories, The World Is Grey, I’m Tired, Let’s Wash Away (2009), Mew avisaba que su siguiente disco no llegaría pronto. Seis años para ser exactos, fue lo que habría que esperar para que la aclamada banda de art rock Danesa lanzara su sexto álbum de estudio, +-.

Con un nombre significativamente más corto (aunque no necesariamente más sencillo), el cuarteto original regresa para demostrar una vez más su habilidad para retomar, reorganizar y perfeccionar viejas fórmulas, siempre apuntando hacia un sonido más versátil e innovador. Mew se alimenta de nuevas ambiciones y después de veintiún años de impecable trayectoria, su transcendental música sigue siendo incapaz de decepcionar.

El polifacético álbum comienza con el sencillo “Satellites,” que junto con “The Night Believer,” reintroduce su vibrante e idiosincrático dream pop, y los magníficos falsetes del vocalista Jonas Bjerre (que por cierto, suenan igual de extraordinarios en vivo). Acelerando los tempos y dándole prioridad a las guitarras, “Witness” y “My Complications,” revelan un lado de Mew notoriamente más progresivo y energético. Basta con adentrarse tres canciones en el disco para comprender porqué los seguidores de la banda provienen de todo tipo de corrientes musicales.

“Clinging To A Bad Dream” evoca éxitos como “Hawaii” y “Cartoons And Macramé Wounds” (ambos de No More Stories…) con su amalgamación de ritmos y géneros; y más adelante “Water Slides” te transporta a los espaciosos tonos atmosféricos que ejemplifican perfectamente la habilidad de Mew para alterar las emociones a voluntad. El álbum cierra con “Rows,” un himno sinfónico de 11 minutos introspectivo e impredecible, y “Cross The River On Your Own,” que nos recuerda la afición de la banda por despedir al oyente de manera serena, prolongada y siempre asombrosa.

En realidad, cada canción es una complicada estructura de melódicas capas que parecen no tener fin (esto es un más, no un menos); mientras que líricamente, Mew se mantiene tan críptico como siempre. Sus letras son el ejemplo perfecto de, “no es lo que dice, sino cómo lo dice.” Producido por Michael Beinhorn (Hole, Soundgarden, Red Hot Chili Peppers), +- fue grabado en Dinamarca y celebra el esperado regreso del bajista JohanWohlert, quien abandonó el grupo después del excepcional And the Glass Handed Kites en el 2006.

Mew es el arquetipo de una banda comprometida con crear música única y de calidad, por el simple placer de hacerlo. Sus canciones tal vez no sean para todos, pero en un mundo donde un sinnúmero de músicos están tratando de componer la canción pop perfecta, es reconfortante saber que hay un grupo de Daneses ahí afuera que no tiene miedo de seguir su propio camino, y que prefiere arriesgarse antes que terminar con un sonido genérico. Si acaso, +- demuestra que Mew sigue siendo Mew, de la mejor manera posible.

Comentarios

comentarios