Saltear al contenido principal

COBERTURA

La implacable psicodelia de Temples en el Foro Indie Rocks

Por Nyd Valerio
Fotos Gibran Montalvo

Temples es de esas bandas que sin ser cabezas de cartel en festivales, donde sea que se presenten tienen una base fiel de fans que infaltables llenan los venues. En esta ocasión el concierto fue sold out, reuniendo a (según el aforo del lugar) 650 personas en el Foro Indie Rocks, ansiosas de ver al cuarteto inglés y escuchar por primera vez en vivo su nuevo álbum, Hot Motion, estrenado el mes pasado.

Minutos antes de la hora confirmada, Temples salió al escenario. Cuatro tipos melenudos, delgaduchos y engalanados con un look setentero (gargantillas, sacos con textura, flecos en la camisa, pantalones acampanados y botas con tacón), fueron el primer elemento para introducirnos a un concierto que evocó una época, no sólo por los sonidos, fieles a la tradición psicodélica, sino también por el mismo espacio que conserva la decoración de antaño.

Haciendo sonar sus instrumentos mientras probaban brevemente la afinación, el público ya soltaba gritos emocionados, desde los de la valla, hasta los que estaban pegaditos a la consola, hasta el fondo. Como marcha de guerra el concierto inició con «The Howl», acompañado de las palmas del público.

A pesar de algunas fallas con el audio que la banda pidió arreglar, el concierto continuó con «Certainty», recibida con vitores porque fue el primer sencillo de su segundo álbum (Volcano, 2017), tan esperado después del boom que fue su disco debut, Sun Structures, en 2014. Una canción hipnótica y solemne que hacía ver mágicos los visuales que se proyectaban detrás de la banda, versiones reproducidas de los cuatro con una degradación psicodélica de color.

«You’re Either On Something» fue de esas canciones que, por más emocionante que fuera escucharla en vivo, no podíamos corear los agudos coros junto con James Bagshaw. Aún así, la gente no dejó de intentarlo y resultó en un suave coro con ocho tonos de diferencia, que el cantante no dejó de celebrar.

Para terminar de introducirnos en el mood psicodélico, por si alguien aún faltaba, sonó ‘Colors to Life’, de su álbum debut. La canción creó una atmósfera somniolenta con la que la única razón para mantenernos al hilo era la guitarra principal que nos guiaba en un ir y venir del show a algún otro lugar místico sin necesidad de drogas (¿o sí?). Ya en estas condiciones vinieron «Holy Horses», «I Wanna Be Your Mirror», «The Golden Throne» y «Context», un mix variado de sus tres materiales, sin embargo, la energía explotó fue con «Move with the Season», «Keep in the Dark» y «Shelter Song», de su primer álbum, clásicas en su repertorio y que los fans no dejaron de cantar y grabar con todas las melodías sucediendo suavemente y embriagando desde el oído a la piel.

Aunque el audio del lugar no ayudó a reproducir de la mejor manera las canciones (los bajos retumbaban en la estructura del foro y el micrófono de Thomas Walmsley se viciaba cada tanto), fue hasta «Hot Motion» que se escuchó como se esperaba y como se merecían, esta y las canciones que siguieron en el encore.

Un par de minutos esperamos para verlos volver al escenario con «A Question Isn’t Answered», canción que al instante fue coreada, acompañada por aplausos y movimientos de cabeza con nuestras invisibles cabelleras de los setentas. Incluso Temples parecía disfrutar más en este momento, se mecían junto son sus instrumentos y Bagshaw hacía mover los flecos en los brazos de su camisa mientras hacía gala de su dominio de la guitarra.

La cúspide llegó con la aclamada y esperada «Mesmerise», misma que extendieron al doble con esa melodía de bajo que bien podría extenderse al infinito mientras abre camino para que los demás instrumentos armen melodías brillantes, rítmicas y reverberantes. El público no pudo pedir más con este solemne cierre. Sin duda, Sun Structures fue el álbum que se llevó el show, no podía ser diferente si consideramos que más de la mitad de sus temas fueron hits.

Este mes no es especial sólo por el famoso rocktubre, sino por la serie de eventos – ya esperados – que suceden alrededor del Festival Hipnosis 2019 donde los melómanos amantes del rock, la psicodelia y los guitarrazos tienen su celebración. Así, Temples inició con este ciclo, que pasará por Jonathan Bree, el solo show de Stereolab y termina con BEAK> a inicios de noviembre.

Relacionados

Perfume Genius: El estado más puro y honesto de la reinvención artística

Por lo regular cuando un artista pasa por un estado de reinvención solo se aborda…

NRMAL: El festival con más corazón

En la última década nos encontramos con una notable cantidad de iniciativas que se encargaron de hacer posible la visita de bandas que de otra manera no habrían podido venir por pertenecer a un circuito de nicho como el Festival Aural

Disorder Fest: Un domingo de synth-pop, industrial y oscuridad

¿Son de los que se quejan constantemente sobre los festivales que anuncian las mismas bandas de siempre? Quizá están enfocando su atención y energía en los lugares equivocados, ya que hay iniciativas que se están poniendo en marcha para

Festival Adverso: Lo mejor que le ha pasado a Guadalajara en mucho tiempo

Guadalajara es una región que no se ha caracterizado por tener una audiencia tan comprometida en cuanto a los conciertos que se han programado en sus tierras, ya

Noche de Battles en el Foro Indie Rocks

Battles no es una banda realmente desconocida en nuestro país, ya que en varias ocasiones han aprovechando para presentarse en la Ciudad de México con cada una de sus alineaciones, por lo que

VNV Nation: Una dualidad de emociones y energía

Por Steff Torres / @stefftorress Cuando las luces se apagan es momento de bailar una…

Volver arriba