Películas con créditos iniciales perfectamente musicalizados – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Isabel Rodríguez

Como en casi todo, el momento crucial para que uno determine si desea seguir viendo, escuchando, leyendo o comiendo algo depende de que nuestros sentidos aprueben su primera impresión. Y en el mundo cinematográfico, esto significa que la secuencia inicial es tan relevante como el desenlace. Las primeras escenas tienen el deber de intrigar al espectador, hacerle partícipe de una historia – no importa si es como observador o actor – éste debe sentirse identificado o interesado por la narrativa vista en pantalla. Una narrativa que los directores necesitan construir astutamente desde los primeros minutos.

Cabe mencionar que, aunque el cine comenzó como un intento por representar la realidad, éste logró transformarse en una especie de escape de las cosas ordinarias para así sumergirnos en mundos distintos. Y pese a que dichas transiciones pueden lograrse únicamente al apreciar una serie de imágenes, ciertos sonidos y melodías pueden  potencialmente elevar dicha experiencia.  En otras palabras, es el audio quien puede ubicarnos en el ambiente que mejor ensamble con la esencia de un largometraje.

La combinación de lo audiovisual es tan poderosa que aunque existan cientos de excelentes secuencias iniciales, solo hay algunas que se quedan grabadas en nuestra memoria.  Aperturas de películas clásicas como Trainspotting o de films más actuales como Submarine son ejemplos claros en los que, tanto la música como las acciones a cuadro, toman un papel fundamental que detonará el ritmo de sus historias. No obstante, aquí no recopilaremos solo las mejores aperturas sino más bien, dichas secuencias que con guiones y montajes creativos aunados a créditos llamativos y canciones seductoras generan emociones instantáneas que cautivan sutilmente toda nuestra atención.

A continuación te presentamos una breve selección de los mejores créditos iniciales que ejemplifican lo que tratamos de explicar con palabras pero que solo entenderás si te dejas envolver por las cualidades sensoriales de los siguientes extractos cinematográficos.

Requiem For a Dream (2000)

Director Darren Aronofsky / Música: Clint Mansell – Lux Aeterna 

¿Cómo olvidar esta primera escena – y en sí, toda la película? Cualquiera que haya visto este film de hace ya 16 años, no podrá negar que la intensidad de “Lux Aeterna” aunado a la trágica línea narrativa de la película disparan una cantidad de sentimientos perturbadores que a su vez agudizan la angustia sufrida en la historia. La primera escena es simple pero aun así, bastante inquietante. El director Aronofsky expone a dos de los personajes principales en su espacio físico. Un entorno que es recorrido mientras los agudos violines acentúan la tragedia que están por vivir, siendo la TV arrastrada por las calles, un símbolo de su destrucción.

The Girl With The Dragon Tattoo (2011)

Director: David Fincher / Música: Trent Reznor y Atticus Ross feat. Karen O – Immigrant Song

Como si la canción originaria de Led Zeppelin no tuviera ya la energía suficiente para hacerle explotar a uno la mente, los arreglos electrónicos y experimentales de Atticus Ross y Trent Reznor – dúo ganador del Óscar a ‘Mejor Banda Sonora’ por la película The Social Network (2010) – contextualizan un ambiente completamente sombrío. No obstante, todo termina por embonar a la perfección con la combinación de las intensas imágenes generadas por computadora y de los desgarradores vocales de Karen O, quien con gritos de agonía revela los tenebrosos sucesos que tendrá que soportar la protagonista interpretada por Rooney Mara.

Aunque muchos rechazaron esta adaptación “hollywoodense” de la novela de Stieg Larsson, no cabe duda que Fincher sabe bien a quien reclutar para sonorizar sus estéticas y turbias atmósferas.

127 Hours (2010)

Director: Danny Boyle / Música: Free Blood- Never Hear Surf Music Again

Tal vez los créditos de 127 Hours sea uno de los mejores ejemplos del cómo un espectador puede ser introducido de una forma muy atractiva y dinámica a los hechos que causarán la trama de una cinta. Esta secuencia inicia con  imágenes exponiendo la actividad humana que junto con los créditos cambian al ritmo de los tambores provenientes de una melodía que incita a disfrutar de la aventura en pantalla. Sin embargo, entre cada corte también se exponen esos insignificantes eventos que desencadenaron el catastrófico destino de Aron Ralston, montañista que cobra vida con la actuación de James Franco.

Tal y como en la mayoría de sus películas, Danny Boyle muestra ese gusto por inyectarle al público el entusiasmo que  mantendrá sus ojos pegados a la pantalla con una apertura que expone detalles importantes en el curso de sus historias.

500 Days of Summer (2009)

Director: Marc Webb / Música: Regina Spektor – Us

Aunque la narrativa de esta película no posee una secuencia lineal, las escenas introductorias siguen el orden preciso de la infancia y la adolescencia de los protagonistas. Contextos divididos que marcan las diferencias del actuar y del pensar entre Summer y Tom, personalidades distintas que al unirse son causantes de un crudo desenlace. Por otra parte, lo realmente interesante de esta secuencia es que a pesar de que uno es advertido que la puesta en escena no tratará sobre una historia de amor, los créditos se burlan de dicha aclaración al ser introducidos por un emotivo tema entonado por la bella voz de Regina Spektor. Dicha pieza se llama simplemente “Us” y basta con reproducir los primeros minutos de esta melodía para percibir que uno esta siendo parte del comienzo de un gran romance.

Drive (2011)

Director: Nicolas Winding Refn / Música: Kavinsky- Nightcall

Aunque los créditos iniciales son presentados luego de una primera secuencia que nos introduce minuciosamente uno de los trabajos que Ryan Gosling debe realizar como parte de su profesión de conductor, dichas escenas poseen el misterio preciso que cuestionan al espectador sobre la verdadera historia detrás de este personaje. Musicalizada por Chromatics con “Tick of the clock,” esta escena inicial posee la correcta dosis de tensión originada por las acciones ilegales transcurridas al anochecer y con sus sintetizadores se marca la magnifica pauta de intriga que enaltece aun más con al cambio sonoro de Kavinsky. Una pieza musical que a la par con las calles nocturnas logran sumergirte en el mundo oscuro y solitario del personaje principal.

SE7EN (1995)

Director: David Fincher / Música: Coil – Closer (Precursor)

Los relámpagos detonan el inicio de una tormenta, razón suficiente por la que Se7en es introducida por truenos e imágenes inestables. Con muchas referencias de crímenes y torturas, los créditos musicalizados por el hipnotizante remix de Coil al tema “Closer” de Nine Inch Nails, logran tanto perturbar como intrigar al público. Asemejándose a la mente trastornada del asesino, la distorsión de sonidos resultan ser inquietantes e incómodos, no dejando de ser así, el ingrediente secreto que atrapa a uno en toda la experiencia audiovisual. Una vez más, Trent Reznor causando escalofríos a una audiencia que gusta de los thrillers y que es atraído por la violencia.

Juno (2007)

Director: Jason Reitman / Music: All I Want Is You – Barry Louis Polisar

Con ayuda de la animación y de una alegre y pegajosa canción, la cinta de Juno comienza con Ellen Page recorriendo las calles de su ciudad mientras que los créditos van incorporándose en dichos paisajes. Aunque dicha secuencia parece bastante simple, ésta no necesita de más puesto que la atención es ganada desde que el compositor de música para niños Barry Louis Polisar, entona los primeros versos ‘If I was a flower growing wild and free, all I’d want is you to be my sweet honey bee’. Un tema que aunado a la versión animada de Juno y todo su entorno representan en cierta manera, la inocencia que vive en cada uno de los personajes de esta película.

Skyfall (2012)

Director: Sam Mendes / Adele – Skyfall

Tal y como se ha vuelto costumbre, los créditos de la franquicia 007 siempre tienen elementos que captan la atención de manera inmediata. Constando de una gran producción, los títulos iniciales de la vigesimotercera entrega de James Bond no se quedan atrás. Al contrario, pues además de que éstos cuentan con visuales reveladores que adentran a uno en la atmósfera oscura de la saga, Adele posee el perfecto tono de voz que se encarga de alzar todo el dramatismo generado por los brillantes gráficos de Daniel Kleinman.

The Boat That Rocked (2009)

Director: Richard Curtis / The Kinks – All day and all of the night

Con una astuta escena introductoria de un niño que se escabulle de sus padres para escuchar un poco de rock “ilegal,” los decibeles estallan cuando uno de los locutores pertenecientes a una estación de radio clandestina toca un energético tema de la banda británica The Kinks, siendo la vitalidad de “All Day And All Of The Night” quien da comienzo a una cinta cargada de buena música. Además de que los créditos constan de referencias visuales de perillas para sintonizar programas radiales, todo lo que se ve y escucha introducen de forma exacta el tema principal de la cinta, es decir, la euforia provocada por el rock and roll de los 60’s.

Watchmen (2009)

Director: Zack Snyder / Música: Bob Dylan -The Times They are a Changin

Una película de superhéroes como Watchmen bien podría ser musicalizada por casi cualquier canción que cuente de mucha energía y adrenalina. Sin embargo, al ver el ritmo que llevan las escenas que transcurren con los créditos, queda claro el por qué la elección del tema “The Times They are a Changin,” fue la mejor opción. Ésta no sólo posee la calma que encaja con las tomas en cámara lenta sino que también, habla concretamente sobre los cambios continuos, cambios expuestos con tomas que muestran las modificaciones en el contexto histórico y político de los personajes.

The Hunger (1983)

Director: Tony Scott / Música: Bauhaus – Bela Lugosi’s Dead

Con interferencias sonoras y escenas donde abunda el misterio y la oscuridad, la apertura de esta cinta es crucial para hundirse en el ámbito lúgubre procedente de su narrativa. Semejante a un vídeo musical, el montaje audiovisual de esta apertura muestran un club nocturno de jaulas con humo y luces parpadeantes en el que Peter Murphy canta repetidamente undead, y en donde los protagonistas – entre los que se incluye al gran David Bowie – son presentados  seleccionando a una pareja que terminará pasando una noche fatal.

Zombieland (2009)

Director: Ruben Fleischer / Música: Metallica – For Whom the Bell Tolls

¿Qué mejor que la furia de Metallica para sonorizar una película de zombies? No solo la agresividad de sus guitarras iguala la carnicería por dichas criaturas sino también las constantes menciones de la muerte en sus estrofas. Además, las tomas iniciales no son simples escenas de zombies asesinando gente, el hecho de que en cada cuadro exista una armonía entres sus componentes crea una paradoja entre lo bello y lo grotesco, una estética que se complementa con el impacto visual del slow motion y de los títulos que fluyen con los movimeintos de las acciones en pantalla.

Con las secuencias anteriormente mencionadas, resulta evidente reconocer que el cine es esa unión de imágenes y sonidos que al ser editados deben cumplir con una función específica. Sin importar el resultado final de una película, la combinación inmediata entre el audio y lo visual es responsable de que uno como espectador decida seguir viendo una cierta película. Dicho ésto, nos preguntamos ¿qué opening credits son lo que más han llamado tu atención?

Comentarios

comentarios