Reseña: ‘Boys’ de Crocodiles – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

1797452_10152732769941911_480865520565804273_n

Boys
Crocodiles
Zoo Music
65%

Por José Carlos Martínez

Crocodiles siguen haciendo ruido y aunque están catalogados en el género pop, su sonido va más allá. Todo comenzó en 2008 cuando lanzaron su primer sencillo llamado “Neon Jesus”, que fue incluida en los mejores tracks de aquel año. Originalmente, comenzaron como un dúo formado por Brandon Welchez en la guitarra y Charles Rowell en la guitarra y voz, pero en los últimos años se han conformado como banda con Anna Schulte en la batería, Marco González en el bajo y Robin Eisenberg en los teclados.

Al paso de los años, la banda ha grabado varios discos, siendo Boys su quito material. Para este álbum, los chicos decidieron imprimirle un toque más emocionante, con una mezcla de voces pop  combinadas con sintetizadores, guitarrazos y una textura muy fina en su sonido que les encaja muy bien. Sin duda, es una producción que cumple los objetivos de su estilo, un disco moderno que a nadie le disgusta.

Cada una de las canciones tiene su propia esencia, por ejemplo, “The Boy is a Tramp”,  es un suspiro espacial envuelto en una melodía exquisita que suena sin esfuerzo, pero que está perfectamente lograda. La penúltima canción “Transylvania”, podría ser la mejor pista del álbum, con coros bien trabajados, parece ser el track culminante en el disco. Otro de los temas que está lleno de bits pegajosos es “Hard”.

Boys fue cocinado en tiempo exacto y horneado nada más y nada menos que en la Ciudad de México bajo la supervisión del productor Martin Thulin. “Cry Baby Demon” golpea de inmediato con un gancho bastante agradable y aunque por momentos el enfoque se torna predecible, eso no distraerá su atención.

Si tuviéramos que elegir la peor canción del álbum, sin duda seria “Blue”, una pista activamente horrible, con un tono psicodélico insoportable que provoca que sus tres minutos de duración se vuelvan eternos. Su coro, ‘blue, so blue’, es tan aburrido, que hasta parece que el sonido que lo acompaña se aburrió de él.

El resto de los temas no son tan malos, y aunque esperábamos más de estos muchachos, Boys no es un rotundo fracaso, pero estamos seguros que Crocodiles tiene la capacidad para hacer algo mejor que esto. Siendo realistas esta producción no es tan notable, su narrativa no tiene nada de extraordinario, pero cuando esa narrativa es la pieza fundamental de este rompecabezas, puede que se vuelva interesante conocerla; de lo que si estamos seguros, es que cuando lo escuchen les darán ganas de tomar su chaqueta de piel, y sus gafas de sol para salir a tirar rostro.

Comentarios

comentarios