Saltear al contenido principal

NOTICIA

I Am Divine: El retrato de la musa de John Waters

DIVINE no necesita de mayor presentación, pues además de ser uno de los más grandes exponentes LGBT que logró brillar en películas de culto como Pink Flamingos, Multiple Maniacs y Mondo Trasho, también tuvo un notable impacto cultural en el underground de los 80 al trabajar en proyectos que con el paso del tiempo siguen siendo tomados como punto de referencia.

Harris Glenn Milstead, su nombre real, se caracterizó por no andarse con rodeos al momento de derrochar glamour a más no poder sobre un escenario, teniendo un ideal punk que la impulsaba como una entidad completamente confrontadora, pues incluso logró presentarse en el legendario The Hacienda de Manchester, espacio operado por Factory Records y lanzado luego de que New Order regresara de su primera gira por Estados Unidos.

De regreso al 2013, Jeffrey Schwarz quiso profundizar en la vida de DIVINE como artista, persona, musa de John Waters y su crecimiento drag en el documental I Am Divine, dando como resultado uno de los mejores documentales que se han producido en años recientes.

¿No lo han visto? No se preocupen, aquí se los dejamos completo y con subtítulos:

Noticias relacionadas

Giallo Disco Records: Música para amantes del cine de terror italiano

Durante el Siglo XX el cine de terror fue pasando por un momento crucial donde…

A Little Stitious: 13 canciones sobre el 13 y la mala suerte

La temporada spooky nunca se termina, no es exclusiva de Halloween ni de Día de…

12 discos nuevos para el fin de semana

Aunque nos estamos acercando a los últimos días del año y ya han empezado a…

PREMIERE: Acid Fader hace eco de la intensidad de «Romanov» en su nuevo vídeo

México es un país repleto de sonidos que en ocasiones se sienten como el secreto…

A Punk Prayer: El documental completo sobre Pussy Riot

Cuando el nombre de Pussy Riot empezó a circular de forma mediática en 2012, daba…

Upside Down: Un documental sobre la historia de Creation Records

Creation Records tiene una historia muy particular, especial, colorida y un tanto… digamos, agria, pues…

Volver arriba