x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México
RESEÑAS

Reseña: 'Cranekiss' de Tamaryn

Cranekiss
Tamaryn
Mexican Summer / Casa del Puente Discos (Argentina)
92%

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

Los dos primeros discos de una banda son esenciales para poder apreciar las raíces de donde viene su sonido. El tercero es el decisivo, con él podemos ser testigos sobre el legado que irán construyendo con el paso de los años, o si de verdad solamente fueron una ilusión que logró cautivar nuestros corazones durante un tiempo relativamente corto. En el caso de Tamaryn, todo está a su favor, ya que la reinvención por la que acaba de pasar no es una que deba de tomarnos por sorpresa, ya que es el curso natural de una banda que comenzó refugiándose en la oscuridad del post-punk para mutar al shoegaze y ahora entregarnos una dulce mezcla de sonidos que son emitidos desde lo más profundo de su ser.

Cranekiss es su tercer álbum de estudio; uno lleno de muchos cambios en la estructura general de Tamaryn, ya que en esta ocasión dejó de trabajar con su frecuente colaborador Rex John Shelverton, quien estuvo acompañándola desde que lanzó su excelente EP Led Ashtray, Washed Ashore, sin mencionar que fue el responsable de inyectarle la envolvente esencia musical que hizo que The Waves y Tender New Signs se sintieran como algo sumamente especial. Pero ese cambio no fue por una mala camaradería, sino más bien Cranekiss es un álbum que estaba cocinándose para ser un proyecto alterno con Shaun Durkan de Weekend.

Al final, las cosas terminaron culminando como su tercer álbum de estudio y todo para bien, ya que el cambio que le dio a su sonido es vital en el universo de Tamaryn. Las canciones tienen una atmósfera sumamente pulcra que no puede ser comparada con algo más. Lo que se vive en el álbum es un sentimiento impulsado por el amor, el deseo y la fatalidad emocional por la que todo ser humano llega atravesar en su vida. Seguro, en Cranekiss existen un montón de referencias de álbumes legendarios de Cocteau Twins y My Bloody Valentine y por ende puede que suene un poco burdo decir que no se puede comparar con algo más. Sin embargo, esto se debe de tomar desde un ángulo en el que puedan apreciar la honestidad con la que esta chica está tratando de construir su propio legado.

Los puristas del shoegaze puede que no estén tan contentos con la incorporación de sintetizadores como en “Hands All Over Me” o la tendencia pop de “Last”, pero al final eso fue lo mismo que paso cuando en su momento Siouxsie & The Banshees comenzó a sacar sencillos como “O Baby” en los 90 o hasta cuando los mismos Cocteau Twins fueron aclarando la atmósfera de sus canciones para salirse un poquito de la línea goth de sus primeros tres discos. Cranekiss es un ejemplo de reinvención, de crecimiento y de las formas en las que se deben de hacer las cosas cuando realmente se tiene el deseo de hacer historia, al menos a nivel personal.

Hablando ya más sobre el contenido del álbum, el trabajo de Shaun Durkan en los arreglos de la guitarra son bastante refrescantes, ya que si bien con Weekend suele hacer canciones un tanto más potentes, los niveles que utilizó en esta producción son el match perfecto con la angelical voz de Tamaryn. Por ejemplo, ahí esta el corte que le da nombre al álbum con una referencia a Malcom McLaren, el cual nos recibe con un extendido reverb que poco a poco nos acerca a una cautivante sección rítmica que nos hace sentir como si estuviéramos en el cielo. La vibra de los 80 está muy marcada, pero de algún modo se las ingeniaron para hacer que al mismo tiempo Cranekiss se sienta como algo sumamente actual y que puede trascender aún más en el futuro.

Hay tres canciones que son pilares en el álbum y que en definitiva son de las composiciones más hermosas que ha concebido Tamaryn hasta el momento. “Keep Calling” es una de ellas; su voz y los arreglos instrumentales van creciendo en un entorno sumamente delicado para dejarnos caer en un oasis de tristeza y ondas sonoras que no hacen más que cautivar. Esta es una de esas piezas que se adhieren al cuerpo de todo ser humano que tenga un corazón sin importar si está roto o no. Por otro lado, “Fade Away Slow” llega con un magistral bajeo al mando de Jennie Vee y una cavernosa sección rítmica que avanza lentamente para guiarnos hasta la cristalina nostalgia de “I Won’t Be Found”.

La honestidad y el amor con el que está compuesto el álbum, es suficiente para hacer que cada una de las canciones porte con un sentimiento único. Podría pasarme diciendo maravillas de la relación que hay con The Cure en “Sugar Fix”, pero toda la belleza de esta producción se resume en su climax con “Intruder (Waking You Up)”; digamos que es este habría sido el resultado de una colaboración entre Madonna y My Bloody Valentine.

Desde la acústica de “Collection” y las dimensiones dance de “Softcore”, canción que además fue co-escrita con Ashrae Fax, se pueden dar cuenta del impecable trabajo que hizo Jorge Elbrecht en la producción de Cranekiss, un álbum que será descubierto en 10 años para ser venerado como el Loveless, Souvlaki o hasta el mismo Heaven Or Las Vegas.

Comentarios

comentarios

TE RECOMENDAMOS