Skip to content

NOTICIA

Reseña 'Faith in Strangers' de Andy Stott

Andy Stott / Faith In Strangers

Faith In Strangers
Andy Stott
Modern Love
90%

Por Roy Rojas / @Royswell_

Aunque con un tono constante el nuevo álbum de Andy Stott, Faith in Strangers, se desliza entre los diferentes espacios que supone construir sonidos a partir de siseos, bajos de “baja” fidelidad, coros con eco y sonidos digitales encontrados en su andar cotidiano, todo lo anterior en una base de un reiterante “home” (interferencia) auditivo.

Menos bailable y techno, pero igual de hipnótico que Luxury Problems, su anterior LP, cuyo éxito lo llevó a concentrarse completamente en la música, Stott propone una gama de sonidos lentos y agresivos; con menos giros rítmicos; melancólicos, obscuros y subterráneos que le tomó más de un año escribir y producir, de enero de 2013 a junio de 2014.

“Time Away”, la pieza abridora, es brutal. Sencillamente desgarradora. Ruidos cavernosos y un zumbido que va y viene abren la válvula emocional de los siguientes 54 minutos que podrían ser el soundtrack de Cabeza Borradora de David Lynch; no sabemos si lo que escuchamos proviene de nuestra mente o en realidad es la música que como forma de humo nos rodea lentamente para envolvernos y llevarnos a lo profundo del resto de “Faith in Strangers” que se conducirá entre claroscuros sonoros.

Lo mismo es dub y hip-hop espeso como chapopote y distorsionado en canciones como “Damage” que techno nostálgico con coros femeninos como “Science & Industry” o downtempo elaborado con un bajo bastante grave como en “Missing”; Stott no le teme a ningún género, sonido, voz o estilo de grabación; lo demostró en su set que presentó en MUTEK en el cual únicamente incluyó dos temas de éste álbum y en donde jugaba con cualquier ritmo imaginable, lo destruía, deformaba y volvía a formar como masa moldeable.

El trayecto por el nuevo álbum del originario de Manchester no es sencillo de recorrer, nos exige atención para caer en sus pasillos de producción análoga, contemplativa y a veces abrupta entre sus temas, que se distancia de otras placas por su ausencia de constancia en su ritmo. Si en Luxury Problems el techno era el eje central, en Faith in Strangers hay una ausencia de alguna narrativa sonora similar, ya no digamos de dicho género, sino de cualquier otro. Pero no hay necesidad de que una aguja una a los nueve temas, porque permea el sentimiento, eso sí.

Uno relacionado al abatimiento, al decaimiento y a la tristeza que quizá estén emparentados con alguna clase de existencialismo en las letras, porque es difícil distinguir lo que las voces cantan pues aunque ubicadas en primer plano, se asemejan más a lamentos provenientes de alguna caverna que a voces femeninas y entre otras cosas alcanzamos a distinguir que dicen: “Sacudes bien tus demonios que piensas que nunca los conoceremos”. Con eso tenemos.

Noticias relacionadas

Volver arriba