La sensualidad como solución al tacto: Arca en entrevista – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por: Steff Torres / @stefftorress

La gentileza y dulzura de Alejandro Ghersi es solamente equivalente a la energía con la que realiza cada una de sus presentaciones. Con unos ojos llenos de vitalidad y una sonrisa cándida, Alejandro, mejor conocido como Arca, llegó a dotar a nuestro país de un sonido electrónico provocador y atractivo.

Nacido en Venezuela, Arca conoce de viva piel lo que es crecer en un lugar donde los conciertos y el entretenimiento en general, proveniente de otros lugares escasea.

Los músicos que a mi me inspiraron, no los vi en vivo porque muy pocos músicos giran en Venezuela y eso cuando la situación estaba mejor, pero me siento muy afortunado y también se siente raro admitirlo, pero creo que Bjork causó esa reacción en mí, digo que es raro porque es mi amiga y me honra poder decirlo.

¿En qué momento Alejandro creó a Arca?

Arca nació después de que yo entrara en un proceso de hibernación, tras haber dejado morir otro proyecto. Después de dos años de introspección, un tipo de peregrinaje conmigo mismo. Buscaba equilibrar algo dentro de mi proceso de composición, utilizar la música como método de autoconocimiento y hacer una interfaz con mi ambiente. No veo ningún tipo de distinción fuerte entre mi crecimiento como persona y mi crecimiento como músico.

¿Qué separa a Arca de Alejandro?

La distinción que existe entre los dos no es diferente a la que puede existir entre la vida personal y la manera en que eres con tu familia, tus amigos o tu amante. Es algo que llamaba Carl Jung como “la persona” que es una tecnología dentro de nuestra psicología para estar en contacto comunicativo con una persona. Así veo yo a Arca, no es como que sea otra personalidad. Es más, a Alejandro lo veo como un nombre que no escogí y una serie de comportamientos que se influencian por otros. Creo que dentro de los dos hay un instinto que no tiene ningún nombre.

¿De qué forma la música te ayudo a lograr ser la persona que vemos hoy en día?

Muchísimo. Me doy el lujo de ver tanto a Alejandro como a Arca de manera artificial. Hay muy pocas cosas a las que les tengo respeto a nivel de comportamiento humano.  No me gusta ver a lo femenino y a lo masculino, o a lo instrumental y a lo bocal o a lo violento y a lo sanador como fuerzas que están en conflicto, sino fuerzas que se pueden armonizar.

Te gusta mantenerte cerca de tu público. ¿Qué es lo que más disfrutas al dar un show?

Mi momento preferido a la hora de tocar es cuando me salgo de la tarima y entró en contacto físico con la audiencia, nos tocamos mutuamente y las barreras interpersonales por un momento, muy fugaz se disuelven. Es un momento de comunión muy bonito, estar a la altura de todo el mundo.

¿Cómo diseñas todos tus vestuarios?

Hay un mensaje en tu forma de vestirte, hay intenciones diferentes, trato de comunicar ciertas ideas de lo que es importante para mi a nivel de la confrontación y no se trata sólo tolerar la diferencia, si no celebrarla y manifestarla de forma explícita.

El erotismo explícito me parece una manera directa de manifestar lo que es la sensualidad, que se manifiesta desde códigos sociales. De cierta manera lo que hago es una respuesta a otras cosas, pero al mismo tiempo es una manera de manifestar a la sensualidad como solución al tacto, al gusto, la audición, el calor humano y compartirlo como algo que te puede ayudar a salir de la ansiedad y de la parálisis, el temor. Algo que te ayuda a arraigarte dentro de tu cuerpo y a habitar tu animalidad, lo que me parece válido para llegar a tu espiritualidad.

El apoyo es fundamental cuando una persona decide dedicarse a la música, hay muchos detractores cuando lo que se hace es música que no se apega a los cánones de los sonidos populares. ¿Ha sido difícil para ti darle vida a Arca?

Con mi padre tuve muchos problemas porque el no entendía la razón por la cual yo quería comunicarme a través de mi manera de vestir y fue una trayectoria cuesta arriba el entendimiento mutuo. El estuvo en resistencia mucho tiempo, hasta que le plantee que una mujer se puede poner ropa de hombres y no ofende a nadie en 2017; sin embargo para aun hombre personificar comportamiento femenino o usar prendas femeninas es vergonzoso. Creo que eso manifiesta que el hombre ve a la mujer de manera vergonzosa, el ser mujer es vergonzoso porque, ¿por qué un hombre querría manifestar feminidad de manera explícita. Eso le hizo de construir ideas e ideologías que el había heredado de lo que es femenino, lo que es masculino y cuándo se tolera la presencia de cada uno.

¿Cómo es tu proceso de producción?

Yo me veo como un producto de un ambiente, que tiene ideología y que no comparto. Busco que en mi proceso de creación pueda equilibrar el crear algo, con el dejar que algo fluya. No busco dar a luz cierto tipo de canción, busco silencio dentro de mi, normalmente me voy a caminar solo, entró en contacto con algún sentimiento dentro de mi y buscó que fluya. A los 12 o 13 años yo ya estaba usando software de música mientras todas mis contemporáneos estaban jugando deportes. Entonces la tecnología con la que yo trabajo a nivel de software se ha vuelto como segunda naturaleza y me han dicho que trabajo muy rápido, porque a eso dedique muchas horas de mi vida. Busco no repetir la manera en que se da, debe de ser instintivo, a veces comienza con una melodía, a veces con un ritmo.

¿Para ti, qué es lo más importante al hacer música?

Anhelo ese momento de no saber cómo llegué a hacer una canción y encontrar algo de mi que no conocía. Esa es mi máxima satisfacción al crear música. El crear en general buco en lugar de la satisfacción intelectual, el orgasmo emocional o algún tipo de catarsis.

Estas a punto de estrenar un nuevo álbum y te ha tocado trabajar en grandes estudios con grandes artistas ¿El Alejandro de 13 que comenzó a hacer música a los 12 años, se esperaba lograr esto?

Xen y Mutant tiene tanto la ternura como la violencia pero en proporciones inversas. El éxito a nivel mundial y trabajar con gente celebre para mi no es lo más importante, de lo que estoy más orgulloso es que haya podido transformar mis vergüenzas, las cosas que me daban asco dentro de mi. Me sorprende y me honra que crecí y sigo creciendo con la música y con Arca. El conservar la esperanza dentro de uno, es lo más bonito, mucho más que el éxito a nivel económico.

Comentarios

comentarios