Saltear al contenido principal

RESEÑA

Perfect World
Uniform
Alter Stock
85%

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

Hay un fenómeno muy interesante en géneros como el punk, industrial, noise y cosas que suelen estar muy apegadas a estilos que se nutren de una cantidad de sonidos que hacen que el resultado se sienta como una puñetazo en la nariz. Been Greenberg es un experto en cada uno de esos estilos, ya que además de estar fortaleciendo sus habilidades como productor, el tipo ha desfilado por bandas como The Men, en las cuales ha ido adquiriendo un notable conocimiento en las formas con las que puede hacer que un simple riff de guitarra se reproduzca en un loop infinito que termine golpeando los terrenos de la música industrial.

Las cosas pueden ser complicadas al momento de encontrar la relación y las maneras en las que puede pasar de un estilo a otro en cuestión de segundos, pero es una de las virtudes que tiene Greenberg en el ámbito musical y que desde hace poco más de una década ha ido explorando para diversificar su estilo de composición. El tipo es un pequeño genio, así que después de haberse salido de The Men para explorar nuevos terrenos, es natural que haya optado por trabajar de cerca con Michael Berdan, un veterano del noise y del EBM que en años recientes ha destacado un poco más por estar al frente de York Factory Complaint.

Ambos están trabajando como Uniform; un proyecto que adapta a la perfección la machacante esencia del noise con instrumentos convencionales como la guitarra. Incluso puede que la dupla no sea un acto estrictamente de noise, ya que en su estructura cuentan con segmentos instrumentales que parecen apegarse más al mundo del punk, en lugar de crear masas industriales con las que poco a poco nos vayan sumergiendo en un abismo de masoquismo, dolor y escenarios podridos como los que se encuentran en discos de Prurient, Pharmakon y Con-Dom.

Pero Uniform no está nada alejado de ellos, las desgarradoras vocales de Perfect World, su álbum debut, evocan la parte más malévola y sofocante del noises, aunque gracias a los riffs de guitarra y las secuencias electrónicas que las acompañan, hacen que sus canciones tengan un espíritu que recorra la vena del EBM como Youth Code, sin caer tanto en las programaciones a base de synths y equipos que transformen a Uniform en un ensamble que no tenga ni pies ni cabeza. Al contrario, estos tipos están dejando muy en claro que el ruido no es solo una manifestación con la que tienes que saturar cualquier onda sonora, sino que al mismo tiempo esa saturación debe de ser tratada con cautela para concebir un producto más estructurado y pensado.

Perfect World es un álbum que desde el primer momento raspa la piel con su base instrumental, tiene melodías atípicas que se adhieren a la perfección a las letras de las canciones, las cuales tienen un trasfondo social bastante interesante en el que abarcan la destrucción del mundo desde el nacimiento de una persona común y corriente. La inestabilidad emocional de las personas, el caos que se vive a diario y las entidades que gobiernan este mundo, son tan sólo algunas de las cosas que son retratadas en este material desde un punto de vista devastador; uno con el que claramente pueden tomar una fotografía de la persona que más detestan para estrellarla contra el piso una y otra vez.

Uniform es violencia, catarsis y desesperación. El álbum es directo, no se anda con rodeos y tampoco es uno que pretenda incursionar en terrenos en los que sus integrantes nunca han tenido experiencia. Existe un excelente trabajo en la programación de las machine drums en canciones como «Footnote» y los riffs de guitarra van elevando su intensidad conforme van avanzando los minutos en «Indifference». No hay mucho que rascarle a un álbum como Perfect World, ya que desde el inicio muestra una postura muy clara con sus intensiones y los devastadores escenarios que quieren dibujar en la mente del escucha.

Una de las cosas más atractivas del álbum, es la aparición de Drew McDowall (esposo de Rose McDowall y ex miembro de Coil) en «Lost Causes». La canción no cuenta con la misma energía que los cortes pasados, pero era necesaria la existencia de una canción que viniera a suavizar por un momento todo el poder y la ansiedad que provoca escuchar un material que nos sumergió en una apabullante capa de noise en la secuencia inicial de «Buyer’s Remorse». Los gritos, el ruido y la catarsis que provoca escuchar el intro de la canción es suficiente para quedarse completamente pasmado ante las pulsaciones sonoras que mantienen de pie a Perfect World.

Been Greenberg y Michael Berdan hicieron un álbum con el que le rinden tributo a sus más grandes influencias industriales de forma brutal. Es uno de esos discos que con el paso de los años se irá convirtiendo en un objeto del deseo; digamos que en pocas palabras, Perfect World brilla sin complicaciones por ser trascendental bajo sus propios términos.

Relacionadas

8.2

DISCO 4 :: PART 1

HEALTH

7.0

American Head

The Flaming Lips

7.8

Whole New Mess

Angel Olsen

7.0

I Must Be Living Twice

Black Marble

8.5

Limerencia

Lila Tirando A Violeta

8.0

In Tongues

CNDSD

7.5

Deadbeat

Prismatic Shapes

70%

Nymbvs

Nymbvs

90%

PROTO

Holly Herndon

80%

Iridescence

Brockhampton

Volver arriba