Saltear al contenido principal

NOTICIA

[Editorial] Día del músico

imagen filter

Por Milton Barboza Arriaga, Director Editorial FILTER México

Desde que era un pequeñuelo de alrededor de 10 años (ya llovió), comencé a escuchar música de esta que ahora le llaman para “modernos”, obvio con la modernidad de aquellas épocas ochenteras en las que cambié los viejos acetatos de grupos infantiles pop, por algo más pesado de rock.

Cambié las letras de amor y sonidos producidos en estudios de grabación caros, por el desenfado de músicos que tomaron como armas instrumentos sin saber cómo tocarlos al grito de guerra del Do It Yourself.

Preferí ver a los rockeros pintarrajeados del Glam, que a los poperillos cuasi maquillados para salir en la TV en programas baratos que siempre ofrecían lo mismo.

Era momento de crecer en todos los sentidos y sobre todo en lo que yo consideraba (y aún considero), como la mejor música jamás hecha, basada en el rock y todas las vertientes que hoy conocemos.

En aquel entonces mi hermana y yo teníamos una grabadora en donde reproducíamos algunos viejos cassettes, ella renía uno que le había grabado su novio (que a la larga se convertiría en el papá de mi sobrino), en donde se incluían rolas de Ramones, Mötley Crüe, Suzi Quatro, The Clash y algunas otras bandas que en aquel momento simplemente me atraparon, me enviaron directito a una especie de cielo sonoro del cual nunca más pude salir.

A partir de ese momento me dediqué en cuerpo y alma (se lee muy pretencioso pero es real), a comprar y grabar toda la música que podía, la escena de aquel entonces me parecía increíble, maravillosa, surrealista.

Mi paso por la secundaria fue envuelto en playeras de Metallica, Judas Priest, Sex Pistols, Ramones, Sid Vicious, The Exploited y demás bandas que me hacían sentir bien; compartía esta emoción con muchos de mis compañeros de clase con quienes iba cada semana religiosamente al tianguis del Chopo, en donde comprábamos cassettes, playeras y CDs de los grupos que nos encantaban.

Poco a poco comencé a ponerle atención a otras bandas que comenzaron a envolverme en sus sonidos, desde los Pixies, pasando por Ministry, The Sisters Of Mercy entre decenas de músicos más, hacían de mi vida un continuar en la perversión de esa “música para locos” como decía mi mamá, pero que me seguía poniendo de buenas siempre.

Incluso quise dedicarme a la música, tener mi propia banda, girar por el mundo, tener groupies, ser famoso… nunca sucedió pero no me arrepiento, mi destino estaba puesto en otra parte de la escena que me parece igual de importante, los medios especializados en el periodismo musical.

Así, después de terminar la universidad en donde por supuesto tuve mi programa de radio en donde ponía pura música de locos, y el cual duró cuatro años y medio, terminé trabajando en medios relacionados con la música, siempre hablando de ésta, mi gran pasión.

Hoy a la distancia y teniendo como base el llamado “Día del Músico”, no puedo sentirme más que feliz de haber encontrado en los sonidos el lugar donde me siento bien, el periodismo musical me alimenta en todos los sentidos y precisamente de esto vivo, de hablar sobre música.

La felicitación a todos los amigos y desconocidos músicos se convierte en un agradecimiento por permitirnos tener siempre vida sonora, con buenas y malas cosas, porque de eso no sólo nos nutrimos los que escuchamos rock, sino los que gustan del pop, la banda, el reggaeton y todos esos géneros que componen esa gran pirámide llamada música.

Que esta maquinaria no se detenga nunca y que los músicos sigan siendo los engranes que dan vida al mundo.

¡Feliz Día del Músico!

Un poco, sólo un poco del soundtrack de mi vida…

Noticias relacionadas

Pond: Si no hay sentimientos sinceros en las canciones su resultado será una mierda

Sin relacionarse con la numerología Pond ha estrenado “9” su noveno disco de estudio en el cual a través de nueve canciones regenera su sonido. Con este nuevo material la banda ha explorado en nuevos ritmos como lo son el krautrock así como reafirmar la luminosidad psicodélica que los caracteriza.

Honoris II: Un álbum tributo a The Sisters Of Mercy

The Sisters Of Mercy no ha publicado ningún álbum de estudio desde hace 30 años,…

John Carpenter: El culto a la fuerza sobrenatural de Michael Myers

Es muy común que muchos artistas se sientan un poco conflictuados al momento de hacer una retrospectiva de su trabajo para analizar y apreciar la huella que va dejando en la cultura popular con el paso de los años, o si realmente estaban conscientes del fenómeno que estaban provocando dentro de su propio universo.

Bleak Lies: Un oasis de darkwave con Noble Savage

El director Hari Sama es un especialista en el desarrollo de historias, personajes y escenarios…

Las 10 mejores canciones de Ministry, de acuerdo con Al Jourgensen

Ministry acaba de publicar su nuevo álbum de estudio con el nombre de Moral Hygiene…

Domingæ: Hay que saber distinguir sin diferenciar

La música nos lleva a escenarios que pueden o no ser verdad. Cada artista, como cada autor de libros, tiene su propio estilo y corriente en donde se desarrolla. El más reciente EP de Domingæ nos ubica en una novela distopica, un cyber mundo que nos controla.
Volver arriba