Edgar Mondragón: evolución en la abstracción – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Francisco Reyes / @warsawx

La música electrónica experimental y de vanguardia se encuentra en un gran momento dentro de México, la reciente edición de MUTEK MX con su sold-out, y el anuncio de la primera edición del festival Sonár, nos demuestran que este tipo de géneros y sonidos tienen un gran público en este país, así como una amplia cantidad de exponentes musicales.

Dentro de este vasto conjunto de artistas, nos encontramos con Edgar Mondragón, una de sus mayores promesas, quien en el 2018 atravesó por un enorme periodo de cambios. No solo pasó de presentarse como una banda (de nombre Mondragón), a presentarse como un acto solista, sino que lanzó tres EP que exploran el sonido a través de distintas texturas y estilos.

El primero de estos lanzamientos, Alba, nos muestra un lado más tirado al drone, con frecuencias graves que nos llevan a la contemplación, mientras que el segundo EP, Pleamar, está más centrado en el lado alegre, con percusiones y sintetizadores brillantes. Como contraste, su nuevo lanzamiento, Cristal, es un viaje más oscuro y denso, con sampleos más clavados y abstractos.

Con presentaciones que van desde el MUTEK en la Ciudad de México, hasta el SXSW en Estados Unidos, Edgar Mondragón se está convirtiendo lenta pero firmemente en uno de los exponentes más sólidos de la música experimental nacional.

Tuve la oportunidad de charlar con él acerca de su más reciente lanzamiento, Cristal, y su proceso de evolución.

F: Lanzar tres EP en un año no es tarea fácil. ¿Qué tal resultó esta experiencia?

M: En el proyecto todo vino fluyendo y se fueron dando las oportunidades.En algún momento del año pasado decidí ampliarlo a una banda y sacamos el disco en vinyl, hubo varias presentaciones importantes y justo en el 2017, me invitaron a tocar a Mutek y me pidieron que tocara solo, entonces comencé a explorar mucho con el sonido y decidí que tal vez ese era el camino a seguir.Este año lo formalicé y comencé a sacar los lanzamientos con mi nombrec ompleto, para reafirmar este cambio. Tuve mucha facilidad de explorar géneros que me gustan mucho como el ambient, el drone y hasta el noise, con nada que me detuviera a explorarlos.

Lanzar los tres EP me dio la oportunidad de explorar con sonidos que de alguna u otra manera no lo habría logrado, entonces de manera natural salió que lanzara tres este año. Sí es difícil pero con constancia y dedicación, salió todo bien.

F: ¿Qué tanto cambió el proceso de composición durante esta nueva faceta?

M: Si lo pudiera poner en una palabra, sería experimentación. Con la banda estás limitado por los instrumentos, no totalmente por el instrumento,sino por la cierta paleta de sonidos que te ofrece. También en una banda es un proceso muy democrático; a pesar de que llevara mi apellido, los cuatro decidíamos en lo que componíamos. También estaba muy basada en el jam, en juntarnos en la semana, jammear y ver qué salía. Ahora ya me he podido enfocar más al sonido tal cual, en sus texturas y lo que significa el sonido.

Mucho de los sonidos de este nuevo EP, son sampleos de videos de Youtube con una calidad horrible, que podía ser un comercial o cualquier cosa, lo convertía en un sample. Así, ese ruido lo convertía en mi hi-hat, por ejemplo. Fue mucho trabajo de computadora y de explorar las propiedades del sonido.

F: Los tres EP parecen formar una narrativa conjunta. ¿Qué tan conectados están los lanzamientos realmente?

M: Digamos que parte de este cambio a una exploración del sonido tiene que ver con las narrativas. En el formato banda, había un intro, un gancho, un final, etcétera, mientras que ahora es mucho más libre. Creo que lo que conecta a estos EP, aparte de explorar el sonido, también es el arte (los colores y las formas).

Me ha costado trabajo romper la narrativa tradicional, osea, salirme del verso-coro-verso, para hacer algo inesperado. En una narrativa no lineal y que sea interesante para la gente. Creo que para captar la atención de la gente en este tipo de música, tiene que haber una narrativa no usual.

F: A mi parecer, Cristal muestra una clara evolución en relación a tus trabajos anteriores, a pesar de que muestra influencias similares a tus demás lanzamientos. ¿Cuál fue tu acercamiento hacia este EP?

M: Creo que fue entrarle a esta estética muy lo-fi, buscando los sampleos en videos de calidad muy baja. La idea era que fuera un lanzamiento un poco más oscuro. No es un EP que puedas poner en un antro, más bien algo que sientas con las frecuencias. Creo que esto se logró.

F: Después de tu faceta como banda, ¿qué tanto vas a ir cambiando tu show en vivo en esta faceta solista?

M: En esta faceta se pierde el componente visual de una banda, como tener al guitarrista o al baterista, ya que es un acompañamiento visual que siempre te jala; no hay nada como sentir el boom de los platillos y los bombos. En este caso, pues solo soy yo con unos controladores, así que podría ser aburrido. A mí eso me pasaba, que iba a ver un concierto de algo como EDM y era un wey en una compu, bien equis. Entonces sí, hay una parte muy importante en la narrativa de un show, encontrar cómo enganchar a la gente y que entre a esta contemplación interesante. Creo que mucho tiene que ver en las texturas del sonido y en tu acompañante visual.

Mucho de esto viene en la improvisación. A mí me gusta no planear tanto el show en vivo y dejar espacios a la improvisación. Tengo que preparar también los visuales especiales para estos shows. Al final, tiene que estar muy conectado el sonido con lo visual, que responda con el ritmo. También tiene que ver con la duración del set. Yo creo que por más interesante que sea lo que está tocando el músico, en este tipo de música, después de los 50 minutos o algo así, la gente ya comienza a distraerse. Entonces yo creo que un show de 35 minutos, bien armado, donde la gente lo pueda sentir y envolverse,es más que suficiente.

F: Considerando el éxito del festival Mutek y la incursión de Sonár al país, como público podemos decir que la escena de música electrónica de vanguardia se encuentra en un gran momento. ¿Cuál es tu punto de vista de la escena nacional, desde el lado de los músicos?

M: A mí se me hace algo muy fuerte. Cada vez se están abriendo más espacios y no nada más es Mutek, aunque para mí, dejando a lado el género de música del festival, creo que es uno de los mejores festivales del país, por su gran organización, por la curaduría, las sedes, etc. y cada vez hay más gente.

Creo que este éxito tiene mucho que ver con la calidad de músicos del país, que hay muy buenos músicos. Nunca falta el que va a decir:“ay, este wey ni toca, nada más le pone play”, pero lo que no se dan cuenta es de todo el trabajo que viene atrás, desde la composición hasta el master. Estamos muy acostumbrados a que el lenguaje sonoro está conformado por el ritmo, las melodías, la armonía y todo muy teórico, pero creo que la tecnología nos está permitiendo abrir un poco más los horizontes hacia esta creencia.

Cada vez se están abriendo más espacios, no solo el Mutek y Sonár, sino festivales como el Aural o espacios como el Club Terminal, donde quieras o no, hay reggaetón, pero dan inclusión a estos géneros como ambient, drone y demás música electrónica de vanguardia. También es resaltable el trabajo de espacios públicos como el museo Tamayo, que están abriendo las puertas a este tipo de expresiones musicales.

F: Con tanto movimiento en este año, ¿qué estás preparando para el 2019?

M: Estoy terminando de componer mi cuarto EP, que continúa esta narrativa. Pero aún tengo mucho que explorar y experimentar, para preparar algo nuevo. Quiero explorar con sonidos análogos que formarán parte de este EP, que saldrá por marzo o abril. Después de esto, me pienso a encerrar a componer mi disco de larga duración, que saldrá, espero, para el 2020.

Cristal ya se encuentra disponible y puedes escucharlo a continuación:

Puedes seguir a Edgar Mondragón en sus redes:

Twitter / Facebook / Instagram

Comentarios

comentarios