Lee Fields and The Expressions cubrió de elegancia y energía la #SemanaIR – FILTER México
x
Pulse Intro para buscar o Esc para cerrar
Logotipo de Filter México
Logotipo de Filter México

Por Steff Torres
Fotos @Fresale

Hay músicos que con tan solo mirarlos transmiten poderosos sentimientos, uno de ellos es Lee Fields, su experiencia, su sencillez, elegancia y entrega en sus canciones es maravillosa. Sus más de 40 años sobre el escenario lo han convertido en front man que domina todo lugar que pisa.

Las características del soul lo convierten en un género que rompe cadenas, que se cubre de gloria y festeja la vida, así el segundo día de la #SemanaIR, el foro se cubrió de esperanza y un sentimiento de amor maravilloso, las sonrisas de diferentes generaciones cubrirán cada rincón, era como si la noche se hubiera detenido para nosotros y nada pudiera afectarnos.

Una leyenda merece una gran presentación, y después de la introducción de sus músicos, Lee entró al escenario con uno de sus clásicos sacos brillantes, hoy era su noche, él era el dueño de nuestras emociones y haría que todo a su alrededor se cubriera de amor.

Comulgando por el mismo sentimiento musical “I’m Coming Home” desató los gritos, la cátedra musical había comenzado. Con su nuevo material It Rains Love, bajo el brazo el deleite entre estos nuevos temas y clásicos como “Ladies” fueron la mezcla perfecta para esta noche, que nos trasladó a la mejor época de este género.

Aunque hubo muy pequeña pausa, para lograr que la potente voz de Lee se escuchara al máximo, la energía no bajó ni un poco, porque de eso se trataba la noche, de disfrutar al máximo cada momento.

Con “Faithful man” llegó un pequeño respiro y un cambio de vestuario, los ánimos habían subido y con esto el calor. La primera vez de esta banda sin duda fue espectacular, y “Honey dove” su último tema, nos dejó a todos con ganas de una futura visita y una experiencia difícil de repetir.

Lee Fields es un maestro del soul, se entrega a su público, les pregunta sus nombres, se mantiene atento de que la pasen bien, baila, salta, gira, y deja que la fuerza de su voz penetre en el alma. Imposible escucharlo y no salir sonriente, por alrededor de hora y media cualquier preocupación quedó atrás, gracias a sus letras.

Comentarios

comentarios