Jenny Hval: Sexualidad, feminismo, religión y Soft Dick Rock – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

Aunque los tiempos van cambiando y con el nacimiento de vías de comunicación que nos acerquen a todo tipo de contenidos, la humanidad sigue teniendo un grave problema con su propia existencia: los estigmas y complejos a los que se ven expuestos a la menor provocación. Temas como la religión, la sexualidad y los fetiches que pueden ser abordados desde un ángulo muy natural, terminan convirtiéndose en una perturbadora ironía para las personas a las que les siguen temblando las piernas cuando se encuentran acorralados en alguno de sus escenarios.

Jenny Hval toma esas imágenes y las expande para someter a todo aquel que se atreva a entrar en contacto con la hipnosis y la estimulante seducción que portan sus cuerdas vocales. Todo en ella es subliminal, ya que así como puede incorporar en sus canciones arreglos instrumentales que nos hagan sentir en el cielo, la lírica de cada una de ellas tiene una tendencia confrontadora en la que reta de forma directa a nuestro pensamiento.

Uno de los ejemplos más claros sobre eso se ve reflejado en las primeras líneas con las que nos recibe en Innocence Is Kinky, un álbum en el que entabla una discusión sexual con ella misma para poner a prueba sus límites y lo placentero que resulta el poder ir más allá cuando se dejan a un lado los estigmas sociales. El corte que le da nombre a esa producción, reúne todo lo mejor que vive en su interior para absorber por completo la podrida esencia de la humanidad, el deseo y la pornografía.

Jenny Hval podrá sonar como un nombre relativamente nuevo, pero la realidad es que esta chica proveniente de Oslo ya lleva poco más de una década experimentando con el pop, la parte más accesible del avant-garde y el noise. En sus inicios era un poco más conocida por firmar sus grabaciones como Rockettothesky, solo que sus dos primeros álbumes editados con ese alías no tuvieron el mismo impacto y la relevancia que han tenido sus tres sólidos lanzamientos como Jenny Hval.

Pero, ¿a qué se debe éste fenómeno? Bueno, pues básicamente podemos decirles que la intrigante imagen que ha ido construyendo desde Viscera ha contribuido a que con cada álbum tenga una mayor ambición para crear un mundo nuevo. Lo mejor de todo, es que esos mundos no son un proyecto individual y efímero, sino más bien son piezas que se van entrelazando como si se tratara de un rompecabezas que nos ayude a descifrar el verdadero significado de Soft Dick Rock.

Soft Dick Rock‘, contrario a lo que puede parecer si nos dejamos guiar por el nombre, no es un género que esté tratando de implementar en la humanidad. Soft Dick Rock es un manifiesto con el que esparce un mensaje que proyecta la realidad de una simple enfermedad y de las cosas que a simple vista lucen indefensas, pero que terminan siendo las primeras señales de la muerte. Bajo esos ideales nace Apocalypse, girl, su más reciente álbum y con el que logró establecer su propio estilo en las filas de uno de los mejores sellos de la actualidad: Sacred Bones Records.

Jenny Hval tiene un mensaje que va más allá de lo convencional. En Apocalypse, girl, no solo abarca los mismos temas de sus discos anteriores, sino que además pone en una balanza el sexo femenino y masculino para desnudar por completo sus posturas en el mundo moderno. La intención del álbum está enfocada a orillar a la humanidad a que pase por una reinvención de sí misma para alinear sus pensamientos y eliminar de una buena vez por todas las divisiones que existen entre ambos, partiendo principalmente del feminismo.

El poderío y la ambición que tiene como artista ha provocado que constantemente se esté rodeando de músicos de calidad como su camarada Susanna o en el mismo Apocalypse, girl, disco en el que tiene como invitados de lujo a Thor Harris de Swans y Okkyung Lee. El trabajo de ambos es muy evidente en los segmentos experimentales que existen en él. Ya saben, desde las pequeñas vibraciones ambientales que hacen levitar su tono vocal más angelical, hasta su monumental pieza instrumental titulada “Holy Land”.

Con Jenny Hval no tienen por qué tener ningún tipo de miedo, ya que dentro de su personalidad confrontadora y llena de cosas que pueden hacerlos sentir un poco incómodos, porta con un fuerte sentimiento que nos incita a soñar e imaginar nuestro propio mundo para repetir con ella una y otra vez: ‘So much death inside my body – Heaven, I’m sorry, I just want to feel

Al escuchar alguno de sus discos es un poco complicado imaginar cómo es que lleva todos esos mundos a un escenario. Sin embargo, su show en vivo es como una obra de teatro repleta de improvisaciones y episodios en los que terminarán siendo sometidos de forma brutal por las personas que la acompañan durante su confrontador performance.

Y aunque existen algunos vídeos en la red sobre cómo se van desarrollando sus conciertos con Apocalypse, girl, de nada sirve que se los dejemos en este pequeño apartado debido a que nada de lo que verán ahí se repite en el siguiente show. Con Jenny Hval deben de estar preparados para lo inesperado y afortunadamente tendremos el privilegio de poder contemplar su magistral belleza como parte del Festival NRMAL en 2016.

Comentarios

comentarios