Saltear al contenido principal

NOTICIA

Reseña: ‘Besides The Abyss’ de Lebanon Hanover

FP0151200Besides The Abyss
Lebanon Hanover
Fabrika Records
80%

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

Lebanon Hanover siempre ha tenido una tendencia muy particular. En ocasiones Larissa Iceglass y William Maybelline parecen ser una parodia de todo lo que tiene ver con la estética goth de nuestros días, cosa que hasta cierto punto funciona de maravilla por el sutil romance del que se alimentan sus canciones, las cuales siempre cuentan con letras que se asemejan a las de un poema moderno en donde la tristeza es un tipo de rebelión.

El dúo ya tiene varios lanzamientos en su haber, pero con Besides The Abyss, su oscura imagen vino a solidificarse aún más para encontrar un equilibrio emocional en donde las parodias y el humor que era proyectado en el pasado, ha mutado para convertirse en algo más centrado y delicado, cosa que hace que Larissa no sólo exponga sus mejores tonos vocales, sino que su estilo para componer un himno goth encontró una mayor madurez y por ende, tiene sentido que la parte instrumental de las canciones tengan una instrumentación mucho más compleja en comparación a sus álbumes anteriores.

La complejidad no tiene que ver con los instrumentos que utilizan, sino en el diferente uso que les dan dentro de sus propios términos como la guitarra acústica, la cual en determinado momento se hace presente en esta producción para inyectarle un poco más de espíritu y sentimiento como en “Broken Characters”. Los tonos, las armonías y las formas que va tomando la estructura de la canción evoca sin complicaciones la esencia natural que se apoderaba del corazón de Peter Murphy a inicios de los 90. El misterio que se esconde en los ojos de una persona, la historia que provoca un amor enfermizo y las diferentes formas de esclavitud corporal, son tan sólo algunas de las cosas que poco a poco se van uniendo por medio del cordón que Larissa tenía sobre su cuello mientras hacía que “Gallowdance” se convirtiera en un clásico instantáneo.

Besides The Abyss tiene una notable consistencia, el álbum avanza de forma natural y en ningún momento existe un elemento que altere por completo el orden que se va siguiendo desde el drum kit de “Hollow Sky” y los simples pero embrujantes acordes de guitarra que acompañan la voz de Larissa en “Fall Industrial Wall” y su estelar “The Chamber”. Por otro lado, su colega William Maybelline parece que en los últimos dos años se fue enfocando un poco más en la creación de las armonías perfectas, ya que esta producción parece que fue trabajada con muchísima cautela para no lastimar el palpable sentimiento que vive en cada pieza.

Maybelline tiene una aparición sumamente impresionante denominada como “Dark Hill”. Su voz suena más fuerte, cavernosa y con un volumen excepcional con el que deja en evidencia que el trabajo que ha venido haciendo en solitario como QUAL le ha beneficiado bastante a nivel personal. Besides The Abyss es un álbum de crecimiento y madurez, ambas partes del ensamble se encuentran en su mejor forma, lo cual hace que esta producción se sienta como algo inmensamente íntima y personal. Además, están varias de sus mejores canciones como “The Well” y “The Moor”.

El problema con Lebanon Hanover es que no tienen ningún problema. Sus intensiones son buenas, la idea detrás de este proyecto es honesta y los dos están haciendo lo que les place para buscar la manera de crear el soundtrack perfecto que musicalice sus historias de amor a la media noche. Besides The Abyss los posiciona muy bien dentro de un género que constantemente está en una batalla interna con sus emociones. Sin embargo, no es un material que esté cambiando el juego dentro del elegante universo del post-punk, sólo es un acercamiento más hacia la belleza que se esconde en la oscuridad; esa a la que todo el mundo puede entrar para bailar con la muerte.

Noticias relacionadas

The KVB: Psicodelia y post-punk para inaugurar el Portal Hipnosis

The KVB tiene una historia muy particular con la Ciudad de México, pues en 2012 apareció el álbum Always Then con una fotografía de la Torre Latinoamericana, siendo abordada en múltiples ocasiones por Nicholas Wood y Kat Day.

Circle Jerks: una dosis de punk en House Of Vans CDMX

Keith Morris es un hombre muy ocupado y aunque recientemente anunció un nuevo álbum de OFF!, también se encuentra de gira con los legendarios Circle Jerks; banda que formó a finales de los 70 con Greg Getson.

Motorama: su regreso triunfal a la Ciudad de México

No es ningún secreto que Motorama es una de esas bandas que visitan la Ciudad de México en cada oportunidad que tienen. Ya sea presentando un nuevo álbum o simplemente con una retrospectiva de su carrera, la banda rusa siempre encuentra un lugar en su agenda para visitar nuestro país tanto en festivales independientes como en foros mucho más complejos como el Pabellón Oeste del Palacio de los Deportes.

Franz Ferdinand: una sesión de hits en el Palacio de los Deportes

El Palacio de los Deportes se encargó de recibir una vez más a la banda de Glasgow, Franz Ferdinand. Con su gira y álbum Hits to the Head hizo un repaso de los éxitos que comenzaron desde su primer disco en 2004.

Clan Of Xymox + Die Selektion: una gran noche de darkwave en el Circo Volador

El regreso de Clan Of Xymox a la Ciudad de México estaba contemplado para el 2020 como parte del mejor festival que desafortunadamente no pudo ser a causa de la pandemia: CMD Fest. 

Warpaint: dos sold out en el Foro Indie Rocks

Presentando Radiate Like This, Warpaint regresó a la CDMX para tener dos noches sold out en el Foro Indie Rocks. Emily, Jenny, Teresa y Stella nos regalaron un viaje musical a través de sensuales líneas de bajo y un toque hipnotizante en la voz y las guitarras.
Volver arriba