Entrevista con Jonas Bjerre de Mew – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Melissa Moncada

Teclear MEW para buscarlo en internet, seguro te arrojará resultados de Pokemón; y si buscas en el diccionario de inglés, tal vez lo encuentres como un sustantivo que se usa para describir un lugar para alejarse, ocultarse, retirarse.

Seis discos y 20 años tocando juntos es la historia que avala a esta banda de Copenhague, Dinamarca.

La música de Mew describe lugares peculiares, sueños de paisajes con bosques oscuros llenos de diferentes especies, árboles repletos de secretos y recuerdos, pensamientos con potencial de pesadillas, una voz interior perseguida por arañas y criaturas monstruosas, miradas penetrantes, lágrimas, lluvia y aguas que fluyen hasta desembocar en playas tranquilas, llenas de sonidos reconfortantes.

Con nueva alineación, más integrantes sobre el escenario, menos en sus filas y lo que el vocalista llama el mejor disco que han trabajado hasta el momento, platicamos con él sobre este nuevo camino.

FILTER México: MEW, no es fácil de pronunciar, y tampoco de olvidar. Sé que hay una buena historia detrás de este extraño nombre, que también describe un poco a la banda, cuéntanos.

Jonas Bjerre: Es una historia rara, creo que cada miembro de la banda lo recuerda de diferente manera, pero lo que yo recuerdo, es que estábamos en preparatoria, y Silas apenas se integraba a la banda, así que por fin teníamos a un buen baterista, y estábamos decidiendo el nombre, y se nos ocurrieron muchas cosas extrañas, pero sentíamos que necesitábamos un nuevo nombre, y creo que vi la palabra MEW usada como un verbo en un cómic que citaba una obra de Shakespeare, “mewed”, me gustó el MEW, así que se los mostré, todos pensaron que era muy simétrico a la vista y así fue como lo elegimos, pero lo que Johan recuerda, estábamos buscando palabras en el diccionario y ahí la encontramos, yo no recuerdo eso, pero fue hace tanto, que sinceramente no me acuerdo, así que tal vez es probable que si lo hayamos encontrado en un diccionario.

Pero creí que las orillas puntiagudas de la M y la W, y algo suave entre las dos, antes lo escribíamos con una e minúscula y las otras dos mayúsculas, se veía como de brujas, no sé.

F: 20 años tocando, y algunas personas aún piensan que son una banda nueva, ¿qué canciones usarías para describir la historia de Mew a través de los años y los discos?

J: Oh wow, ¿qué sonidos? –canciones– , oh, canciones; wow, es difícil, creo que cada álbum documentó cómo eramos en ese momento, cuando escuchamos los discos viejos, es como hojear tu viejo diario, y es un sentimiento ambiguo, hay cosas tristes que han pasado, y buenas cosas han pasado, y todo te marca; es el poder de la música, cuando introduces la música en alguna parte de tu vida, y lo escuchas después y siempre te recordará a ese momento.

Si, creo que cada disco me recuerda el momento en que lo hice, han sido muchas cosas y un gran desarrollo, estar tantos años en una banda, compartiendo todas estas experiencias, creo que, escoger unas cuantas canciones, sería difícil, hay un gran surtido en nuestro repertorio.

F: Les tomó 6 años volver,  +/- es un regreso realmente fuerte y la gente lo está aceptando muy bien, ¿esperabas esta respuesta después de tan larga ausencia?

J: Yo nunca tengo claras las expectativas cuando terminamos un disco, ¿sabes?; lo trabajamos tanto tiempo, que pierdes la perspectiva un poco, y siempre hay un punto en donde me pregunto ¿estamos locos?, ¿qué estamos haciendo, qué es esta música? No puedo descifrarlo, y cuando salimos de gira y ves la respuesta de la gente, frente a frente, es cuando te das cuenta de que funciona, que lo estás haciendo bien, así que no sabía que esperar.

Por otra parte, no me sentía nervioso, me sentía muy seguro de que habíamos hecho algo grandioso, creo que este disco es una nueva forma de hacer discos para nosotros, porque no intentamos centralizarlo tanto, queríamos que cada canción tuviera su propia fuerza, no pensamos “oh, esto es muy pop, necesitamos hacerlo sucio y meterle guitarras, o esto es muy avant gard, necesitamos más…” solo confiamos en las canciones y lo que querían ser, casi como si cada canción fuera una persona y quisiéramos dejar qué cantara lo que cada persona quisiera.

F: ¿Por qué eligieron ese título? Hoy se podría interpretar como un presagio del futuro de la banda.

J: Bueno, acordamos que queríamos un título corto, porque el último fue realmente largo. Creíamos que sería cool hacerlo solo de una letra, o algo así, y después platicamos con M/M (parís), quien hizo el arte del disco, y dijo que escuchó algunas de las mezclas que teníamos, y nos dijo que le parecía como una batería, una pila, y me gustó tomarlo como que le dio energía.

Y las baterías tienen polos opuestos, y creímos que eso iba acorde, pues es un álbum muy diverso, encapsula casi todo lo que hemos hecho como banda, todas las direcciones hacia donde hemos ido, tiene todo, y creímos que <plusminus> decía mucho sobre lo que habíamos hecho.

F: Están en constante contacto con sus fans, les han pedido parte de sus creaciones para compartirlas en sus redes, hay muchos grupos de “Frengers” alrededor del mundo, y con este disco, ya hicieron dos videos en colaboración de sus frengers más cercanos. Cuéntanos un poco que piensas de ellos.

J: A lo largo del tiempo nos hemos dado cuenta que nuestra música atrae a gente que tiene un escape creativo, muchos de nuestros fans son muy creativos y lo vemos en las giras, con todos los regalos que nos dan, cosas hechas o dibujadas con sus propias manos, me hace sentir muy orgulloso que como banda, le interesemos a gente así, y lo que han logrado compartiendo, he seguido algunas comunidades o grupos que nacieron a partir de la banda, y ver como toda esta gente de diferentes países, continentes, culturas, se conocen en línea y se hacen amigos a raíz de la banda (me gusta pensar), es algo maravilloso, y creo que es grandioso lograr eso con lo que hacemos.

También, con el nuevo disco, cuando estaba por salir, los huevos mew de la portada, fueron diseñados por un fan coreano, y a M/M (parís) le gustaron tanto que quiso usarlos.

Es genial cuando estas en una situación dar-recibir, nosotros hacemos música, a la gente le gusta y nos da algo más en retribución.

F: ¿Y por qué hicieron dos versiones del video de “The Night Believer”?

J: Queríamos tener un video en colaboración con Kimbra (NZ), así como su voz la canción. De hecho el video animado era algo en lo que había trabajado desde hace mucho tiempo, incluso antes de que supiéramos bien de qué iba a tratar el otro proyecto, pero está cool tener dos versiones.

F: Es lindo saber que Mew gusta de colaborar con grandes talentos femeninos, desde Becky y su participación en Frengers, la mujer que canta en “Sometimes life isn’t easy”, Kimbra en +/-, además de la canción “Interview With The Girls”, por mencionar algunas. ¿A qué chicas te gustaría entrevistar, o con quién quisieras platicar?

J: Definitivamente tengo que decir Kate Bush, sobre cualquiera, es increíble; y hay una cantante boliviana que se llama Luzmila Carpio, también creo que es maravillosa, y me parece alguien muy interesante, ha hecho muchas cosas muy interesantes musicalmente, y además fue embajadora de Bolivia en Francia por 4 años, creo que es alguien muy inteligente y me encantaría hablar con ella sobre música y cultura.

F: Hay muchos misterios en torno a algunas de tus canciones, por ejemplo, todos los fans que por años han querido saber el significado de 156, qué es lo que dice “no shadow kick”, o qué es lo que murmuras exactamente al fina, de “White Lips Kissed”, ¿alguna de estas dudas que puedas resolvermos?

J: (Risa) oh wow, no recuerdo qué murmuro al final de “White Lips Kissed”, recuerdo gritar algo sobre los ojos, esa fue la última canción que hicimos en estudio del álbum Kites, terminé esa canción estando en Dinamarca, haciendo un poco de los detalles finales y comencé a gritar cosas, me sentí muy impulsado a gritar lo que sea que me viniera a la mente en ese momento, pero recuerdo que era algo sobre unos ojos cansados, porque me miraba en el espejo y me veía cansado, es lo más que recuerdo.

Me gustan los misterios porque también disfruto la idea de que si no le has dado un significado a algo, lo dejas crecer en la mente de quienes lo escuchan y así la canción puede seguir creciendo, y en realidad nunca termina, porque siempre habrá gente nueva que llegue a escucharla y lo analice en su cabeza, y descubra qué significa en su vida. Lo que signifique en la mía es diferente y en realidad no importa.

F: ¿Qué piensas de todas las teorías que han hecho los fans sobre el significado de “156”, tienes alguna favorita?

J: Me entretiene muchísimo, creo que hay una teoría, como en el lenguaje hebreo todas las palabras tienen un número, y el número 156 es “La puta de Babilonia”, esa es divertido.

F: En sus canciones hay muchas referencias hacia los animales: jirafas, avestruces, pandas, zorros, el video de “Night Believer”, el de “Zookeeper’s Boy”, los humanos con cara de perro en “Why Are You Looking Grave?” (donde participa J. Mascis), ¿por qué tantos animales, cuál es la conexión?

J: Amo a los animales, creo que son seres hermosos, y compartimos la forma de los ojos, y yo si creo que los ojos son una ventana al alma, y los animales están llenos de inocencia, y yo sé que un león puede matar una gacela, o lo que sea, pero cuando lo hace, no comprende que es “malo” matar a otro ser, lo hace en cierta forma, inocente, no es algo que tenga planeado.

Es un poco lo que pasa con los bebés, cuando eres niño, porque cuando creces, y te vas convirtiendo en adulto, te llenas de planes, necesidades, quieres cosas, situaciones que te hacen egoísta, creo que es por eso que los uso tanto como la imagen de algo, una referencia, como inspiración, algo que algún día te gustaría llegar a ser.

F: ¿Y cuál dirías que es tu animal de poder?

J: Me encantan las jirafas, y los osos pandas, son muy hermosos, tienen este contraste completo y son tan afelpados, me fascinan.

F: Hablando de nuevos ciclos y analizando las letras, en las canciones se habla mucho de la importancia de decir adiós y dejar ir, ¿crees que en la actualidad, sea una situación común que se vuelve un obstáculo en la vida diaria de las personas, o por qué escribir sobre eso?

J: Oh si, pero no siempre es necesariamente sobre personas o relaciones, solo es sobre es las cosas que no dejas ir como ser humano, la vida es difícil.

En occidente hay un sentimiento de culpa cuando se dice que la vida es difícil, digo, tenemos comida y agua, de eso no puedes quejarte realmente, creo las perdidas que realmente duelen, es que cuando alguien se va, cuando pierdes conexión con alguien, crecer por separado con alguien que estimas, y todas estas cosas son dolorosas para cualquiera, es enorme, es muy dramático y la gente siempre está diciendo “no seas tan dramático, la vida sigue, etc”, pero creo que la vida es pérdida, y si no nos permiten ser dramáticos sobre la vida, entonces ¿con qué podemos ser dramáticos?

La vida es lo único que de verdad está ahí, es lo más grande que tienes, tu vida, la vida real. Si no estuviéramos vivos, no podríamos tener esta conversación, así que creo que es importante tomarlo seriamente y que te permitas a ti mismo pensar que eso es importante.

F: ¿Qué opinas de este increíble “MEWNIVERSO” que se ha creado a través de los años y todos los personajes que ahora existen: El comical bird, el oso, el ángel, los huevos de las portadas de los últimos discos, hasta el juego de Frengers que había en la página hace años?

J: Me divertí mucho haciendo ese juego, me tomó mucho tiempo hacerlo, porque tuve que aprender a programar en flash, pero siempre me gustó la idea de crear un mundo que no solo fuera de música, si no que la música formara parte de él, y creo que en alguna forma, para mí eso es parte de ser artista, usar las artes visuales y la música para crear un mundo diferente, un mundo más sencillo en el que te sientas más cómodo, creo que hago eso desde que era niño, y lo disfrutaba mucho, siempre inventaba, y me encantaba la idea de que otras personas se identificaran también, tal vez vieron algo que ya habían sentido en el interior previamente, pero no sabían como externarlo de manera visual o músical.

Esa es la magia de Mew, que con todo un repertorio de canciones imponentes, guitarras y bajos hipnóticos, una de las baterías más poderosas del dreampop y la camaleónica voz de Jonas Bjerre, te llevan a un lugar maravilloso y misterioso, donde puedes manipular tus sueños para ser parte de ellos y materializar tu más deseo más oculto.

Nuestro país esperó desde 2009 para recibir a Mew, y tras seis años de su única visita, todos los fans cuentan con emoción los días para volver a ver a Jonas, Silas, y Johan, acompañados del inseparable Dr. Nick Watts y su nuevo guitarrista, que tiene el gran reto de lograr la magia en vivo que creaban los acordes y movimientos de Bo Madsen.

Si aún no le entran a esta banda, es momento de suene en sus oídos, tal vez no se vuelvan tu banda favorita, pero escucharlos te convertirá también en frenger: not quite friend, but not quite stranger.

Comentarios

comentarios