#FILTERPresenta Damien Dubrovnik: la cúspide del erotismo y el ruido – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

DamienDubrovnik

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

En estos momentos Dinamarca tiene mucho de dónde cortar. Desde el circuito con más renombre del pop y la música electrónica, hasta el imponente lado oscuro que se ha ido apoderando de un nicho considerable de almas bastante jóvenes que decidieron gastar todos sus ahorros para abrir una tienda de discos llamada Posh Isolation. Esa disquera rápidamente se convirtió en un sello que ha ido arropando a varios de sus colegas más cercanos que se han enfocado a la creación de noise, techno, punk, hardcore, black metal y hasta experimentos sonoros de ambient que son manipulados con órganos de iglesias.

Uno de sus fundadores es Elias de Iceage y el otro, es el multifacético Loke Rahbek (quien hasta hace dos años era miembro de Sexdrome). En este #FILTERPresenta, le dedicamos este espacio al segundo de ellos para hablar de uno de sus proyectos más imponentes, catárticos, sofocantes y controverciales que ha concebido hasta la fecha: Damien Dubrovnik.

Esos loops y las desorientadas armonías que terminan explotando en sus minutos finales para provocar un sangriento apocalipsis para el oído, no sólo son producto de la locura de Loke Rahbek, sino que la comparte con otra de las partes fundamentales de Posh Isolation: Christian Stadsgaard. Ambos ya tienen un buen historial en el circuito de noise en Dinamarca, aunque en los últimos cinco años han ido adquiriendo un mayor reconocimiento y respeto a nivel mundial por las formas en las que están operando, ya que Posh Isolation no nada más es una tienda y una disquera, también es una familia.

Damien Dubrovnik es un testamento que reúne cada uno de los aspectos de la disquera en un recorrido que a cada segundo se va transformando en una masa repleta de densidad y sonidos que carcomen el alma. En estos momentos el dúo ya cuenta con una notable cantidad de lanzamientos en sellos hermanos como Alter Stock (imprenta operada por Helm), el cual este mismo año se encargo de poner a la venta su espectacular Vegas Fountain; un álbum que se alimenta del lado más perturbador del erotismo humano para crear una coalición existencial que se impone ante todos los estigmas sociales que siguen reinando en este planeta.

La desesperación vocal de Loke Rahbek, la ansiedad que provoca verlo en escena golpeando un balde de hielos mientras su vómito choca directamente con los metales de Christian Stadsgaard, hacen que Damien Dubrovnik no nada más sea otro proyecto de noise, sino que sea toda una bestia que fue invocada desde lo más profundo del infierno para devorarse su alma. Obviamente su sonido no es apto para todo tipo de oídos, pero son esas vibraciones sonoras que se deben de experimentar en más de una ocasión.

El placer de la incomodidad son aspectos que suelen estar presentes a lo largo de cada uno de sus lanzamientos, comenzando por el sencillo que lanzaron el año pasado con el titulo de Patterns Of Penetration, el cual fue publicado con motivo de la pequeña gira que ofrecieron en Norteamérica. Esa gira fue todo un suceso para el circuito DIY de nuestros vecinos del norte, ya que esta era la primera vez en la que uno de los seres más mitológicos de Copenhagen estaría aterrizando en su país para cuestionar su existencia en el mundo.

Esos shows fueron devastadores, imponentes e incluso hicieron que el nombre de Loke Rahbek también se convirtiera en uno de los más respetables de este lado del mundo, ya que con ello quedó al descubierto que además de tener años operando con el alías de LR, él era la mente detrás de otras odiseas experimentales como Croatian Amor.

Pero no le tengan miedo a LR ni a Christian Stadsgaard, sus performance lucen imponentes, asfixiantes y llenos de una claustrofobia natural que sin complicaciones los llevaría al borde de la muerte. Pero no es así, todo eso hace que el mundo del noise, lo industrial y la parte más experimental de la música electrónica resulte aún más emocionante y trascendental que cualquier otra cosa que se esté haciendo en la actualidad. O al menos, si dentro de todo lo que trata de competir directamente con la ideología de Posh Isolation.

Damien Dubrovnik es una entidad que debe de tratarse con mucha cautela y respeto, principalmente por abordar temas que muy pocas personas pueden tocar con altas dosis de inteligencia y brutalidad. El equilibrio que existe en su estilo como manipuladores de máquinas y objetos que se someten a sus deseos, es algo simplemente espectacular y por eso se han dado el lujo de compartir escenario con actos increíbles como Pharmakon y Marshstepper.

The Vanity Set, lanzado en 2011, fue el álbum que hizo que este proyecto se posicionara en un muy buen lugar dentro de este fascinante universo por tener piezas monumentales como “The Peacock”.

Desde entonces, Damien Dubrovnik ha estado publicando sus composiciones más contundentes y devastadoras en álbumes como First Burning Attraction y el álbum que les mencionábamos al inicio bautizado como Vegas Fountain. Hay un poco de erotismo en todo esto, el hedonismo es un elemento muy importante dentro de la compleja existencia de la dupla, pero este es tan sólo el inicio de un futuro prometedor que no debe de ser subestimado por nadie. De lo contrario, su ser será destruido sin piedad alguna con los poderosos ladrillos que chocan entre sí en esta explosión de noise denominada como Damien Dubrovnik.

Para que tengan una idea más completa de lo que pueden esperar del dúo tanto en estudio como en sus presentaciones en vivo, los dejamos con este extracto de su brutal presentación en Nueva York, con la cual podrán comprobar que los mitos y las leyendas que se han construido alrededor de ellas no son una broma, realmente es una experiencia que todos tienen que contemplar de rodillas y con un manto cubriendo su rostro.

Comentarios

comentarios