Los Red Hot Chili Peppers se apoderaron del Madison Square Garden – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Francesca Beltran

Tres décadas han pasado desde el lanzamiento de su homónimo álbum debut y los Red Hot Chili Peppers siguen dando funk-rock del que hablar. El sábado, en la última noche de sus tres fechas completamente agotadas en el Madison Square Garden, la banda demostró su clara evolución hacia el rock de estadio con una impresionante presentación de luces y estimulantes visuales proyectados en pantallas gigantes, que igual no lograron opacar el dinamismo y la incendiaria actitud en el escenario de los Chili Peppers.

La noche comenzó con un energético Intro Jam, cortesía de Flea en el bajo, Josh Klinghoffer en la guitarra y Chad Smith en la batería, seguido por la aparición del vocalista Anthony Kiedis, quien en esta ocasión reemplazo sus icónicos calcetines con unos eclécticos mayones, para una explosiva rendición del primer hit de la noche, “Can’t Stop”. Entre los estruendosos gritos, aplausos, y ovaciones del emocionado público que comprendía varias generaciones, Kiedis y compañía ejecutaron impecablemente un setlist que abarcó su prolífica carrera musical y del cual destacaron éxitos como, “Dani California”, “Scar Tissue”, “Californication”, “Around The World”, “By The Way” y el clásico, “Under The Bridge”. “I don’t ever wanna feel like I did that day. Take me to the place I love, take me all the way” cantó Kiedis, ya sin playera, al unísono con las más de 20 mil almas que lo acompañaron.

El show fue parte de la gira para promover su más reciente material, The Getaway, con el cual la banda se despidió del productor Rick Rubin (quien los había acompañado desde 1989 con Mother’s Milk) para dar la bienvenida a una nueva perspectiva bajo el mando de Brian Burton aka Danger Mouse. The Getaway también fue una gran oportunidad para que Klinghoffer (quien substituyo a John Frusciante desde la grabación de I’m With You) demostrara más ampliamente sus aptitudes como guitarrista y vocalista de apoyo. En vivo, las nuevas canciones, que incluyeron, “Dark Necessities”, “Go Robot”, “The Longest Wave” y “Goodbye Angels” encajaron perfectamente con el resto del set y le dieron un toque refrescante.

A lo largo del show los Chili Peppers mostraron un entusiasmo de veinteañeros y una camaradería que evidencia el largo camino recorrido por Kiedis y Flea, quienes formaron la banda en 1983. Siempre con una actitud enigmática, Flea regresó al escenario parado de manos para presentar el encore que incluyó un inesperado cover de Simon & Garfunkel, “The Only Living Boy In New York” y posiblemente su canción más popular, “Give It Away”, con la cual se despidieron de un profundamente agradecido público. “I’m so grateful” dijo Flea a su vez antes de partir. “Thank you. Peace and love to everybody”.

No es cualquier cosa para una banda que lleva más de treinta años en el escenario, con once álbum de estudio bajo el brazo, y una significativa rotación de miembros, aún tener la capacidad de mantener y defender su lugar entre los más grandes del género. Para alguien como yo, quien ha seguido a los RHCP durante toda una vida, verlos en vivo después de más de una década no sólo reforzó una eterna adoración, sino que también me recordó porque el rock es lo único que siempre ha hecho sentido para mi.

SETLIST

Intro Jam
Can’t Stop
Dani California
Scar Tissue
Dark Necessities
Hard to Concentrate
Me & My Friends
Go Robot
Californication
Around the World
Don’t Forget Me
The Longest Wave
Suck My Kiss
Under the Bridge
By the Way

Encore:
The Only Living Boy in New York (Simon & Garfunkel cover)
Goodbye Angels – The Getaway

Comentarios

comentarios