Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Pelada: Techno-punk contestatario

Por Francisco Reyes / @illuminawtyy

El secreto mejor guardado del punk se encuentra en Canadá, canta en español y se llama Pelada. Compuesto por Tobias Rochman y Chris Vargas, este dúo se encarga de combinar los infecciosos ritmos del techno con algunos elementos tomados de la música latina como el reggaetón, acompañados de una enérgica voz que denuncia desigualdades sociales y pone en evidencia la falta de empatía existente en un mundo musical dominado por varones.

Su primer EP No Hay fue lanzado en el 2016 a través del sello New, para posteriormente firmar con la afamada disquera Pan, con quienes lanzaron su primer LP Movimiento Para Cambio en octubre del 2019, el cual los ha llevado a pisar escenarios por todo el mundo; desde los clubs más underground en Europa hasta festivales como el NRMAL en su edición 2018.

Como parte de la más reciente entrega del festival, se realizó un showcase donde Myuné y Kimbauer acompañaron a Pelada en una noche llena de sudor, gritos, baile y frenesí.

Antes de su presentación de aquella noche, tuve la oportunidad de sentarme con Chris y Tobias para tratar de descifrar un poco de lo que se esconde detrás del imponente universo de Pelada.

Unir a las escenas del punk y rave parece un trabajo difícil. ¿Cómo ha resultado esta experiencia hasta ahora?

Tobias: Creo que el punk ha existido por tanto tiempo que ya no se tienen los mismos prejuicios que había en los 90 o cerca de esa época. No me sorprende que a Henry Rollins no le guste la música rave, pero creo que los chicos que están creciendo en el 2020 son mucho más abiertos. Creo que el punk se trata de hacer lo más que puedas con lo poco que se tiene, y creo que en la era moderna la música electrónica se trata de lo mismo: puedes hacerla desde tu habitación, barato, con un software pirateado. Creo que nuestra idea sobre el punk está cambiando junto con la cultura.

Eso me recuerda bastante a Atari Teenage Riot y la manera en que tuvieron que lidiar con existir entre la escena hardcore y la escena techno.

T: ¡Por supuesto! Estamos haciendo algo similar. Siento que en ocasiones nos toca lo mejor de dos mundos; a veces tocamos para punks y a veces tocamos en raves, y la gente siempre está dispuesta a participar. Atari Teenage Riot está cool porque no solamente son punks y electrónicos, sino que también son políticos. Aunque creo que nosotros estamos tomando influencias que ellos jamás tomarían, como el reggaetón o cosas así, donde jamás verías a Alec Empire. Tengo mucho respeto por ellos, aunque no fueron una influencia directa.

Ahora… Bueno, primero, me gustaría conocer su opinión acerca de Spotify y las plataformas de streaming.

Chris: ¡Oh, justo estábamos hablando de eso!

T: Nos vas a meter en problemas (risas). Puedo decir que nuestro álbum salió hace 6 meses y no tuvo ningún apoyo editorial –como Spotify metiéndonos en playlist– pero aun así consiguió tener  100,000 streams, lo que se siente al equivalente de tener 6 millones con apoyo editorial (risas). También, siento que los músicos están alterando la manera en que hacen música para apegarse a los algoritmos; algunos músicos empiezan sus canciones con un coro para que no los salten en una playlist de Spotify, así que está modificando la manera en que la gente hace música. Tengo dos opiniones, por un lado digo “al carajo Spotify”, pero por otro, si comenzaré una guerra contra alguien, no será contra Spotify porque creo que hay problemas más importantes en el mundo. Está muy loco pensar como la industria de la música está haciendo mucho dinero de nuevo, aunque creo que nada de ello va para los artistas.

Pienso que, al estar en una banda política con un mensaje bastante fuerte, la gente siempre busca una manera de cuestionar la autenticidad de ese mensaje. Antes, solía ser el hecho de que una banda firmara con una disquera grande, pero ahora parece ser el simple hecho de tener tu música en Spotify. ¿Crees que Spotify y las plataformas de streaming tienen una influencia directa en la manera en que la gente percibe tu mensaje?

T: Es una pregunta muy interesante, porque creo que existen personas que solo experimentan la música a través de Spotify, y esa es su única relación con la música. Spotify es solo una plataforma. Tienes a Bandcamp que creo que es una muy buena plataforma. Creo que lo positivo acerca de Spotify es que tiene la opción de escuchar las cosas gratis, así que no creo que sea necesariamente elitista, aunque creo que las regalías que entregan al artista son casi nada.

C: Creo que todas esas ideas acerca del streaming también tienen que evolucionar con el tiempo. Ahora, tal vez se ha convertido en una manera muy accesible de obtener música, aunque la gente tal vez no sabe que los artistas hacen casi nada de dinero con Spotify. No importa si la gente cree que nuestro mensaje no es completamente político o activista, porque la gente escucha música a través de diferentes maneras como Youtube, Soundcloud o lo que sea. Solo escucha la música como quieras; no le restará algo a lo que nosotros intentamos decir.

T: Creo que lo mejor acerca de nuestros fans es que son reales. Lo hicimos a la manera de Black Flag de solo estar de gira y tocar en muchos lugares, así que al final tocas en 100 ciudades del mundo y crece tu base de fans. Haciendo las cosas un poco diferente, tuvimos algo de suerte, sin tener que vender nuestro mensaje.

C: Constantemente vamos contra la bestia, y la bestia es el capitalismo y la gente que quiere capitalizar los streams y todo lo demás a través de Spotify. No se puede pretender que no es real y un verdadero competidor, pero también se puede optar por no participar en eso y hacerlo de manera auténtica. Puede ser que el resultado final se consiga de una manera más lenta, pero se llegará ahí.

T: Muchas veces también nos obsesionamos con la estética de la autenticidad en la comunidad de música underground, donde la gente finge lo auténtica que es, pero termina siendo como todo lo demás. Estás comunicando a otras personas como tú, que tú eres como ellos. Las redes sociales nos han entrenado para interpretar nuestras vidas para otras personas y nunca eres tan real como crees ser.

¿Creen que aún exista una escena underground real?

C: ¡Por supuesto que aún existe!

T: Vamos alrededor del mundo tocando raves underground hasta las 5 am, y cuando estás con esa gente es cuando te das cuenta que lo que tienes es real y que lo que están experimentando es algo offline bastante especial. No tengo miedo por el underground, porque lo seguimos experimentando.

C: Aún participamos y existimos en él. Aunque tal vez estemos haciendo entrevistas con medios como Filter México o lo que sea, seguimos siendo bastante underground. Un montón de festivales grandes ni siquiera voltean a vernos.

Han logrado hacerse una reputación por tener un show intenso y convertirlo en algo especial para los fans. ¿Cómo describirían la conexión que existe con sus fans durante un show?

C: A veces, cuando iniciamos, nos gusta comenzar con una explosión en el show en vivo, y la gente usualmente no lo espera, y su subconsciente les dice que tienen que escuchar y no bailar; pero me he dado cuenta que entre más cómoda y energética soy, la gente responde a eso y se suelta. A menudo tocamos en ciudades donde la gente dice: “¡oh, la gente bailó! Y nadie baila por aquí”. Creo que existe un intercambio entre nosotros y la audiencia.

T: Puede que te guste una canción del álbum y nos escucharás tocar una versión con partes distintas en vivo, y solo tú, el miembro de la audiencia, recibirá esa versión especial de la canción que está siendo hecha en el momento. Creo que el show en vivo es lo principal de nuestro trabajo.

¿Tienen alguna manera recomendada para que la gente viva el show al máximo?

C: No, que cada quien lo haga como quiera.

T: Hace poco estuvimos en una fiesta en LA llamada SCUM.

C: Es un evento queer, latinx y drag que inició por unas personas que querían combinar eso con el punk, y fue increíble que se acercaran a nosotros porque es algo que nos habla de verdad, y la gente que asistió al show es como desearía que fuera la gente de cada uno de nuestros shows.

T: Ese público estuvo increíble desde el primer segundo.

C: Y la mayoría de la gente hablaba español, así que podíamos comunicarnos entre inglés y español. Esos lugares donde una comunidad se une por un mismo fin, son geniales. No hay instrucciones en cómo disfrutar el show, pero nos gustan ese tipo.

Relacionados

Washed Out: Un romántico sin remedio

Con Washed Out me pasa siempre lo mismo, cada álbum me da una historia y un paraíso audiovisual que me remiten a un verano que si bien no he vivido, me dan ganas de vivir. En esta ocasión Purple Noon te lleva en un sensual viaje en velero por el mediterráneo, con tu crush de verano y Santorini de fondo. Ya sé, todo un sueño.

X: Reviviendo el punk rock en tiempos de pandemia

X fue una de las bandas pioneras del punk rock en los años 80, incluso recibieron un reconocimiento oficial por parte de su ciudad natal, Los Ángeles, porque su trayectoria habría aportado algo grande a la cultura y la música de la ciudad.

89s†: El complemento de la música e imagen en la oscuridad

Adentrarse a las tinieblas, abrazar las sombras y desenvolverse entre retorcidas visiones a media luz es un camino que no cualquiera sigue. Carlos GrabStein eligió este andar de forma casi inesperada iniciando como Dj y promotor de eventos hasta dar el paso a ser productor bajo el seudónimo de 89s† .

U.S. Girls: La cuarentena también nos enseña mucho sobre nosotros mismos

En medio del caos las voces ajenas suenan más dulces de lo ordinario, como los temas de U.S Girls; hablar con Meghan Ann fue un golpe de energía. Las letras del proyecto siempre han tenido una connotación política, no le interesa un coro pegadizo o una canción

Yves Tumor: Música para mentes torturadas

Sobra decir que Yves Tumor es una figura muy enigmática. Las entrevistas a lo largo de su carrera son escasas, así como los detalles de su vida privada (ni siquiera estamos seguros de conocer su nombre real),

Pelada: Techno-punk contestatario

El secreto mejor guardado del punk se encuentra en Canadá, canta en español y se llama Pelada. Compuesto por Tobias Rochman y Chris Vargas,
Volver arriba