x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México
COBERTURAS

Recordando la pasión del punk rock con Rise Against en Pabellón Cuervo

Por Joshua Lira
Fotos Fresale

Tras un fin de semana de reflexión, de mucho movimiento y enfrentamientos a la realidad de mi vida, lo que más necesitaba para sacar eso de mi sistema era un concierto, y que mejor que uno de una banda de punk rock.

A diferencia de la música que me gusta hoy en día, Rise Against siempre fue un “placer culposo” de mis años de secundaria, cuando escuchar bandas como Alkaline Trio, Taking Back Sunday y AFI no era mal visto y siempre había tenido ganas de estar en un concierto de ellos, inclusive una vez envidié a una persona porque los pudo ver en el Riot Fest de Chicago y yo en mi casa viendo los videos que compartía.

Por suerte, y literal porque así fue, alguien decidió traerlos a México como parte de su gira por Latinoamérica y sin siquiera presentar su nuevo álbum “Wolves”, lo cual era algo raro porque a mi parecer hoy en día muy pocos se emocionarían por verlos.

Aunque al principio mis expectativas eran un poco bajas, pero más por mi estado de ánimo que por el talento de la banda, esto cambió cuando Tim McIlrath y compañía salieron al escenario y tocaron los primeros acordes de “Ready to fall”, y tal y como si me hubiera llenado de energía me uní a los brincos de la gente que estaba junto a mi.

Lamentablemente, durante gran parte del concierto tuvieron problemas con el audio, pero esto no detuvo que la banda diera lo mejor de ellos en el escenario y la gente les respondiera de la misma manera.

Salvo por las canciones del nuevo disco, la gente coreó canciones como “Re-education (Through Labor)”, ”Prayer of the Refugee”, y “Black Masks & Gasolines”; donde la gente se encargó de abrir un mosh pit que cubrió casi toda la parte de enfrente del Pabellón Cuervo.

Más de una vez Tim McIlrath compartió con sus fans mexicanos sus ideas sobre como el mundo se encontraba mal en estos momentos y que los únicos que podían salvarlo eran los jóvenes y esto daba pie a canciones como “Satellite”, “Help Is On The Way” y “State of the union”, un himno de la era G. W. Bush.

13 canciones necesité para poder soltar, al menos por ese momento, todo aquello lo traía en mi cabeza y dar paso al momento más especial de la noche, un momento acústico con Tim McIlrath.

“Hero of War fue la que empezó este momento de tranquilidad, el fue cual acompañado por gente con encendedores prendidos y coreando cada uno de los versos, para luego dar paso a “Swing Life Away”, la canción perfecta para recordarte las alegrías de la vida y que cualquier cosa puede pasar en el futuro.

A manera de epifanía, al menos personal, “Savior” fue la canción que cerró el concierto, y justo cuando comenzó el primer verso, toda mi energía había dado un giro de 360 grados al ver a la gente tan emocionada de estar ahí.

Unos gritaban, otros hacían pequeños mosh pits y otros simplemente no dejaban de ver grabar a la banda con sus celulares, era la manera perfecta de cerrar la noche.

Para mi, no podía dejar de pensar en la manera en que actúa la vida, después de un fin extraño estaba en un concierto en el que no pensaba estar y cantar la parte de “I’m Not The Answer For The Questions That You Still Have“ sonaba tan actual y perfecto para el momento, como si de pronto hubiera regresado a 2008.

Por favor no tarden tanto en regresar Rise Against.

Comentarios

comentarios

TE RECOMENDAMOS