Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

De cuatro acordes al arte contemporáneo: Una entrevista con The National

Por Gil Camargo

No sabemos si el amor es más fuerte que el dolor de perder a alguien, pero tal vez eso es lo que hace que The National nos guste tanto; sus canciones son mini obras de teatro en las que todo sale mal –el protagonista se queda solo y agoniza en su pequeño universo–, nada alejado de la realidad.

Después de su éxito con Trouble Will Find Me, disco que los consagró en todo el mundo, la banda presentó en 2017 su nuevo disco, Sleep Well Beast. A casi cuatro años de su última visita a la Ciudad de México, la banda se presentó por primera vez en solitario y por ende tuvimos la oportunidad de charlar con Aaron Dessner sobre el nuevo material, sus rolas favoritas y su festival Homecoming.

F: Es la primera vez que se presentan solos en México, ¿cómo se sienten?

TN: Para nosotros México siempre ha sido una prioridad enorme, queríamos venir a tocar nosotros solos. Amamos el país, está lleno de historia y cultura.

Mi hermano y yo, junto con otros amigos, hemos pasado mucho tiempo manejando por lugares como Oaxaca y Chiapas. A través de los años conocimos muchos mexicanos que nos permitieron ver las distintas capas de la sociedad. Es enorme para nosotros estar aquí. Me gustaría poder estar aquí seis meses.

F: ¿Qué querían lograr con Sleep Well Beast?

TN: Trouble Will Find Me fue la culminación de una serie de discos que comenzó con Boxer. Era la mejor versión de lo que llevábamos haciendo por lo que en este disco queríamos que fuera mucho más experimental y abierto. Terminó en un lugar muy diferente al que pensábamos. Grabamos muchas más cosas de las que aparecen en el disco, que algún día saldrán a la luz, pero lo que sí salió está muy influenciado por el hecho de que ya no nos preocupamos tanto por lo que hacemos. Simplemente nos juntamos a trabajar sin pensar en cuándo saldría o si sería exitoso.

F: Volvieron a trabajar con el productor Peter Katis…

TN: Sí, colaboramos con mucha gente, entre ellos Peter que esta vez trabajó en la mezcla del álbum. Es increíble como maneja el audio. Mezcló el disco en mi estudio, lo cual fue nuevo para él, creo que lo disfrutó mucho.

F: ¿Tienen alguna canción favorita del disco?

TN: No realmente. Sería como tener un hijo favorito. La canción “Sleep Well Beast” es muy interesante. Solía ser una figura circular que duraba 30 minutos, terminamos haciéndola mucho más corta y me gusta, es muy extraña. Escucho el álbum seguido porque a mi hijo de 3 años le encanta, y pienso que no está tan mal.

F: Cuéntenme de su festival Homecoming

TN: Hace 13 años Bryce Dessner creó algo que se llamaba “Music Now”. Era un festival de arte y música enfocado en nuevos trabajos y en colaboraciones. Muchas de nuestras experiencias más formativas se dieron ahí. Conocimos a mucha gente. Es muy pequeño pero influyó mucho en nosotros. Empezamos a pensar en hacer algo mucho más grande y la idea siempre ha sido invitar a artistas que nos inspiran para colaborar y compartir ideas. Vamos a tocar dos shows completamente diferentes porque nos hemos dado cuenta de que no tenemos tantos éxitos, tenemos muchas canciones y nos gusta viajar al pasado.

F: El año pasado tocaron todo el Boxer en Bruselas…

TN: Sí, era el décimo aniversario. Ahora nos gusta experimentar mucho más con los shows. Tuvimos que cancelar un show en Bruselas, entonces queríamos compensarlo con algo especial. Había muchísima gente. Estaría genial que un concierto de The National se convirtiera en una incógnita, que nunca sepas qué vamos a tocar.

F: En la pieza de Ragnar Kjartansson “ A lot of sorrow”, tocaron por seis horas su canción “Sorrow”. ¿Cómo se sienten ahora cada que la tocan?

TN: Es uno de mis días favoritos en la historia de la banda. De pronto una canción de cuatro acordes se volvió arte contemporáneo. Fue una experiencia muy chistosa y espiritual. Nos enseñó mucho sobre la repetición y sobre cómo se puede hacer algo duradero de una idea sencilla.

F: Trabajan con muchos artistas contemporáneos, ¿qué tan importante estas colaboraciones?

TN: Nos apasionan mucho las demás formas de arte, además de la música. Matt y Scott tienen antecedentes en el área de diseño y Matt solía pintar antes de The National. El aspecto visual de nuestra música siempre ha sido importante para nosotros y hemos tenido mucha suerte de trabajar con gente increíble. Es inspirador salirse de la música e indagar en otras áreas.

Relacionados

X: Reviviendo el punk rock en tiempos de pandemia

X fue una de las bandas pioneras del punk rock en los años 80, incluso recibieron un reconocimiento oficial por parte de su ciudad natal, Los Ángeles, porque su trayectoria habría aportado algo grande a la cultura y la música de la ciudad.

89s†: El complemento de la música e imagen en la oscuridad

Adentrarse a las tinieblas, abrazar las sombras y desenvolverse entre retorcidas visiones a media luz es un camino que no cualquiera sigue. Carlos GrabStein eligió este andar de forma casi inesperada iniciando como Dj y promotor de eventos hasta dar el paso a ser productor bajo el seudónimo de 89s† .

U.S. Girls: La cuarentena también nos enseña mucho sobre nosotros mismos

En medio del caos las voces ajenas suenan más dulces de lo ordinario, como los temas de U.S Girls; hablar con Meghan Ann fue un golpe de energía. Las letras del proyecto siempre han tenido una connotación política, no le interesa un coro pegadizo o una canción

Yves Tumor: Música para mentes torturadas

Sobra decir que Yves Tumor es una figura muy enigmática. Las entrevistas a lo largo de su carrera son escasas, así como los detalles de su vida privada (ni siquiera estamos seguros de conocer su nombre real),

Pelada: Techno-punk contestatario

El secreto mejor guardado del punk se encuentra en Canadá, canta en español y se llama Pelada. Compuesto por Tobias Rochman y Chris Vargas,

Juana Molina: Caminos de Libertad

Tuvimos que esperar varios años para volver a Juana Molina arriba de un escenario en nuestro país, pues aunque inicialmente estaba contemplado su regreso para el 2017
Volver arriba