Saltear al contenido principal

RESEÑA

Paradise
Pop. 1280
Sacred Bones Records
85%

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

Pop. 1280 es el nombre de una clásica novela de Jim Thompson publicada en 1964, la cual aborda una situación en la que un sheriff se ve involucrado en escenarios que poco a poco van dejando en evidencia su lado más psicótico. Crímenes, tensión y una narrativa que juega con el pensamiento de las personas por los secretos que se esconden entre sus protagonistas, es como de algún modo termina haciendo que la banda neoyorquina del mismo nombre porte con un sonido y una estética que se adapte perfectamente a la devastación que se vive en la escena de un crimen.

La suciedad industrial con la que se nutren sus discos y el toque perverso de su vocalista Chris Bugg, termina complementando a la perfección ese desolador escenario en donde cada uno de nosotros se puede ver situado. Pop. 1280 le hace toda la justicia del nombre a sus orígenes, así que partiendo de ahí podemos decir que cada uno de sus discos es como una novela en donde nos van contando la historia de un asesino serial que en cuestión de tiempo estará llegando hasta la puerta de nuestra casa para destazarnos sin piedad alguna.

Ahí está su debut, The Horror, un álbum con el que la banda retrató un homicidio a las afueras de Nueva York con ayuda de la directora Jacqueline Castel para el vídeo de “Bodies In The Dunes”. A partir de ahí toda la idea de Pop. 1280 tomó una forma devastadora con la que su sonido se iba tornando cada vez más violento con poco de synth-punk, death rock y hasta secciones rítmicas que bien pudieron hacer que incursionaran en Wax Trax!

Pop. 1280 es un caso especial y aunque en Imps Of Pervesion perdieron un poco la idea de The Horror, en su tercer álbum de estudio regresan con un perfil renovado y una estética sonora mucho más poderosa. Esto en parte se debe a que cada uno de los elementos con los que construyeron el álbum están muy bien moldeados y se aventuraron a ponerle un poco de su propia personalidad para dejar de seguir los patrones con los que siempre suelen ser comparados con The Birthday Party.

En Paradise hay canciones que traen un poco la ácides industrial de Ministry o Skinny Puppy por medio de los pulsantes synths que viven en canciones como “In Silico”; track que sin perder la sintética base del sintetizador nos va recetando una serie de madrazos ultra despiadados. El álbum solo puede describir como algo brutal, ya que los arreglos instrumentales tienen la capacidad de destruir todo lo que esté a su paso como si se tratara de un asesino que sale a la calle y termina masacrando a todo aquel que se le ponga en frente sin importar que sean las 2 P.M.

Si bien la temática de las canciones recorre ese tipo de escenarios, también tienen una fascinación muy peculiar por la ciencia ficción y el horror de los 80, lo cual obviamente termina provocando que a Chris le valga la vida y siga sacando su tono vocal más perverso en “Pyramids On Mars” y su espectacular “Chromidia”, canción en la que por medio de ‘pain and pleasure won’t last forever‘ nos incita a vivir y a satisfacer nuestros deseos carnales más impuros mientras estamos de pie en este mundo.

El único ‘problema’ que hay en Paradise, es que después de haber arrancado de forma despiadada y de llegar a un intrigante climax de synth-punk en “USS ISS”, comienzan a caer en un pequeño interlude que parece que extinguirá por completo su fuerza con las desoladoras ambientaciones del track que le da nombre al disco –la cual pudo haber aparecido en Clock Of 12’s— y las imágenes perturbadoras que son plasmadas en “Rain Song”, las cuales traen a la mente a un tipo sentado al fondo de un desnivel con un tubo de metal esperando por su presa.

Afortunadamente esa calma llega a su fin en la agonía del álbum con “Kingdom Come” pero… verán, si sufren de algún tipo de mal interno que haga que colapsen de una fuerte catarsis, puede que esta canción de Paradise haga que tengan una convulsión, ya que es una de esas cosas que cuando piensas que llegaron a su punto más alto, de algún modo se las ingenian para hacer que todo suene aún más brutal. Paradise es un puñetazo en la cara, es un álbum increíble y con ello Pop. 1280 finalmente está cumpliendo con uno de sus objetivos: devorarse nuestra alma y escupirla en el piso.

Relacionadas

7.5

Deadbeat

Prismatic Shapes

70%

Nymbvs

Nymbvs

90%

PROTO

Holly Herndon

80%

Iridescence

Brockhampton

90%

Kids See Ghosts

Kids See Ghosts

Volver arriba