Los Nocturnos de MUTEK MX: La celebración perfecta de XV años – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Fotos cortesía de MUTEK MX
Por Ernesto Olvera / @MyBlogCliche

¿Les ha pasado que durante solo un momento sienten que sus experiencias son un secreto en algún lugar del mundo? ¿Qué lo que está sucediendo en ese instante es una emoción que quedará guardada para siempre en el mismo lugar y con extraños que comparten la misma satisfacción?

Durante 15 años MUTEK México ha sido como un secreto en la vida nocturna de la ciudad que año con año se fue convirtiendo en un monstruo que promueve la cultura digital y el arte dominado por la tecnología. Es como echar un vistazo a lo que sucederá en el futuro partiendo de lo mucho que hemos avanzado en el presente para desarrollar técnicas que no solo mejoren la elaboración de una pieza audiovisual, sino también en cómo se le puede dar voz a un aparato que fue diseñado con circuitos o una tecnología que podría pensarse que no tiene consciencia propia.

Ya lo ha dicho Holly Herndon en el pasado: Es fascinante ver la relación que puede desarrollar un ser humano con su laptop, ya que al final esta herramienta termina siendo el confidente por excelencia de nuestras experiencias y emociones. Cada una de nuestras memorias se deposita de forma directa en ella y por ende las artes que son proyectadas con montajes escénicos que deslumbran, son un reflejo literal de lo que pasa por nuestro pensamiento al ser traducidas en arte digital.

Para celebrar sus 15 años de vida, MUTEK hizo una muy interesante retrospectiva de lo que ha sucedido durante todo este tiempo dentro de su núcleo. Desde sus momentos difíciles hasta la etapa de consolidación, pero sobretodo seguir poniendo el ejemplo de los riesgos que debemos tomar para mantenernos fieles a nuestras raíces y seguir creyendo en un producto que si bien no es tan accesible como otras plataformas musicales en nuestro país, si se ha hecho de un status respetable por su espíritu combativo y para muestra los dos nocturnos que se llevaron a cabo en la Fábrica.

En 2017 el festival tuvo que moverse del Foto Museo Cuatro Caminos a este complejo que de entrada generó una cierta incertidumbre para quienes ya estábamos acostumbrados a irnos al Toreo durante sus dos noches de fiesta. Pero eso no fue todo, ya que con los hechos ocurridos a raíz del sismo del 19 de septiembre, MUTEK MX se fue encontrando con distintas problemáticas que pudo poner en riesgo esa edición.

Por fortuna los cambios le sentaron de maravilla y gracias a eso las personas tuvieron la confianza de salir de su zona de confort para dirigirse a una Fábrica en Tlalnepantla para formar parte de esta celebración de 15 años, que durante sus primeras horas nos dio la oportunidad de ver a Smerz y un set de dos horas al mando de Apparat.

El escenario principal tiene un dinamismo muy interesante, ya que su personalidad visual cambia durante ambas noches. Es decir, la experiencia que viven el viernes es completamente diferente a la del sábado, ya que las luminosas pantallas que alumbraban sus costados como si fueran dos brazos que nos recibían con gran placer mientras sonaba un magistral set de Aurora Halal, desaparecieron el sábado para darle prioridad a la pantalla que aparecía justo por detrás de Nonotak.

Aunque al llegar muchos se quedaban instalados en el escenario principal, los Nocturnos cuentan con 3 salas donde las experiencias no solo se quedan en un espectáculo audiovisual, sino que manipulan nuestro inconsciente para mostrarnos mundos nuevos; mundos que no suelen manifestarse con facilidad en los festivales de nuestro país y que vienen a reafirmar ese sentimiento donde pensamos que un show de Amnesia Scanner sucede en la clandestinidad. Uno que mientras el resto de la ciudad se prepara para dormir, a nosotros nos mantiene despiertos en un trance de intensidad y baile.

Personalmente mi sala favorita fue la C, ya que si bien en las otras podíamos tener acceso a actos más enfocados a la fiesta y la ilusión óptica, en esta pequeña habitación que se encontraba al fondo de la Fábrica, en medio de la oscuridad, tuvo un takeover super estimulante al mando de uno de los sellos más respetables y ambiciosos que existen en el circuito experimental de nuestros días: Posh Isolation.

¿Lo mejor? En su representación llegaron los creadores detrás de esta imprenta que inicialmente era una tienda de discos enfocada al DIY de Copenhague, comenzando por Loke Rahbek, quien durante la primera noche nos dio una pequeña probadita de los sonidos minimalistas que podremos escuchar en ISA, su nuevo álbum de estudio con el alías de Croatian Amor.

Por otro lado, Varg y AnnaMelina ofrecieron uno de los performance más cautivantes, nostálgicos y envolventes con su proyecto FLORA, ya que además la escenografía de la sala C estuvo perfectamente ambientada para recibir la maquinaria nórdica y danesa que tuvo como platillo principal a una de las entes dominantes del noise y el power electronics: Prurient.

La catarsis que se vivía con su presentación hizo que cuando terminó “Cocaine Death” y “A Meal Can Be Made”, nada de lo que estaba en el exterior sonara de la misma manera. Y eso no lo digo por las sofocantes capas de noise que parecía que estaban asfixiando los monitores, ya que ha sido uno de los actos más devastadores e inspiradores que no solo se han presentado en el festival, sino en todo el país.

Ver a Prurient en vivo es una experiencia incomparable; una de esas imponentes entidades que MUTEK MX adora regalarnos en cada edición.

Por otro lado, cabe mencionar que con los XV años del festival también da inicio la celebración de los 20 años del nacimiento de la plataforma en Móntreal, que se llevará a cabo durante 2019, así que de alguna manera fue como un teaser de lo que está por venir el próximo año en cada una de sus ediciones a nivel mundial, ya que de cierta manera se puede decir que la edición mexicana se ha convertido en un referente para el resto del mundo.

¿Y cómo no serlo cuando en un escenario está JB Dunckel de AIR con Jacques-Perconte, mientras en el otro está NONOTAK y en otro DEBIT representando al Frente Nacional? El equilibrio musical que existió en la Fábrica es digno de ser aplaudido y reconocido, aunque también hay que hacer énfasis en las cosas que pueden mejorar para el próximo año.

Una de ellas definitivamente es la ubicación de la Sala C y la cercanía de lo que sucedía en el A, ya que si bien ambos espacios cumplen con las características para recibir artistas pensados para su capacidad, en ocasiones los segmentos ambientales de actos como Rainforest Spiritual Enslavement y Myriam Bleau se veían un tanto afectados por la densidad sonora de lo que sucedía en el exterior con Actress, de quien mejor ni hablamos de su set porque aunque tenía un montaje escénico muy hermoso, su presentación terminó siendo algo… indescifrable.

Las interferencias entre ambas salas se volvieron a manifestar cuando empezó el rasposo set de Varg, quien en un duelo que parecía ser extraído de un sueño, en ocasiones se veía “afectado” por las grandiosas vibraciones que llegaban del escenario principal con Avalon Emerson; una productora que al igual que otras chicas que han desfilado en el cartel como Lena Willikens y Paula Temple, se ha hecho de un status de culto en el ámbito electrónico por sus excelentes habilidades para mezclar sus temas y cortes aliados.

Mientras eso sucedía en esas dos salas, en la B se estaba manifestando uno de los secretos mejor guardados del cartel y que recientemente fue considerado como un highlight de las ediciones hermanas del festival por la forma en la que va pasando del ambient al techno e industrial. Se trata de Edna King; una productora que sin tener tantos releases disponibles es capaz de montar un espectáculo con texturas monocromáticas que golpean fuertemente contra el cuerpo para hacerlo bailar.

Quizá suena demasiado debrayado, pero definitivamente todos los que no estaban tan familiarizados con ella se quedaron con un gran sabor de boca y francamente no puedo esperar más para escuchar lo que está preparando para el próximo año, que probablemente será otro EP.

La oferta musical de MUTEK MX fue bastante amplia y para todo tipo de mood, desde aquellos sonidos envolventes que dominaban las colaboraciones especiales con Camille Mandoki y Sissel Wincent, la densidad de Atom TM, las mezclas de DJ Tennis y el cierre triunfal de LAO, hicieron de ambas noches una experiencia que si bien dejó un dolor muy fuerte en las piernas, difícilmente desaparecerá de la memoria.

Sin embargo, hubo un acto en especial que se llevó el festival y que sin importar que no tuviera la mayor convocatoria del fin de semana, nos hizo parte de la histeria que se vive en sus álbumes. Digamos que por un momento fuimos un integrante más en la familia de Posh Isolation, ya que pudimos contemplar cada uno de los aspectos de los que está compuesto el sello: la belleza, lo estimulante, lo poético, la crudeza, lo podrido y el descubrir lo hermoso dentro de lo podrido.

Se trata de Damien Dubrovnik, el proyecto que tiene Loke Rahbek con Christian Stadsgaard. Es un dúo que no necesitó de visuales o pantallas que nos deslumbraran para dejarnos complemente encantados e hipnotizados por medio de su presencia escénica y la fortaleza que demostró en los momentos más desgarradores de su presentación, así como en esa parte ambiental que suele ser retratada por los proyectos de la disquera de formas muy estimulantes y que incluso son capaces de conmovernos hasta las lágrimas, tal y como pasó en “Arrow 5” del Great Many Arrows, canción con la que cerró de forma impecable esta confrontadora sesión de noise a cargo de LR y Christian Stadsgaard que, en caso de que se quieran clavar más en su trabajo, les recomiendo lo escuchen con su alías de Vanity Productions.

Verán, honestamente los nocturnos de MUTEK México fueron la celebración de XV años que todos quisiéramos tener en alguno de nuestros cumpleaños. Ojalá se vengan otros 15 igual de intensos… o hasta más.

Comentarios

comentarios