Saltear al contenido principal

NOTICIA

Vince Clarke: La máquina de hits del synth-pop de los 80

Cuando Depeche Mode comenzó a dar sus primeros pasos era evidente que la banda estaba manejando un patrón musical muy particular donde los tonos minimalistas solían predominar en el uso de sus sintetizadores, lo que los inclinaba un poco más hacía el pop que dominaba los charts europeos durante la década de los 80.

Si bien esa transición que existió entre Composition Of Sound y la encarnación de la banda con Dave Gahan al frente no navegaba únicamente en el pop color de rosa (por así decirlo), el sonido de Depeche Mode tenía la fórmula perfecta para producir hits que se quedaran grabados una y otra vez en la cabeza, tal y como sucedió con “Dreaming Of Me” y por supuesto “Just Can’t Get Enough”.

El responsable de esa personalidad tan singular que hizo que el nombre de la banda se impusiera dentro de lo que estaba sucediendo en aquel entonces fue Vince Clarke, pues sin hacer menos el trabajo de los demás debido a que trabajaban en conjunto, es muy obvio que al ser uno de los elementos que pusieron las bases para el nacimiento de la banda junto con Andy Fletcher, la estética sonora era comandada en su mayoría por él.

Por esa razón, cuando Depeche Mode se planteó la idea de explorar otros terrenos con unos tonos más opacos y que dejaron al descubierto el lado oscuro del proyecto, Vince decidió hacerse a un lado y no porque la idea que tenían sus compañeros fuera mala, sino que él quería probar algo diferente.

Es así como le fue dando vida a otras instituciones con las que quedó comprobado que era todo un artesano para componer himnos no solo del synth-pop, sino de la música en general. Como muestra de ello está Yazoo:

¿Qué pasó con Yazoo? Pues aunque solamente estuvieron activos durante tres años, ese tiempo que pasó con Alison Moyet fue crucial para el imperio que estaba diseñando tanto en el ámbito de la experimentación con el uso de sintetizadores, así como en su fascinación por fortalecer y nutrise de conocimientos al momento de producir sus canciones y las de otros artistas.

Quizá no hace falta ser un mega clavado en las áreas de producción y apreciación musical para notar que desde un inicio tenía muy clara su mente y por esa razón cada uno de sus proyectos tiene ‘El Sello Vince’ tanto por el estilo de las melodías, los coros y el cómo van creciendo las canciones para provocar una especie de adicción en la mente.

Y aunque el patrón musical de sus primeros proyectos se inclinaba por completo a las pistas de baile y aquellos hits que saturaron Top Of The Pops, también tuvo un momento de reflexión donde bajo un poco la tonalidad de sus instrumentos en The Assembly, proyecto que inició con el productor Eric Radcliffe luego de la separación de Yazoo.

¿El hit? “Never Never”.

Aunque pudiera pensarse que así como era un genio para producir hits, no era tan constante para que duraran sus proyectos, con The Assembly fue centrando por completo sus ideas para formar alianzas, sellos, colaboraciones y respaldar artistas que se iban abriendo paso en el camino que fue podando, por lo que de cierta manera podría decirse que Erasure encontró todo eso que estaba buscando desde el inicio gracias al respaldo de Andy Bell.

Contrario a lo que pasó durante su estancia en Depeche Mode, Yazoo y The Assembly, el éxito que tuvo con Erasure no se limitó únicamente al Reino Unido, sino que despegó por completo de este lado del charco con “Love To Hate You”, “A Little Respect”, “Oh L’amour” y “Sometimes”, pues hay que recordar que durante los 80 no era tan sencillo que los actos británicos tuvieran el mismo impacto en el continente americano (bueno, a veces sigue sucediendo).

Erasure es el reflejo más claro del estado de reinvención por el que fue pasando Vince Clarke desde que tomó un sintetizador, pues con más de 15 álbumes de estudio y años donde fue jugando con distintos equipos que al final lo llevaron de regreso a sus inicios con el nacimiento de VCMG, su proyecto con Martin Gore, el productor británico expandió sus horizontes al ir más allá de sus limitantes y con eso se ha dado la oportunidad de experimentar con artistas nuevos consolidados por medio de remixes, tal es el caso de A Place To Bury Strangers, Liars, Franz Ferdinand, Goldfrapp, Bleachers, Chad Valley, The Present Moment y hasta Ladytron.

Más que una restrospectiva, todas estas palabras son para darle su merecido reconocimiento a una de las mentes más brillantes de los 80, cuyo trabajo sigue teniendo un notable impacto en los sonidos que se producen en la actualidad.

Acá les dejamos su clásica mancuerna con Paul Quinn de Bourgie Bourgie.

Noticias relacionadas

JimJamJesus: El nuevo playlist de Jim Reid de The Jesus And Mary Chain

Se supone que en estos momentos The Jesus And Mary Chain está trabajando en las…

The Umbrella Academy: Toda la música de la serie en un solo playlist

Puede ser un poco desgastante que cada dos o tres meses aparezca una nueva serie…

Tournée Générale: Recordando los años de Mano Negra

La historia de Mano Negra es muy particular, pues aunque no fue tan compleja y…

Made of Stone: El documental sobre The Stone Roses

The Stone Roses ha tenido una de las carreras más turbias e influyentes de los…

Outtakes: 7 momentos clave de Lollapalooza 2020

(Foto Billboard) Lollapalooza es uno de los tantos eventos que tuvieron que cancelarse este año…

10 discos nuevos para el fin de semana

Hablar de la rapidez con la que pasa el tiempo puede ser un poco innecesario,…

Volver arriba