Saltear al contenido principal

COBERTURA

NRMAL: 10 años de camaradería musical

Fotos @Fresale
Por Ernesto Olvera / @MyBlogCliche

Si bien todo festival nace a partir de una ambición en particular, la de NRMAL siempre ha sido la misma con el paso de los años. Desde que se fundó en Monterrey hasta la consolidación que tuvo al mudarse a la Ciudad de México.

Esa ambición es ser una plataforma que se centra única y exclusivamente en el amor por la música y las personas que comparten los mismos ideales; ideales compartidos que a lo largo de 10 años han construido una comunidad que resulta vital en los tiempos difíciles a los que nos encontramos.

Porque seamos sinceros, hay ocasiones donde los eventos nacen con la idea de brindarnos una experiencia musical, para transformarse en algo completamente opuesto donde el cartel termina siendo lo menos importante. Y está bien, cada quién su mundo, pero el de NRMAL siempre ha sido bastante transparente e incluso eso se ha notado en la curaduría que tienen, ya que tienden a darle prioridad a los sonidos frescos que se producen alrededor del mundo sin dejar de lado los actos que pusieron las bases de la música que escuchamos en la actualidad.

No por algo sus alineaciones han contado con nombres como Slowdive, Swans y Psychic TV (que además nunca pensamos ver en México), e incluso hasta se adelantaron un poco al hype al tener en sus ediciones a Grimes, DIIV, Future Islands y Thee Oh Sees.

Obviamente no es nada sencillo cuando se hacen las cosas por amor al arts, pero el festival ha logrado sobrevivir una década entera y por ende su celebración en el Deportivo Lomas Altas tuvo un trasfondo sumamente especial. Fue uno donde nos sentimos en casa, compartiendo con extraños amigos en un ambiente bastante chill que a pesar de darnos una noticia que nos rompió el cora (la cancelación de John Maus), las cosas fueron fluyendo de forma natural desde que nos aventamos una buena dosis de synth-pop al mando de Sexores y Rubio.

Aunque tengan pensado solo ver a los headliners, es muy emocionante ver la cantidad de personas que llegan desde temprano al festival para conocer a las bandas que poco a poco se van abriendo paso como El Shirota y las geniales Mint Field, sin mencionar que si hay un distintivo que se ha encargado de solidificar la personalidad de NRMAL, es esa fascinación que tienen para arriesgase e incorporar actos que no suelen ser tan amigables para el oído, pero su montaje escénico está diseñado para brindar experiencias audiovisuales que debemos  abrazar fuertemente.

Este es el caso de la colaboración entre Sinjin Hawke y Zora Jones, que si bien durante el último año han estado presentando su formato A/V en distintos festivales, tampoco es muy común que se lo lleven de gira y las esporádicas presentaciones que han ofrecido en esta modalidad están pensadas para derretirnos el cerebro en un ejercicio donde el sonido se mezcla a la perfección con la proyección de sus siluetas.

Si estuvieron en la carpa Musik Platz, considérense afortunados de haber visto su presentación.

No es la primera vez que Geoff Barrow está en la Ciudad de México, ya que hace algunos años estuvo de visita con Portishead; sin embargo, parece que en esta ocasión su estancia fue más placentera y tuvo la oportunidad de explorar otro tipo de escenarios de la mano de Beak>, pues hasta le terminó agarrando cariño al clásico himno local «se compran colchones, refrigeradores, estufas o algo de fierro viejo que vendan” que, según menciona, de ahora en adelante será el opening de sus conciertos.

Con unos pasajes de kraut bastante tripeables, el trío se encargó de hacernos flotar en nuestro mismo lugar y no, esto no se los décimos como si hubiéramos estado super high (que también aplica…), pero tienen uno de los shows en vivo que inevitablemente provocan un estado de hipnosis colectivo del que no quisiéramos salir jamás.

Podrá sonar un poco cliché, pero la tremenda actitud que traían se contagiaba de forma directa cuando tocaban canciones como «Eggdog»; digamos que se veía que estaban teniendo uno de los mejores momentos de su existencia y… ¿Saben qué? Nosotros también.

Cabe mencionar que NRMAL optó por experimentar con vasos reciclables de Copa Verde que si bien al momento de comprar una cerveza te cobraban un extra de $20 pesitos, pues solo tenías que ser responsable y cuidar el vaso para darle un nuevo uso, y al final del festival solo lo entregabas y te regresaban el dinero.

¿A ustedes les gustó esta modalidad? En lo personal puede ser algo muy práctico y si se le da un mayor seguimiento a este tipo de iniciativas también se puede tener un impacto favorable para reducir las cantidades de basura que se generan en un festival.

Dicho lo anterior, podemos decir que la presentación de Spiritualized fue lo mejor que vimos en esta edición y aunque nos hubiera gustado escuchar un poco más de J Spaceman, al final la selección de canciones fue la ideal para darnos de palmaditas en el corazón y comenzar a soltar los primeros suspiros de la noche.

El mood fue tan abrazador, que hasta un dude se tomó la libertad de pedirle matrimonio a su novia. Si, quizá podemos entrar en un debate sobre si realmente fue una buena idea, pero al final las vibes del NRMAL se prestan para expresar nuestro cariño sin importar lo que piensen los demás.

Después de la calma vino el baile alienígena comandado por Lizzi Bougatsos que, tal y como lo mencionó, realmente ya había pasado un buen rato desde el último show de Gang Gang Dance en nuestro país, ya que debemos recordar que estaban confirmados para el primer Ceremonia cuando apareció su hermoso Eye Contact, pero por azares del destino las cosas no pudieron suceder como estaban planeadas.

Pero más vale tarde que nunca, así que con un complemento visual que ya nos empezaba a freír el cerebro, fue momento de dejarnos llevar por la ácida tropicalia que empezaron a dejar sobre el escenario desde que sonó “Adult Goth”, “Mindkilla” y su tremendo cierre con “Tru And Tru”.

Verán, si hay algo por lo que siempre estaremos agredidos con NRMAL, es la oportunidad que nos da de ver actos de culto que no suelen ser observados por otras promotoras y que al llegar a uno de sus escenarios se siente como un sueño hecho realidad, tal y como pasó en esta ocasión con Hope Sandoval y Mazzy Star.

Si bien todo empezó bastante bonito con el escenario a oscuras y se perfilaba para ser una de las presentaciones más desgarradoras de la vida, hay que reconocer que hubo algunas fallas bastante evidentes que hicieron que su set fuera un poco accidentado, comenzando por el volumen del sonido y que en la parte final su guitarrista comenzó a sentirse un poco mal, por lo que el cierre de su presentación fue bastante abrupto (igual se rifó como los grandes y aguantó 1 hora sin estar entero).

Afortunadamente parece que la banda se quedó con un buen sabor de boca y en su FB prometieron que regresarán pronto para llenarse e inspirarse de nuestra magia.

(Foto Mazzy Star FB)

Ahora bien, durante toda la jornada del festival hubo un ambiente bastante relajado que se terminó deformando en cuanto apareció Death Grips sobre el escenario. La gente real se salió de control y el slam que se armó a media noche nos hizo pensar una cosa: cuando las personas realmente quieren ver algo, se van a quedar hasta el final sin importar que se queden sin metro.

Podrá sonar cruel, pero los asistentes del festival se llevan un 10 en su máxima potencia, ya que mostraron un compromiso y una energía que hizo que el set del trío fuera el cierre brutal de una celebración de 10 años que logró mantenerse de pie pese a las dificultades que se manifestaron en el día.

Desde acá el Team FILTER le desea más años de luz a NRMAL, pues la comunidad que han construido en estos años con pura camaradería musical es de suma importancia para nuestras vidas.

We <3 You

Relacionados

Perfume Genius: El estado más puro y honesto de la reinvención artística

Por lo regular cuando un artista pasa por un estado de reinvención solo se aborda…

NRMAL: El festival con más corazón

En la última década nos encontramos con una notable cantidad de iniciativas que se encargaron de hacer posible la visita de bandas que de otra manera no habrían podido venir por pertenecer a un circuito de nicho como el Festival Aural

Disorder Fest: Un domingo de synth-pop, industrial y oscuridad

¿Son de los que se quejan constantemente sobre los festivales que anuncian las mismas bandas de siempre? Quizá están enfocando su atención y energía en los lugares equivocados, ya que hay iniciativas que se están poniendo en marcha para

Festival Adverso: Lo mejor que le ha pasado a Guadalajara en mucho tiempo

Guadalajara es una región que no se ha caracterizado por tener una audiencia tan comprometida en cuanto a los conciertos que se han programado en sus tierras, ya

Noche de Battles en el Foro Indie Rocks

Battles no es una banda realmente desconocida en nuestro país, ya que en varias ocasiones han aprovechando para presentarse en la Ciudad de México con cada una de sus alineaciones, por lo que

VNV Nation: Una dualidad de emociones y energía

Por Steff Torres / @stefftorress Cuando las luces se apagan es momento de bailar una…

Volver arriba