Saltear al contenido principal

NOTICIA

Peter Saville y la reinvención de la cultura pop

Por Alejandro Hernández

Peter Saville es el diseñador responsable de algunas de las portadas más icónicas del siglo XX. Fue uno de los fundadores de la mítica Factory Records, una de las disqueras que más han influido para llevar los mensajes de las subculturas al mainstream.

El sello discográfico fundado en Manchester, Inglaterra, en 1978 por Tony Wilson, Martin Hannett, Alan Erasmus y Peter Saville es reconocido por haber contado con Joy Division, New Order o los Happy Mondays entre sus artistas más representativos. Durante más de una década Factory Records y su club The Hacienda, fueron la vanguardia musical a nivel mundial y Saville era el encargado de ilustrarla.

Factory fue el hilo conductor de la escena musical en Manchester, donde los músicos querían alejarse del legado del punk para buscar hacer música no convencional que representara la industrialización de su ciudad. Asimismo, la gráfica de Factory se aleja de lo hecho un par de años atrás por los Sex Pistols o los Buzzcocks para crear una estética nueva menos caótica sin dejar de ser controversial.

El primer diseño de Peter Saville para Factory fue un poster para un evento en The Hacienda que no pudo ser publicado a tiempo. Sin embargo, su estilo gráfico agradó a Tony Wilson quien lo mantuvo en la disquera como parte esencial del equipo, encomendándole el diseño del logotipo. El trabajo de Saville está influenciado por las vanguardias europeas de principios del siglo XX y la industrialización de las ciudades inglesas. A la vez que retoma elementos de la bauhaus o del suprematismo, el diseñador incorpora elementos industriales como el suaje y la producción en serie a sus diseños.

Además, durante sus estudios en el Politécnico de Manchester tuvo un acercamiento a la ilustración tipográfica gracias a un texto de Jan Tschichold incluido en el libro: Pioneros de la tipografía moderna de Herbert Spencer. Según las propias palabras de Saville, gracias a este capítulo comenzó a notar un paralelismo entre el trabajo de Tschichold y el surgimiento del new wave que marcaba el final de la primera oleada punk.

Uno de sus trabajos más polémicos fue el realizado para el álbum Closer de Joy Division en 1980. La cubierta del disco muestra una foto de una tumba italiana de estilo neoclásico, sin embargo, el suicidio de Ian Curtis dos meses antes del lanzamiento de Closer hicieron que pareciera algo planeado a pesar de que la portada fue diseñada meses atrás. Pese a la polémica de la portada, el álbum tuvo una gran recepción por revistas como NME quienes lo clasificaron como uno de los mejores discos del año.

En 1981, Peter Saville fue contratado como director de arte de Virgin Records y en 1983 creó su propia firma, pero se mantuvo como consultor de arte en Factory Records. Este cambio le permitió seguir trabajando con New Order, formada por los sobrevivientes de Joy Division, y al mismo tiempo trabajar con otros artistas como Roxy Music, Brian Eno y Orchestral Manoeuvres in the Dark, con quienes realiza algunos de sus trabajos más representativos.

El diseñador puede expresarse de una manera muy similar a como lo hacen los músicos y siempre debe buscar darle un significado propio al arte de los discos más allá de las referencias obvias. Las portadas de los discos deberían ser una representación gráfica de la música de la banda y no solo una foto de los músicos luciendo modernos y atractivos.

Tal es el caso de sus trabajos más famosos Unknown Pleasures de Joy Division y Power, corruption and lies de New Order. Al no tener impreso el nombre de la banda, el consumidor se puede encontrar atraído a la portada del álbum sin importar si conoce la música de la banda o no, el disco por sí mismo se convierte en una pieza de colección. Ambas obras tienen en común el uso de imágenes ya existentes pero repensadas y recontextualizadas por el diseñador británico. Saville hace de la reapropiación una herramienta poderosa al retomar obras ya existentes y darles un nuevo sentido.

Para Unknown Pleasures, Stephen Morris, baterista de Joy Division, entregó al diseñador una ilustración encontrada en una enciclopedia astronómica de Cambridge que representaba las ondas emitidas por una estrella moribunda. El gráfico fue retomado por el diseñador para crear una de las portadas más memorables y reproducidas de la historia de la música. La composición minimalista de las líneas blancas sobre un fondo negro texturizado, crearon una imagen muy reconocible aún cuatro décadas después.

En la mítica portada de Power, corruption and lies, se retoma una obra de Henri Fantin-Latour para reencuadrarla y añadirle una prueba de color en la esquina superior derecha. La prueba de color estaba cifrada a partir de un código de color impreso en la contraportada. Cuenta la anécdota que cuando Factory solicitó permiso para fotografiar la obra, resguardada en la National Gallery de Londres, el director de la institución se rehusó afirmando que el cuadro pertenecía al pueblo de Gran Bretaña, a lo que Saville respondió: “Pues ahora el pueblo lo reclama”.

Como mencionamos antes, la formación de Saville como diseñador hizo que la tipografía fuera un elemento dominante en muchas de sus ilustraciones. Tal es el caso de Substance o Movement -ambos de New Order– o en Always Now de Section 25 donde el autor solo hace uso de tipografía, color y algunas líneas para crear composiciones poderosas.

El proceso creativo de Peter Saville es fácil de definir y es que siempre diseña para sí mismo. Se piensa como un consumidor y diseña lo que le gustaría tener en su colección. Por eso algunas veces no esperaba la aprobación de los músicos para mandar a la imprenta la portada de sus discos; en diversas entrevistas ha explicado que mandaba el arte a imprenta sin mostrárselo antes a las bandas, ellos lo verían cuando el disco fuera lanzado en tiendas y así su trabajo no sufriría modificaciones.

El trabajo de Saville puede ser clasificado simplemente como genuino y original. Para él, ser auténtico se trata de hacer algo en lo que crees y hacerlo sin ningún compromiso. Cuatro décadas después de la fundación de Factory Records, sigue siendo uno de los diseñadores más relevantes de su generación tras colaborar con bandas como Joy Division, Duran Duran, New Order, OMD, Wham!, Roxy Music, Brian Eno & David Byrne, Paul McCartney, King Crimson, Pulp, Suede, entre muchos otros que puedes escuchar en nuestra playlist.

Siempre orgulloso de su ciudad natal, en 2004 fue designado como director creativo de Manchester donde hoy en día tiene un papel relevante en la planeación e implementación de políticas culturales. Sus diseños ayudaron a crear una nueva estética que representó el cambio cultural en la escena musical a finales de los setentas y ha logrado mantenerse vigente desde entonces.

Noticias relacionadas

Los 70 mejores discos de 2020

A pesar de que muchos proyectos frenaron sus planes para lanzar un nuevo álbum en…

Various Artists: Los mejores 20 compilados de 2020

El coronavirus convirtió al 2020 en un año como ningún otro, pues dejó al descubierto…

Linea Aspera: Buscar ayuda no debe avergonzarnos; debe ser alentado y elogiado

Mientras pasaban su tiempo en Londres a inicios de la década pasada, Alison Lewis y Ryan Ambridge decidieron trabajar en un proyecto dominado por la fascinación que tenían por los sintetizadores y aquellas formas cristalinas que se desprendían de los sonidos que estaban escuchando en ese momento.

Los 35 mejores EP de 2020

Parecerá broma, pero no: Ya es diciembre, y eso significa que los subjetivos listados de…

Daft Punk publicó vídeo inédito de su presentación en el festival Summer Sonic

En un episodio de "Éramos felices y no lo sabíamos", el Alive Tour de Daft…

The Wall: La clásica película de Pink Floyd en streaming

A lo largo de la historia nos hemos encontrado con discos que terminan teniendo un…

Volver arriba