Saltear al contenido principal

NOTICIA

Recordando el Baile Alemán: El tributo latino a Kraftwerk

Uwe Schmidt es un músico que desde los 80 no ha dejado de componer y producir música bajo múltiples alías que resultan tan diferentes entre sí, pero que están dominados por sus raíces en el circuito de la música electrónica y experimental.

Desde sus lanzamientos y shows A/V como Atom™, la intensidad de Atom Heart, su fascinación por los ritmos latinos como Señor Coconut o su colaboración con Haruomi Hosono llamada HAT, el compositor alemán ha vivido en una evolución constante, pues incluso durante sus primeros días logró trabajar con proyectos enfocados al EBM como Front Line Assembly.

Aunque durante la década de los 80 se clavó de lleno en sus impulsos electrónicos, en un viaje que tuvo a Costa Rica a inicios de los 90 sintió una notable curiosidad por los ritmos locales y los sonidos latinos que fue encontrando a lo largo de la región (hasta se hizo fan de El General), con lo que fue moldeando la personalidad de uno de sus proyectos más respetados: Señor Coconut.

Para la concepción y desarrollo del proyecto, Schmidt optó por mudarse a Chile para moldear una personalidad mucho más rica donde jugaba con el Cha Cha Cha, la Cumbia y el Merengue, cosa que canalizó a la perfección en uno de sus lanzamientos más icónicos, El Baile Alemán, un álbum compuesto de reinterpretaciones latinas de Kraftwerk.

Para componer El Baile Alemán, Schmidt contó con el respaldo de los músicos Jorge González, Lisa Carbon, Argenis Brito y Ricardito Tambo, quienes lograron publicar el álbum a finales de 1999 a través del sello Emperor Norton Records, que con base de operaciones en Los Ángeles publicó lanzamientos que van desde AIR, Ladytron, Titán y Miss Kittin hasta el soundtrack de Lost In Translation.

Señor Coconut Y Su Conjunto, como decidieron llamarle, grabó versiones latinas de clásicos como “The Robots”, “Trans-Europe Express” y “Music Non Stop”. Cabe mencionar que 8 años después del lanzamiento original apareció una edición japonesa donde venían otras versiones del jingle “Expo 2000”, “Tour de France” y su llamada “Electrolatino”.

Si esta es la primera vez que saben de su existencia, es un buen momento para descubrir uno de los tributos más entrañables que le han hecho a Kraftwerk y, en caso de que ya supieran sobre El Baile Alemán, también es una buena oportunidad para volverlo a escuchar completo.

Noticias relacionadas

What’s new? 10 discos nuevos para el fin de semana

Las últimas semanas han estado medianamente tranquilas en cuanto a lanzamientos musicales, esto comparado con…

FILTER Playlist: Isla De Caras

Isla De Caras es uno de los proyectos más diversos y dinámicos que hemos escuchado…

Qobuz: una plataforma de música en streaming con alta fidelidad

Vivimos en una época donde el streaming se ha convertido en un elemento fundamental dentro…

En alguna parte de México, al final del tiempo

Leyland James Kirby es un productor y compositor británico que desde la década de los…

A Place To Bury Strangers: El tintineante sonido del caos

Con una caótica historia de más de una década, no hay banda más experimental y consistente que A Place to Bury Strangers.

Zola Jesus: enfrentando los cambios con Arkhon

Desde su aparición con el álbum The Spoils, Zola Jesus ha dejado una marca en la música alternativa, gracias a su inusual combinación de noise y música industrial con la sensibilidad del pop en un mundo lleno de contrastes. Ahora, 13 años después de su debut, Zola Jesus (nombre real Nika Roza Danilova) presenta el álbum Arkhon.
Volver arriba