Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Entrevista con Rodrigo Guardiola de Zoé

Zoé

Por Lucero Erandi

Hace más de 10 años que en la radio comenzó a sonar “Love“, tema que catapultó en la fama a Zoé. Ahora, con casi 20 años de trayectoria, la banda se encuentra a mitad de su gira Prográmaton que se desprende del nombre del disco que salió a finales del año pasado. Durante este tiempo los rocanlovers aseguran que aún se sienten nerviosos al subirse a un escenario y que no les preocupa el hecho de que parte de su público considere que se han encasillado en un sonido ya que, aseguran, ellos están a gusto con sus producciones y música.

Rodrigo Guardiola, baterista de Zoé, nos platicó sobre la gira y  la serie de presentaciones que han dado, desde, Coachella hasta el venue más pequeño del país. Ahora cuentan con una fecha en el Foro Sol (8 de noviembre) tras un año de no tocar en el DF, el cual promete contar con colaboraciones e invitados sorpresa.

Cuéntanos sobre Prográmaton y la gira.
Llevamos desde noviembre del año pasado con una gira de este disco lo cual nos ha traído muy buenas cosas, hemos visitado algunos países por primera vez y otros los hemos repetido. La gira y el disco van muy bien. Estamos lanzando un tercer sencillo llamado “Fin de Semana”. Esta gira no ha sido tocada en el DF. Desde que nos presentamos en el Vive Latino del año pasado no habíamos tenido oportunidad de tocar ahí. Será el show más grande que hemos tenido en nuestra historia como banda. En general ésta ha sido la gira más completa que hemos hecho, porque es donde se han sumado más países entonces nos ha dado todo tipo de experiencias, por lo general muy positivas.

¿Por qué nombraron Prográmaton al álbum?
Es como ya una línea o costumbre de títulos que hace León con compuestos de palabras, como el disco anterior que se llamó Reptilectric o Rocanlover. Ahora Prográmaton es como un juego entre la vida y esta especie de programación.

Después de estar tanto tiempo presentándose fuera del DF en sitios pequeños, ¿creen que puedan llenar un lugar como el Foro Sol?
Ojalá. Es un reto importante nadie lo garantiza. Afortunadamente se dio la oportunidad. La última vez que hicimos conciertos en el DF durante el álbum Unplugged originalmente íbamos a hacer cuatro conciertos en el Metropolitan, teníamos una expectativa como de 12 mil boletos y acabaron siendo 14 mil, quizá 40 mil en el Metropolitan. Eso nos dio buenas posibilidades de estar en el Foro Sol. También nos gusta tocar en lugares pequeños. Hay países a los que hemos ido por primera vez y se hacen shows muy pequeños. Nos ha tocado de toda Latinoamérica, en España, Estados Unidos, disfrutamos de ambos, pero por primera vez Zoé va a estar en un lugar tan grande en un show propio, es un gran reto.

Zoé

¿Cómo es su proceso de trabajo grupal?
Es dinámico, nos gusta autocriticarnos en todos los sentidos. Todo el mundo tiene que ver con los arreglos e instrumentos. No nos limitamos al instrumento de cada uno; es ahí donde decimos que nos gusta experimentar mucho y hay autocrítica en el proceso de los discos.

En estos casi 20 años de carrera ¿qué logros creen que les falta realizar como agrupación? 
Creo que todos los días concretas algunas metas y se abren otras. Eso le da mucha vida a esta carrera que todo el tiempo exige el reto de volver a empezar con otro público con otros países. Uno de los sueños y metas principales de la mayoría es que su música sea escuchada por la mayor cantidad de gente posible, entonces el truco es mucho trabajo y van pasando todo tipo de situaciones que te hacen crecer y valorar lo que ya lograste en algún sentido y darte cuenta de lo que te falta en otro.

¿Qué opinas de que parte de su público considere que se han encasillado o en un sonido o que se han vuelto muy comerciales?
Para nosotros más bien es como una gran fortuna que un grupo como Zoé, con este género de música que no es el principal en México, haya crecido tanto. Mientras nosotros estemos a gusto con nuestro sonido y nuestros discos nos sentimos muy tranquilos, muy satisfechos. En realidad siempre te van a etiquetar o decirte que si te vuelves comercial o no. Como que la gente por un lado le gustaría verte siempre pequeño porque así eres medio su banda, como su descubrimiento, pero para nosotros es necesario crecer sino incluso hubiera sido imposible continuar.

¿Hay alguna curiosidad en torno a las letras de sus canciones?
La canción “Dos Mil Trece” tiene un secreto que si la gente googlea podrá llegar a descubrir, no les puedo decir porque perdería el chiste, “Dos Mil Trece” no es un año es otra cosa.

Relacionados

ACTY: Noise y shoegaze literario #RumboaHipnosis

Amparo Carmen Teresa Yolanda. No, no estamos hablando de las amigas de tu tía, sino de tres dudes originarios de Tepeji del Río, Hidalgo, que renunciaron a los bares locales de covers para saborear lo que es crear música propia y experimentar con elementos del shoegaze, psicodelia y hasta post-punk.

Policías y Ladrones: Desde Tijuana hasta llegar a las “Nubes”

“Quiero ver las nubes todo el día. Dejar claro que todo va bien”. Así es como inicia el primer verso de “Nubes”, la canción que comparte nombre con el más reciente álbum de Policías y Ladrones.

The Wave Central: Tips para masterizar un lanzamiento

Hacer una canción y lanzarla requiere mucho trabajo. Escribir la letra, montarla en alguna melodía,…

The Joy Formidable: La música que haces siempre es una extensión de ti

The Joy Formidable es una banda de Gales y basada en Estados Unidos que hace apenas unos días presentó su nuevo álbum: Into The Blue.

The Wombats: Cómo dejar atrás la tristeza para encontrar inspiración

The Wombats es un trio de Liverpool que desde que comenzarón a sonar en aquellas épocas del dosmil con “Let Dance To Joy Division” aún continuan reinventándose y madurando, lo que los ha llevado a estar dentro del top 3 del Reino Unido con el lanzamiento del álbum Beautiful People Will Ruin Your Life. Después de tres años, regresan con “Method To The Madness”. un single bastante peculiar para el sonido al que estabamos acostumbrados.

David J: El fuego de Bauhaus se encendió de nuevo

La última vez que tuvimos la oportunidad de platicar con David J fue en 2016 con motivo del concierto que daría con The Gentlemen Thieves en el Lunario del Auditorio Nacional. En aquel entonces su pensamiento era completamente diferente al que tiene en la actualidad, pues hace 5 años estaba seguro que la historia de Bauhaus estaba terminada, que ya no tenía más para dar y que todo lo que tenían que decir en su momento ya estaba hecho.
Volver arriba