Saltear al contenido principal

COBERTURA

Disorder Fest: Un domingo de synth-pop, industrial y oscuridad

Fotos @Fresale
Por Ernesto Olvera / @MyBlogCliche

¿Son de los que se quejan constantemente sobre los festivales que anuncian las mismas bandas de siempre? Quizá están enfocando su atención y energía en los lugares equivocados, ya que hay iniciativas que se están poniendo en marcha para traer actos que difícilmente habrían llegado a nuestro país de otra manera y que en definitiva se sienten como balde de agua fresca, sobretodo en el circuito DIY.

Al mantener un singular estado de independencia también corren el riesgo de ser ignorados tanto por medios como por aquellas personas que no suelen clavarse tanto en la búsqueda de proyectos nuevos y sonidos que sean capaces de sacarlos de su zona de confort, por lo que en pleno 2020 sigue siendo complicado que proyectos nuevos como el CMD Fest o hasta el mismo NRMAL tengan el verdadero impacto que deberían de tener.

Disorder Fest es otra sólida alternativa a la monotonía musical que tiende a predominar en nuestras tierras, pues en su primera edición no solo incluyó dos actos asociados a una de las bandas rusas más queridas en México, Motorama, sino que también hizo posible la visita de tres proyectos que suelen operar en familia.

El primero de ellos fue Anatomy, proyecto de Jena Rose de PAWNS, donde a diferencia de su labor en la banda de post-punk, en su formato en solitario explora los terrenos industriales que en ocasiones evocan la misma intensidad de Pharmakon, con quien incluso ha estado compartiendo escenario en meses recientes.

Las presentaciones de Anatomy son cortas pero consistentes; te van empujando poco a poco hasta sumergirte en una catarsis que servía como teaser de lo que estaba por venir en el Plaza Condesa con los otros proyectos que venían acompañándola.

Eso sí, hay que agradecer que afortunadamente estos shows se realizaron en el Plaza Condesa, ya que de otra manera es muy complicado que podamos disfrutar de alguno de estos actos por separado en un recinto de este calibre y, aún así, era bastante frustrante ver que el venue no estaba ni la mitad de lleno siendo que estamos en una ciudad donde así como hay ofertas musicales, también hay un sentimiento de hate hacía las promotoras por no proponer o traer cosas nuevas, siendo que cuando las traen ni siquiera les ponen atención.

¿Era deprimente? En realidad no, ya que los que estuvieron presentes tuvieron la fortuna de ver en directo a una de las duplas más demoledoras, ruidosas y abrasivas que han aparecido en los terrenos del industrial en Norteamérica: HIDE.

Con solo un estrobo y los movimientos corporales de Heather Gabel, el dúo logró encapsularnos en un torbellino dominado por la ansiedad que provoca escuchar sus discos publicados por Dais Records, sello donde comparten espacio con Youth Code, Drab Majesty y SRSQ.

Ese mismo nivel de intensidad que se vive en los shows de HIDE es directamente proporcional a la belleza natural del proyecto, pues no solo te dejan con un zumbido en los oídos, sino que te incitan a explorar los distintos universos musicales que aún no han sido descubiertos en nuestro país y que definitivamente necesitan tener una plataforma que los impulse para recibir altas dosis de amor.

Por ejemplo, a Light Asylum le tomó 10 años en venir por primera vez a México y ahora que están próximos a publicar un nuevo álbum, Shannon Funchess nos deleitó con sus potentes cuerdas vocales (a veces sonaban más que la propia música) y el experimentado dominio que tiene sobre el escenario. No por algo estuvo acompañando a The Knife en el ambicioso montaje escénico del Shaking The Habitual.

Sin afán de faltarle el respeto a la dulzura de Leto v Gorode y Utro, las presentaciones de Light Asylum, HIDE y Anatomy son serias candidatas para ser incluidas dentro de las mejores que hemos visto en la historia del Plaza Condesa. Sin embargo, al igual que otros conciertos como el de These New Puritans, su alto nivel de perfección será un secreto a voces que con el paso del tiempo hará que estos 3 shows sean un emblema de culto.

Sí estuvieron ahí, considérense afortunados de haberlos vivido y si no fueron… bueno, quizá es tiempo de que empiecen a abrir más los ojos para prestarle atención a estas excelentes alternativas.

Relacionados

Bauhaus: Las dos noches donde resurgieron los conciertos en la Ciudad de México

Si bien los conciertos en la Ciudad de México se reactivaron desde hace algunos meses con pequeñas presentaciones en recintos como el Foro Indie Rocks y recientemente en el Auditorio Blackberry, es natural que todavía exista una cierta incertidumbre sobre el regreso de este tipo de actividades masivas cuando pasaron casi dos años sin llevarse a cabo por la pandemia.

Domingæ: La densidad que necesitaba nuestro cuerpo para inaugurar al Temporada 316

316 Centro retomó sus actividades con una serie de conciertos bastante especiales donde se aborda de un modo bastante romántico y especial la comunidad que se sigue fortaleciendo en el circuito DIY de nuestro país, pues dicho espacio que encontró un hogar en el centro de la Ciudad de México se está encargando de encapsular una notable cantidad de sonidos que giran alrededor de su fascinación por la experimentación, el espíritu de colaboración, el baile y la camaradería.

Juan MacLean: El renacer de las fiestas en el centro de la CDMX

Pensar en la realización de fiestas en pleno 2021 puede ser un tanto extraño luego de haber estado sometidos por la contigencia sanitaria provocada por el COVID-19, pero la realidad es que en el último mes se han estado reactivando las actividades en la vida nocturna tanto del país como del resto del mundo, por lo que este fin de semana tuvimos la oportunidad de recordar cómo era quedarse despierto hasta altas horas de la noche para bailar en compañía de extraños.

Mengers en Bajo Circuito: la noche en que triunfó el DIY

“Quisiera ser un lomito” La música comienza de forma diferente que en cualquier otro concierto,…

WOHL y AMBR: Una noche de post-rock en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

El Teatro de la Ciudad Esperanza Iris es uno de los recintos más emblemáticos de la Ciudad de México y en una época donde nos hemos visto obligados a resguardarnos en nuestras casas para evitar aglomeraciones que ayuden a contener la propagación del COVID-19, regresar al inmueble es una de las experiencias más emocionantes que nos ha tocado vivir durante el último año.

Margaritas Podridas: Un oasis de dream-pop en el Foro Indie Rocks

Fotos: Óscar Villanueva / @theOzcorp El álbum homónimo de Margaritas Podridas ha sido una de…

Volver arriba