Saltear al contenido principal

COBERTURA

Bauhaus: Las dos noches donde resurgieron los conciertos en la Ciudad de México

Fotos: Óscar Villanueva / @theOzcorp
Por Ernesto Olvera / @MyBlogCliche

Si bien los conciertos en la Ciudad de México se reactivaron desde hace algunos meses con pequeñas presentaciones en recintos como el Foro Indie Rocks y recientemente en el Auditorio Blackberry, es natural que todavía exista una cierta incertidumbre sobre el regreso de este tipo de actividades masivas cuando pasaron casi dos años sin llevarse a cabo por la pandemia.

Es un tic que poco a poco debe tratarse para que no terminé sometiéndonos con un sofocante ataque de ansiedad que impida que podamos seguir existiendo, y una de las mejores cosas que podemos hacer para estimular ese tipo de emociones es por medio de las vibraciones que se desprenden cada que nos paramos cerca de un escenario con bandas que no solo se encargan de darnos un paseo a través de la historia, sino que son especialistas para construir estados de ánimo por medio de su presencia escénica.

Bauhaus es una de las bandas más experimentadas que siempre ha logrado brillar por la elegancia que brota en cada uno de sus regresos al escenario, ya que con un sencillo juego de luces son capaces de sumergirnos en un oasis de oscuridad que pasa por distintas facetas: el romance, la intencidad y la nostalgia, sobretodo cuando pasaron varios años para que Peter Murphy, Daniel Ash, David J y Kevin Haskins decidieran reunirse una vez más.

En su regreso a la Ciudad de México, la banda tuvo dos actos invitados que fueron calentando las bocinas mientras las personas iban arribando al Parque Bicentenario, pues recordemos que originalmente el concierto estaba programado en el Frontón México, pero su formato tuvo que cambiar para brindarnos una experiencia mucho más segura que sigue los protocolos que se están implementando en un momento crucial en la disminución de contangios en la ciudad.

Por un lado estuvo el músico Soriah, quien con un enfoque barítono y una estética un tanto tribalistica fue haciendo eco del trabajo que logró conquistar a Peter Murphy y David J, pues con anterioridad han colaborado con él sobre el escenario. Por su parte, el trío de post-punk Automatic nos dio una pequeña muestra del álbum que publicaron en 2019 con el titulo de Signal, donde también aprovecharon para debutar una nueva canción que formará parte de su siguiente lanzamiento en Stones Throw.

Cada una de las visitas de Bauhaus a nuestro país (o de sus integrantes por separado) han estado rodeadas de experiencias muy particulares que con el paso del tiempo se han convertido en historias de culto, principalmente aquella de 1998 que incluyó un portazo con tronco de pastor en el Cine Ópera.

Aunque en ocasiones solía bromearse que esto podría pasar una vez más con su regreso a México, las cosas se mantuvieron bastante tranquilas hasta el instante donde la banda tomó el escenario y en el corazón de todo empezaron a ejecutar los segmentos iniciales de “Bela Lugosi’s Dead”, ya que una persona del público subió al escenario para tomarse una foto con Peter Murphy y aunque pudiera pensarse que es común o ‘normal’ que una persona se suba al escenario como en cualquier show de punk (o como aquella vez donde Nick Cave invitó a los asistentes a acompañarlo en el Pepsi Center WTC), la realidad es que este momento provocó una cierta tensión e incomodidad en la banda al ser evidente una ligera distracción de David J en el bajo y la molestia de Murphy al empujar a la persona que insistía en abrazarlo.

Esta situación no la abordamos como algo de espanto, sino que en un momento donde están empezando a retomarse los conciertos luego de pasar por una de las más grandes crisis a nivel mundial, que una persona sin cubrebocas suba a interactuar por el simple hecho de generar un contenido para sus redes sociales es algo que rompe por completo con el espíritu y el corazón de una banda del calibre de Bauhaus, ya que más allá de ser un momento donde pudo recordar las caóticas presentaciones que tuvieron durante sus primeros años de carrera, fue un acto de egoismo donde provocó una imperdonable tensión sobre el escenario.

Haciendo a un lado ese detalle, ver de nueva cuenta a Peter, Daniel, David y Kevin fue demasiado revitalizante porque justo después de haber mencionado que no tenían pensado reactivar las actividades de la banda porque sentían que su fuego se había extinguido por completo, es evidente que el amor y el odio que los mantiene unidos sigue alimentando la flama que desde sus inicios se encargó de construir un imperio musical que domina las sombras.

Canciones como “Double Dare” e “In The Flat Field” fueron responsables de causar un profundo escalofrio donde las múltiples generaciones que se reunieron en el concierto fueron capaces de sentir la misma emoción sin importar si eran nuevos o viejos fans de Bauhaus.

A lo largo del concierto también figuraron himnos como “Dark Entries”, “She’s In Parties”, “Terror Couple Kill Colonel”, “Stigmata Martyr” y “The Passion Of Lovers”, una canción que había estado ausente de sus setlist durante los conciertos que dieron en 2019, pero en esta ocasión decidieron traerla de vuelta para reforzar el enfoque romántico y pasional que solo una banda como Bauhaus nos puede dar justo cuando el cielo es iluminado por la luz de la luna.

Fieles a su tradición, en ambas fechas su ensamble musical tuvo un par de covers bastante especiales que no podían dejar fuera, comenzando por su clásica versión de “Ziggy Stardust”, así como “Telegram Sam” de T. Rex, “Rosegarden Funeral of Sores” de John Cale y “Sister Midnight” de Iggy Pop (esta última estuvo ausente en el encore de la segunda fecha).

Una de las quejas más constantes que pudimos leer después de ambos conciertos fue la duración de los mismos, alegando que habían sido demasiado cortos, cuando la realidad nunca se han distinguido por dar presentaciones tan largas (para eso tenemos a The Cure), pero en su caso fueron directos, precisos y estuvieron enfocados en brindar una presentación que cubriera cada una de las necesidades de su público mexicano, ya que además fueron los únicos conciertos que programaron de este lado del mundo en 2021.

Con eso en mente, que hayan decidido cerrar ambas noches con “All We Ever Wanted Was Everything” fue un acto de divinidad con el que era inevitable no sentirse cautivado, sobretodo después de los casi dos años que pasaron sin que pudiéramos ser testigos de un evento cómo este; uno donde los asistentes pudieran sentirse más vivos que nunca de la mano de Bauhaus.

Setlist

Rosegarden Funeral of Sores (John Cale cover)
Double Dare
In the Flat Field
A God in an Alcove
In Fear of Fear
Spy in the Cab
Terror Couple Kill Colonel
She’s in Parties
Kick in the Eye
Bela Lugosi’s Dead
Silent Hedges
The Passion of Lovers
Stigmata Martyr
Dark Entries
—————————————
Sister Midnight (Iggy Pop cover)
Telegram Sam (T. Rex cover)
Ziggy Stardust (David Bowie cover)
—————————————
All We Ever Wanted Was Everything

Relacionados

Corona Capital 2021: Liberándonos de la incertidumbre con The Whitest Boy Alive, Jehnny Beth, Parquet Courts y AURORA

Fotos: Gisela Terrazas y Dayan ÁlvarezTexto: Ernesto Olvera Como dicen por ahí: después de la…

Corona Capital 2021: Un atípico día con Tame Impala, Turnstile, Slowthai y Faye Webster

Es inevitable no tener una sensación un poco extraña en el cuerpo después de los dos años que han pasado desde la última vez que nos reunimos en un Corona Capital, pues en aquella ocasión estuvimos celebrando su primera década de vida sin siquiera pensar en lo que estaría sucediendo meses después con la pandemia del COVID-19.

Monolord: El intenso cierre del regreso de Hipnosis a nuestras vidas

¿Pensaron que no podríamos disfrutar de Hipnosis en pleno 2021? Sabemos que ese pensamiento paso por cada una de sus cabezas, incluso por la nuestra, ya que luego de haber sido sometidos por la pandemia del COVID-19 resultaba un poco difícil pensar en el regreso de los festivales en nuestro país.

Hipnosis: El regreso de los festivales en CDMX con TR/ST, La Femme, Ty Segall y Lorelle Meets The Obsolete

Hipnosis es una plataforma operada por personas que realmente están comprometidas con mantener vivo el espíritu de reunirnos en un mismo lugar para escuchar y disfrutar lo que sucede sobre un escenario.

Sugar Candy Mountain y Mint Field: El preámbulo perfecto para Hipnosis 2021

Solo faltan unos días para que volvamos a reunirnos en la edición presencial del festival Hipnosis, siendo los Quarry Studios el espacio que se encargará de recibirnos con una jornada de sonidos que van de la psicodélia hasta el synth-pop que cubrirá nuestros corazones hasta altas horas de la noche.

Una noche de synth-pop y sonidos espaciales: Rubio y Azain en el Foro Indie Rocks

Ver proyectos que disfrutan genuinamente su relación con la audiencia y el escenario es algo que nos llena de una profunda satisfacción, y más cuando las emociones que brotan de sus canciones son capaces de absorbernos por completo en un oasis de ensueño.
Volver arriba