La noche perfecta con Beck, Caribou y King Krule en Ceremonia – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Ernesto Olvera / Christopher Sandoval
Fotos Fresale / Alejandra Morales

Ceremonia es una comunión que a lo largo de sus seis ediciones ha ido generando una fuerte empatia tanto en nuestros oídos, como en el corazón. Si, el año pasado atravesó por una situación bastante delicada que quizá provocó que algunas personas sintieran un grado de desconfianza sobre lo que pudiera pasar con él, pero al mismo tiempo la forma en la que los organizadores lograron rescatar la edición de 2017 dejó al descubierto la notable dedicación que le ponen a este proyecto.

Luego de presentarnos actos que van desde Björk y Snoop Dogg hasta Animal Collective y Nicolas Jaar, Ceremonia armó un paquete muy especial para su sexta edición al poner como cabeza de cartel a Beck, quien no suele visitarnos tan a menudo e incluso su única presentación en el país fue como parte del Corona Capital de 2014.

Pero vamos por partes, ya que un festival como éste también se presta para conocer talentos nuevos y que poco a poco se han ido abriendo paso dentro del circuito independiente de nuestro país, como el caso de Wet Baes y Girl Ultra, quienes se encargaron de darnos la bienvenida en el Foro Pegaso mientras el sol comenzaba a pegar sin temor a nada.

Naturalmente uno de los actos latinoamericanos más esperados de esta edición, fue Bomba Estéreo. La banda no necesita de mayor presentación y eso quedó demostrado con las presentaciones que dieron a finales de 2017 tanto en solitario como con Arcade Fire en el Auditorio Nacional.

La banda es sinónimo de fiesta y alegría; cada que está sobre un escenario se encarga de preparar mentalmente a cada uno de los asistentes para que se unan a la fiesta que está por desatarse con las notas tropicales que respaldan su discurso de hermandad.

El momento clímax de su presentación llegó con “To my love”, la cuál puso a todos los asistentes a corear la canción y a generar contenido para sus redes sociales. Li Saumet como siempre demostró una presencia escénica increíble además de que los tambores, percusiones y sintetizadores hicieron que Bomba Estéreo cumpliera con su cometido, iniciar el ritual más antiguo del mundo: El baile.

Alex Crossan es un productor bastante joven que, con solo un par de años trabajando con el alías de Mura Masa, ya se hizo de una notable reputación por sus habilidades musicales y la pasión que le inyecta a sus composiciones. Ya saben, no por algo tuvo el honor de colaborar con artistas como Damon Albarn en su álbum debut.

Esa pasión de la que les estamos hablando fue expuesta sin complicación alguna durante su presentación en Ceremonia, la cual estuvo repleta de secuencias electrónicas que se sentían como un balde de agua fresca en medio del sol. Fue un set corto, pero con tonos elegantes que solamente vienen a reforzar la idea de que Mura Masa es un acto que no ha mostrado ni una pequeña parte de lo que es capaz de hacer.

Ahora que si les hablamos de mentes jóvenes que no se han achicado ante nada para demostrar de lo que están hechos, Archy Marshall se pinta solo. En serio, a su corta edad ha logrado moldear un personaje que impone y que desde que se sube al escenario con el resto de su banda solamente están enfocados en hacer una cosa: dar el mejor show de sus vidas.

Es por eso que King Krule no es una banda que deba tomarse a la ligera, ya que combinan de forma elegante los elementos más puros del rock, el jazz y el hip hop, para entregar un producto que raspa; uno que se adhiere a nuestra piel para desatar una camada de emociones que nos hacen pedir más y más.

Además, el complemento perfecto de su presentación fue que sus presentación sirvió para darle la bienvenida a la noche en Ceremonia. Ese momento le dio una connotación más especial a “”Has This Hit?” y “Cailing”, canciones que sirvieron como preámbulo de su excelente “Dum Surfer” y “Lizard State”.

Después le siguieron dos cortes que, en estos momentos, ya pueden ser considerados como un clásico, “The Locomotive” y “Rock Bottom”, ya que aquí fue donde pudimos ver el lado más intenso y elegante de Archy y su banda al momento de desplazarse por el escenario.

Digamos que King Krule es una banda bastante joven que demostró tener el doble de experiencia y, quizá, tienen más que muchas otras que ya llevan años de vida y siguen sin encontrar el balance más adecuado para fortalecer su personalidad.

Eso es lo que hace que la banda desate una intriga mayor y que por ende nos encapsulen por completo en su propio universo al interpretar joyas como “(A Slide In) New Drugs”, “Half Man Half Shark” y su ultra chula “Baby Blue”.

Una de las cosas más complicadas en esta edición, fueron los horarios. Si querías ver a alguien de principio a fin, tenías que sacrificar minutos de otra presentación. Al final esos son los problemas que surgen cuando existe una curadurua de calidad en un festival, ya que los empalmes siempre estarán latentes y por ende hay que hacer una evaluación bastante estricta con nuestras prioridades.

Así que luego de perdernos con King Krule, nos desplazamos hacía el tent de Ceremonia para ver a una de las artistas más interesantes que han aparecido en el sector experimental del R&B: Kelela.

Yup, hace algunos años la pudimos ver en la primera edición de NRMAL en la CDMX y el año pasado estuvimos a punto de verla solita con el lanzamiento de su álbum debut. Sin embargo, ese show se tuvo que cancelar y por fortuna no tuvimos que esperar más tiempo para ver cómo ha crecido artísticamente.

Su presencia hipnotiza; sus movimientos semilentos y la forma en la que camina sobre el escenario tiene un alto nivel de seducción que enamora. Naturalmente el punto más alto de su presentación fue el momento donde su voz comenzó a apoderarse de cada rincón del lugar con “LMK” y por supuesto, su maravillosa “Rewind”.

En Ceremonia no hubo momento para descansar y menos para contemplar el frío que iba cubriendo al Foro Pegaso, ya que apenas terminó Kelela, fue momento de salir corriendo a ver el ridículamente esperado regreso de Caribou a nuestro país; esto luego de que la última vez que estuvieron por acá fuera con Radiohead en la gira del The King Of Limbs.

Lo más emocionante de todo, es que éste fue el primer show de la banda en un buen rato y con ello también irán naciendo los preparativos para el lanzamiento de su siguiente álbum de estudio.

Hablando específicamente de su presentación, Caribou es un acto que tiene la escuela suficiente para brindarnos una experiencia musical bastante completa. Una donde la escenografía cuenta con una gama de colores bastante dulce y que por medio de las notas musicales hace que nuestra mente entre en un estado dedicado única y exclusivamente a dejarse llevar por lo inesperado.

“Jamelia”, “Silver”, “All I Ever Need” y “Can’t Without You”, fueron algunos de los temas que sonaron durante su impecable presentación; una que nos dejó con ganas de más y con la que deseamos que no tengamos que esperar más de 5 años para volver a verlos en México.

Ceremonia se ha caracterizado por ser EL festival que corre el riesgo de traer actos de hip hop que por lo regular son omitidos en otros lugares. Desde Snoop Dogg, Future y A$AP Ferg, el festival siempre maneja un patrón muy especifico donde encuentran el equilibrio musical más adecuado para que sus alineaciones luzcan completas.

Este año no fue la excepción y no solo reforzaron esa imagen que han proyectado desde su segunda edición, sino que además lo hicieron con uno de los actos más hypeados del hip hop de nuestros días: Rae Sremmurd.

Eso si, es importante mencionar que un proyecto como éste puede convertirse en un arma de doble filo debido a que su montaje escénico fue completamente diferente al que solían dar hasta hace un año. Eso es producto de los múltiples proyectos que tiene Swae Lee y Slim Jxmmi, comenzando por el ambicioso álbum que lanzarán en el año dividido en 3 partes.

Dicho lo anterior, en esta ocasión Rae Sremmurd solo fue Swa Lee y aunque era muy evidente el playback que se estaba echando en cada canción, eso no le importó a las personas que estaban frente a él y simplemente se contagiaron de la energía que estaba derrochando sobre el escenario.

Ya que si hay algo que nunca falta cuando viene un acto de hip hop, es la fiestota que se arma en el publicó como si no hubiera un mañana (PD: ¡Ya traigan más!).

Luego de intentar echar un poco de swag, llegó la hora de contemplar la impresionante destreza musical de Annie Clark con St. Vincent. Su set fue electrizante, literalmente, ya que las canciones de MASSEDUCTION adquieren una forma completamente diferente en su formato en vivo.

En serio, la guitarra en “Los Angeless” raspaba con una finura que se complementaba a la perfección con las imágenes que aparecían al fondo del escenario, en donde veíamos el rostro de Annie en múltiples estados emocionales.

Días antes St. Vincent estuvo en la CDMX con The Killers y su cortó set solo sirvió para tener un simple bocado del increíble show que tenía preparado para Ceremonia, lo cual quedó comprobado al ejecutar clásicos como “Digital Witness”, “Rattlesnake” y “Cheerleader”.

Ahora bien, es momento de hablar de un ser que destila pasión y amor en cada movimiento: Arca. Si, la verdad al inicio pensamos que venía con su live act, pero al final su presentación terminó siendo un DJ set donde pudimos ver a Alejandro Ghersi disfrutando con toda libertad de esto que llamamos vida.

Con movimientos dramáticos, sensuales, inesperadas llamas de fuego y bailes que contagiaban, Arca nos brindó un momento en donde nos incitaba a liberarnos de la tensión y los problemas que se suelen presentar en el exterior. Fue una fiesta donde se celebró la igualdad, el amor, el respeto y donde cada uno de los presentes compartía el placer de vivir sin estigmas.

¡Vaya! En pocas palabras, Arca fue sinónimo de felicidad en Ceremonia y esperamos que pronto se nos haga verlo por acá con su live act.

Después de cuatro años de ausencia, el güero favorito de todos nos volvió a dejar sorprendidos con una presentación inolvidable. “Loser” fue la encargada de abrir su show lo que inmediatamente prendió a todos mientras resonaba al unísono “Soy un perdedor”, estrategia perfecta para capturar al público y darle paso a “Devils Haircut”.

Hay que destacar la calidad de músicos que lo acompañan ya que cada tema fue interpretado de forma impecable. El concierto siguió y Beck nos recordó sus orígenes en Los Ángeles de donde surgió la inspiración para “Qué onda güero”.

Sin duda una de las mejores presentaciones de Ceremonia, entre cambios de vestuario y un encore, Beck presentó a su banda acompañado de una sesión de breves covers donde pudimos escuchar desde “Cars” de Gary Numan hasta “Once in a life time” de Talking Heads, para despedirse del festival con el cierre de “Where is At”.

Directo desde Bélgica, Soulwax aterrizó en el Foro Pegaso con uno de los montajes escénicos más elaborados que han armado desde su concepción. La iluminación era sencilla, pero la estructura lucía completamente elegante desde cualquier ángulo y en efecto, con esto pudimos sumergirnos de lleno en el mundo de From Deewee.

La nostalgia de escuchar “NY Excuse” y regresar 10 años en el tiempo siempre tendrá un efecto positivo en nuestro corazón, pero más allá de hablar de ese clásico, el recorrido musical que nos dieron solo vino a reforzar la imagen que ya teníamos de cada uno de ellos: ¡Son músicos impecables!

Sobre el escenario hubo un nivel de versatilidad que nos dejaba helados (independientemente del clima) y justo cuando sonaban los beats de cada canción, no nos quedaba de otra más que sucumbir ante ellos y unirnos a esta celebración que hizo que el amor que le teníamos a Ceremonia se fortaleciera aún más.

No es por echar flores solo por hacerlo, es evidente que aún hay muchas cosas que los organizadores pueden mejorar en Ceremonia, pero en algunas de ellas también tenemos que hacernos responsables nosotros mismos, como la limpieza en áreas comunes y los mismos baños (hasta en los de la sección plus se pasaron de V).

Sabemos que con los señalamientos y sus recomendaciones con lo vivido en esta edición, el próximo año estaremos teniendo una experiencia aún más completa y que se niegue a salir de nuestro pensamiento.

Algo que es muy importante mencionar, es la información REAL que gira en torno al sistema cashless que se implementó en Ceremonia y que poco a poco comienza a abundar en los festivales del país.

Verán, si por alguna u otra razón recargaron de más y se quedaron con dinero en la pulsera, pueden tener su reembolso de forma muy sencilla. Es más, durante el mismo festival podían pasar a las mismas zonas de recarga para checar su saldo y tener su reembolso.

Ahora bien, si fueron de los que se pusieron las pilas y aplicaron en el pre-registro que consistía en recargar su pulsera por medio del sitio oficial, el saldo que quedó en su pulsera será reembolsado automáticamente a la tarjeta que registraron.

Así que ya lo saben amixs, sea cuál sea el método que hayan utilizado para recargar, podrán recuperar sin ningún problema el efectivo que les sobró. OJO: Tienen hasta el 15 de abril para reclamarlo en ceremonia.xxx/reembolso.

Chequen la info completa después del salto y nos vemos en 2019, Ceremonia <3

Comentarios

comentarios