Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

La Femme: El grupo de rock francés que niega el rock

Por Lucero Erandi

“En Francia no hay bandas de rock”, sentencia Sasha Got, el guitarrista de una agrupación que ha sido catalogada como la banda de rock más famosa de ese país en la actualidad: La Femme.

Sasha Got lo reconoce, cuando tocan en vivo, en esencia, La Femme es como una agrupación de rock: hay una guitarra, batería y sintetizador. Pero cuando escuchas sus álbumes son otra cosa: hay tintes electrónicos, soul, new wave, tecno, todo se mezcla y ningún género se sobrepone a otro.

Tal vez, si desearan ser más escuchados incursionarían en otros géneros más famosos, pero en este punto, afirma Got, ya no tienen miedo de no ser escuchados.

“Ahora tenemos un público que podría ser más grande o más pequeño. Es una época donde todo es confuso, las personas escuchan muchas cosas, no hay un estilo en general. Nosotros hacemos las cosas que nos gusta hacer o escuchar. Si quisiera ser más famoso o escuchado haría hip hop o techno, que es lo que le gusta a la gente, pero no me gusta hacer lo que le gusta a la gente, sino lo que quiero”, confiesa a Filter.

La Femme inició como un proyecto de Sasha Got y Marlon Magnée, provenientes de Biarritz, una ciudad costera sin estímulos para dos jóvenes que buscaban consolidar una agrupación, por eso se mudaron a París. Ahí conocieron al resto de los integrantes: Clémence Quélennec, Clara Luciani, Sam Lefèvre, Noé Delmas y Lucas Nunez.

“Fue una aventura muy loca, cuando empezamos teníamos 18 años. Éramos muy jóvenes y pensamos en hacer una banda de rock y dijimos ‘veamos qué pasa, tomemos todo el tiempo que tengamos’”, recuerda Got.

Entre sus 19 y 22 años se la pasaban en el estudio o tocando en conciertos. “No teníamos vida, estábamos muy involucrados y motivados”.

Después vinieron los tours intensos. “Apenas hace dos o tres años se volvieron más tranquilos los conciertos. Yo estaba un poco cansado de tocar directo y en tour, era mucho cansancio y destrucción. Ahora me gusta quedarme a hacer música desde el principio, grabar en el estudio, componer y hacer nuevas canciones”.

A diferencia de otros años, esta vez cuando sacaron su último disco, Paradigmes, no hubo tour ni conciertos por la pandemia de la COVID-19, pero ese tiempo lo invirtieron en componer 10 canciones más y dirigir los videos de cada una de ellas hasta crear la película Paradigmes Le Filme.

“Queríamos hacer una película desde el principio, comenzamos con dos canciones (Paradigme y Disconnexion) que hicimos videoclip y parecen una emisión de los años 60 o 70”. A partir de ahí hicieron videoclips de cada canción hasta ensamblarlos en una película.

Es un juego, queríamos hacer videoclips desde el principio. Toda la gente de cualquier parte puede mirar el videoclip. Es una manera de mantenernos creativos y un ejercicio para hacer películas. Aprendemos a grabar y realizar las cosas, es como nuestra escuela de arte”, dice Got.

Las canciones de este disco son cercanas a las emociones diarias. “Cada canción es una pequeña parte de nuestra vida” y por eso en ellas hay tantos tintes de diferentes épocas musicales, referencias a la música de los 60, 70, 80, 90… “No tenemos límites de estilo, nos gustan todos los estilos. Fue como mezclar una caricatura de todas esas épocas”.

Esa mezcla de géneros también proviene de la formación musical de cada integrante de La Femme. En el caso de Sasha las mezclas eclécticas lo acompañaron desde joven.

Su padre tocaba guitarra y su madre el piano. “Era la moda del scratch, de las mezclas y el hip hop, me gustaban mucho. En un cumpleaños mis papás me regalaron una mezcladora platinum, que en realidad era una mierda”, recuerda.

Era principio del 2000 y así comenzaba en la música. “Ponía un micrófono en un disco y scratcheaba el micrófono en el disco. Pero después me lastimé la rodilla en el esquí y no pude hacer ningún deporte durante seis meses, ahí comencé con la guitarra”.

De niño escuchaba mucho hip hop, a Eminem, Snoop Dogg, Redman, Metalmania o bandas francesas como IAM. Luego llegaron a sus oídos Jimmy Hendrix y Nirvana, después el punk rock californiano y grupos como The Offspring y Blink 182. Entonces se enganchó a la música de antes, rock de los 50, 60 y 70, música que hasta la fecha escucha.

Esa variopinta mezcla precisamente fue lo que hizo a La Femme posicionarse en la escena francesa. “Comenzamos a mezclar sintetizadores de los 80 y guitarras de los 60, nadie tenía ese estilo en ese momento”, admite.

Sasha Got lo tiene claro, en Francia no hay rock, “hay muchas cosas, pero no rock” y sin embargo La Femme está reviviendo ese género en su país y lo llevarán a 13 países más en los próximos meses.

Al igual que su nuevo disco, todo en ellos es una constante entre el ir y venir de géneros y épocas musicales.

Relacionados

Harrison BDP: De un momento a otro puedes perder todo

Bahidorá 2022 está cada vez más cerca y dentro de las propuesta más interesantes de esta edición encontramos a Harrison BDP, un DJ y productor gáles que en sus beats ha encontrado el brillo del deep house.

Boy Harsher: Explorando el horror

Jae Matthews y Augustus Muller siempre han tenido una fascinación por el cine y los elementos visuales que tienden a manifestarse dentro de la parte musical. La relación que existe entre la imagen y el sonido es algo que los enganchó poco antes de formar Boy Harsher.

Little Boots: La emoción y el miedo de ser reemplazado por computadoras

Victoria Hesketh es una productora que durante los últimos 15 años ha sido testigo de la evolución por la que ha atravesado la música por medio de la tecnologia y el nacimiento de plataformas digitales, tal es el caso de la explosión de Myspace y hasta el auge que han tenido espacios como Spotify.

La Femme: El grupo de rock francés que niega el rock

“En Francia no hay bandas de rock”, sentencia Sasha Got, el guitarrista de una agrupación que ha sido catalogada como la banda de rock más famosa de ese país en la actualidad: La Femme.

Dark Celebration: Una iniciativa para impulsar el post-punk y darkwave hecho en México

La música que encuentra su refugio en la oscuridad ha crecido de forma importante en los últimos años en nuestro país, necesitando mejores condiciones y mayores espacios para poder resonar y expandir su sonido. Fue así que Ulises Ramos con Pure Underground Entertainment decidieron comenzar una serie de festivales con las bandas más importantes de esta escena, resultando en un éxito. 

The Horrors: nihilismo, pop y ruido

Cuando aparecieron en la escena musical, The Horrors demostraron ser algo fresco, muy diferente a lo que sonaba durante el 2006, con un estilo mucho más crudo. Su álbum debut, Strange House, estaba lleno de distorsión al ritmo de garage rock con tintes góticos.
Volver arriba