Saltear al contenido principal

NOTICIA

Reseña: ‘II’ de METZ

met1z
II
METZ
Sub Pop
88%

Por José Carlos Martínez

El sonido de Metz tiene todos los síntomas de una banda nostálgica de principios de los noventa; este nuevo material está lleno de punk rock, de ese que nos invita a ponernos unas gafas de sol, pantalones rasgados y nos hace gritar con el poder de la guitarra, batería y voz. Los chicos de Toronto han conseguido ponerse en lo más alto desde su debut homónimo, pero ahora para ll, decidieron correr riesgos e imprimirle ingredientes esenciales de la banda que no habíamos podido escuchar en su primera producción y que parecían necesarias para este nuevo disco.

En “Acetate”, abandonan el frenesí de destrozo que tienen en su primer álbum para darle más espacio a Alex Edkins para que cante sus líneas con limpieza antes del coro abrasador que pone la canción cuerpo a cuerpo con el oyente. Como introducción esta pista es terriblemente eficaz, como un paseo por una montaña rusa.  “Spit You Out”, es el tema más largo de ll, pero esto no le quita ni una pizca de poder y aunque sabemos que Metz no necesita mucho tiempo para hacer magia con su música, esta pista te triturará la garganta y les volará la cabeza con sus riffs y tambores acelerados.

La ejecución de ll es impecable, por momentos irrumpe en ganchos repetitivos y una furia maniaca que ataca el sistema nervioso. “Kicking a Can of Worms”, es de las canciones con más energía y más salvajes del disco, es el cierre perfecto. Esta material es un ejercicio de disonancia que sólo se llega a apreciar cuando se escucha a todo volumen, mientras que su debut era una reflexión sobre la ansiedad y la histeria de vivir en una gran ciudad.

II está expuesto en diez pistas y cada una tiene alma propia, la única que juega como interludio de medio minuto es “Zzyzx”. En los 9 temas restantes, Metz ha permitido el tiempo adecuado para que cada canción se desarrolle en toda su extensión. En “Landfill”, Edkins utiliza frases que se arrastran en la basura y la suciedad, entre riffs y remolinos de gritos, la música rompe por un momento y él canta en un tono monótono ‘I don’t know what I believe in / All this shit’s just piling up’.

Cualquier persona que escuchó el debut de estos canadienses reconocerá que esta nueva producción está más equilibrada. ll muestra lo difícil que es escribir letras intensas, bien elaboradas y que Metz logra sin esfuerzo alguno. Este álbum podría describirse como una experiencia intensa  ofrecida a todos los que estén interesados en la tortura de sus tímpanos.

Noticias relacionadas

MUTEK MX + JP: Brillantes experiencias audiovisuales para un año pandémico

La red global de MUTEK vive en constante movimiento para siempre mantenerse a la vanguardia de lo que sucede tanto en el ámbito de la experimentación sonora como en las distintas disciplinas que giran alrededor del arte escénico y visual.

Perfume Genius: El estado más puro y honesto de la reinvención artística

Por lo regular cuando un artista pasa por un estado de reinvención solo se aborda…

NRMAL: El festival con más corazón

En la última década nos encontramos con una notable cantidad de iniciativas que se encargaron de hacer posible la visita de bandas que de otra manera no habrían podido venir por pertenecer a un circuito de nicho como el Festival Aural

Disorder Fest: Un domingo de synth-pop, industrial y oscuridad

¿Son de los que se quejan constantemente sobre los festivales que anuncian las mismas bandas de siempre? Quizá están enfocando su atención y energía en los lugares equivocados, ya que hay iniciativas que se están poniendo en marcha para

Festival Adverso: Lo mejor que le ha pasado a Guadalajara en mucho tiempo

Guadalajara es una región que no se ha caracterizado por tener una audiencia tan comprometida en cuanto a los conciertos que se han programado en sus tierras, ya

Noche de Battles en el Foro Indie Rocks

Battles no es una banda realmente desconocida en nuestro país, ya que en varias ocasiones han aprovechando para presentarse en la Ciudad de México con cada una de sus alineaciones, por lo que
Volver arriba