Los mejores XV años: Extrañando Casa – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Vania Castaños
Fotos Pablo Navarrete

Salió al escenario como todo un campeón. Traía puesta una chamarra de mezclilla obscura y, como es costumbre, el cuello alzado porque a Blake siempre le ha gustado verse rebelde. Antes de salir a la tarima el público ya estaba pidiendo a gritos que División Minúscula comenzara su show y cuando te piden a gritos no puedes más que agarrar tu canasta de huevos y dar lo mejor de ti.

La noche era larga y antes de llegar al espectáculo final, se presentaron varias bandas. Los primeros en hacer sonar las bocinas de la Carpa Astros fueron Camiches. 5 vatos del sur de la CDMX que prendieron bastante al público que había llegado.

Todos sabemos que hay “de bandas a bandas”, es decir, no porque toques en los XV años de uno de los discos más representativos para toda una generación –Extrañando Casa–  es porque suenas bien. Así que, después de Camiches, que tienen bastante calidad en su punk rock, siguió una banda de nombre Sputnik.

Para entonces, lo único que sabía de ésta es que es liderada por un youtuber que se llama “Pepe Problemas” y después de escuchar un par de rolas no necesité más para saber que les falta mucha experiencia y que eran el tío borracho de la fiesta.

Hicieron sonar la carpa realmente mal. Ellos sólo le “treparon” a todos sus instrumentos y por más buena mano que tuviera el ingeniero de audio jamás pudo salvar su sonido. Aunque, eso no le importó mucho a sus fans millenials –que eran muchos- para fanearle duro.

Entre acto y acto el show nos dejaba descansar media hora que funcionaba bien para salir a fumar, tomar una chela y reflexionar de la vida mientras un DJ ponía música de fondo tipo “Mentiras” de Los Amigos Invisibles, “Dead” de Zoé o éxitos de Soda Stereo.

Después de aquella banda –que la verdad, ni quiero volver a mencionar- siguieron los grandiosos Tungas. Y no suelo utilizar adjetivos así nada más porque si, pero ellos durante sus 12 años de experiencia nos han demostrado eso…son grandiosos. Además de buenas personas, increíbles músicos, compositores románticos y seguramente, amigos.

El show de Tungas terminó con todos coreando ‘pa pa pa ra ra’ de “Juventud Deprimida” y ya con esa sonrisa el ánimo de los XV regresó a la normalidad. En el lobby había buen ambiente. Estaban algunos de los Chingadazo Kung Fu, Erick de Allison, Yayo –otro Youtubero- y para entonces Aldo, Conrado, Daniel, Luis, Javier y Negri ya estaban afuera. Pasó uno de los Camiches regalando pizza, le acepté –obvio- y toda esta regresión preparatoria estaba valiendo la pena.

Continuaba el momento de Tolidos y ¿Qué les puedo decir? Su set en los XV años fungió como “las clásicas seguras”. Se echaron “Verano”, “Huellas por rastrear”, “Decisiones adolescentes” y otras más que funcionaron como “Caballo del Rodeo” o “El Bipper” en cualquiera de estos eventos tipo familiares.

Para un poco antes de las 10 de la noche el evento ya estaba a tope. La gente llenaba la carpa. Los borrachos abundaban. “Divisio-ón, Divisio-ón” gritaban todos  y entonces…sucedió. Yo sé que esta comparación que voy a hacer les conflictuara bastante pero considero que es una perfecta analogía para resumir este show.

En 1965, cuando The Beatles ya era historia, hicieron el primer concierto de rock en un estadio. Lo llenaron con 65,000 mil personas y después de eso decidieron que ya no tocarían más. Les desesperó no poder escuchar su música por los coros de los fans y justo eso sucedió ayer; claro que sólo éramos 3 mil personas, gritándole a nuestro ídolo de la preparatoria.

División Minúscula se apoderó del escenario. Se echaron todo el Extrañando Casa en orden, después Javi nos dio la bienvenida al “Defecto Perfecto” y bueno, fueron momentos hermosos.

El audio, si bien no fue impecable, sorprendentemente estuvo mejor que en el Auditorio Nacional donde tuvieron varias fallas y muy constantes. Acá fueron la quinceañera segura de si misma y salvo un par de descuidos toda la noche se lucieron.

Los XV años del Extrañando Casa se llevan de calle al evento de Rubí. La noche del sábado fue de punk, rock, chelas, amigos, chamarras de cuero, recuerdos, nostalgia, gritos, coros y obvio, diversión.

Comentarios

comentarios