Saltear al contenido principal

NOTICIA

Stan Lee falleció a los 95 años de edad

Nunca es placentero comunicar este tipo de noticias con ustedes, pero desafortunadamente el amo del universo Marvel, se nos acaba de adelantar en el camino a los 95 años de edad…

Si, el mismísimo Stan Lee, el creador de los superhéroes que siguen llegando a la pantalla grande y que durante varias décadas han formado parte de nuestra vida, seamos o no seamos fans from hell de todas sus historias, perdió la vida esta mañana luego de que fuera trasladado a Cedars-Sinai Medical Center de Los Ángeles, según reporta TMZ.

Aunque no se han dado a conocer las causas que provocaron su fallecimiento, en años recientes ya había sido sometido a distintas operaciones y tratamientos por problemas de salud. En cuanto tengamos más información al respecto se las estaremos haciendo llegar.

Hasta pronto Stan Lee, gracias por las historias…

Noticias relacionadas

Beck: Las 12 mejores canciones de su catálogo

Si algo nos ha demostrado Beck Hansen, es que es único en su especie. Siempre…

F.E.E.L.I.NG.C.A.L.L.E.D.L.I.V.E: El concierto de Pulp en el Brixton Academy 95

Si bien la trayectoria de Pulp se disparó con el lanzamiento de Different Class en 1995, la realidad es que la banda liderada por Jarvis Cocker comenzó a desarrollar un estilo particular desde su álbum debut que fue mejorando con el tiempo.

El Blackout: 5 discos que fueron olvidados por sus propios creadores

Seguramente les ha pasado que en algún momento salen a fiestear sin piedad y se…

STROKED: Los 11 covers a The Strokes que vale la pena escuchar

The Strokes no pudo aparecer en un mejor momento, ya que sin importar si sus…

Recordando a Kasabian en su paso por el Vive Latino

Kasabian ha tenido una carrera muy particular donde desde su debut lograron ganar terreno en el complejo circuito de bandas británicas que aparecieron en la llamada escena del 'indie rock', pues sus canciones se convirtieron en himnos que fueron más allá de la independencia para posicionarse tanto en videojuegos como en canchas de fútbol.
Volver arriba