Saltear al contenido principal

NOTICIA

Reseña: ‘Carrie & Lowell’ de Sufjan Stevens

Carrie-and-Lowell

Sufjan Stevens
Carrie & Lowell
Asthmatic Kitty
95%

Por Erich Mendoza / @elvatodeplop

A lo largo de su carrera, Sufjan Stevens ha intentado ser muchas cosas. Ha buscado adaptarse al concepto de sonidos navideños con un par de trabajos en dicha época, ha intentado mezclarse en sonidos ligeramente más electrónicos y experimentales junto a Son Lux en Serengeti, e incluso ha trabajado con artistas del género hip-hop para intentar dar pasos fuera de su área de confort. Pero lo que más amamos de Sufjan, lo que realmente captura y enamora de este maravilloso compositor, es él mismo, su esencia, su autenticidad y el sonido que desde A Sun Came en el año 2000 ha estado ofreciendo melódicos, profundos y nostálgicos acordes en su guitarra acústica.

Así que si pudiera hablar de frente con Sufjan, supongo que lo único que podría decirle sería: No cambies. Quédate en tu área de confort. Te amamos en tu área de confort.

Ahora bien, quizás esto suene divertido pero en muchos aspectos, habría que analizar hasta que punto Carrie & Lowell es en realidad un álbum “cómodo” para Sufjan Stevens. En lo personal, siento como si él mismo hubiera percibido que el no implementar demasiados elementos sonoros en el mismo (o más de los que suele utilizar), estuviera consciente de que mucho de esta nueva producción, se encerraba en el clásico círculo de su propuesta musical. ¿Así que cómo hacer de este un álbum especial? ¿Cómo salir de esa “área de confort” sin realmente romper la línea pretendida? Inyectando una cantidad de aspectos personales tan allegados a su vida, que realmente el disco fuera un corazón abierto disponible para cualquiera que quisiera apreciarlo.

Y es que sin exagerar, eso es Carrie & Lowell, uno de los trabajos más profundos que jamás hayamos escuchado de Sufjan. Conformado por 11-tracks, este es un álbum cuya labor lírica, se acompaña al 100% con el trabajo sonoro de los instrumentos. En cuestión de géneros no tiene mucho que ver, pero el ejemplo funciona: ¿Recuerdan aquella etapa del glam rock y el hard-rock en la que los solos de guitarra entraban siempre en cada canción? ¿Cómo en un principio parecía correcto pero eventualmente se volvió cansado? Pues bueno, este disco definitivamente no cuenta con absolutamente nada de eso, pues no hay ni un sólo arreglo musical que no se relacione directamente con la intención que pretende alguna de las estrofas que lo componen. Me parece que dentro de todo el álbum, el caso más especial y directo se presenta en el tercer track, “All Of Me Wants All Of You”, sencillo que simplemente tiene puertas y ventanas abiertas para que el escucha, pueda adentrarse en este mismo e identificarse bajo el techo de melancolía, tristeza y soledad que este emana.

A partir del minuto ‘2.15, este cuenta con un espacio instrumental en el que la voz de Sufjan se acompaña de pequeños coros, cuerdas y un pequeño toque electrónico que da la sensación de estar escuchando ecos mientras en el ruido, se distingue el título de la canción repetido en varias ocasiones mientras un teclado camina con este. Es hermoso, es sencillo y simplemente tan emotivo que el cerebro busca rápidamente una situación con que relacionarnos con esta canción. Y en general, así es el álbum.

Y mientras que identificarse con él es muy fácil, vale la pena recordarles que este, no es un álbum para los fans ni para el público que “no conoce a Sufjan“. Este es un álbum personal, un diario de vida al que le ha implementado varios instrumentos y compartido con nosotros. “Should Have Known Better”, “Drawn To The Blood” e incluso hasta “Death With Dignity”, son sencillos que abarcan toda su interacción emocional con temas familiares, la pérdida de Carrie (su madre), y otros acontecimientos que le marcaron y que prácticamente, dieron vida a la figura cuya introspección personal, se transforma en poesía y música para deleitarnos con estas canciones.

Así que abordar Carrie & Lowell pretendiendo que es un intento de Sufjan por “no convertirse en un has been” es estúpido. Si van a disfrutar de este álbum, en verdad les recomendamos que dejen todo, absolutamente TODO lo que están haciendo y se permitan sentir, viajar, recordar, llorar y experimentar una serie de cambios emocionales que simplemente los sature de lágrimas, sonrisas y memorias. Este es el álbum perfecto. Sentimientos puros y crudos, acompañados de pequeñas metáforas (porque en general el álbum es MUY directo), y una gran cantidad de historias que si bien pueden invitar al escucha a subirse un rato y sentirse identificado, no dejan de ser vagones exclusivos de su propia persona sobre las vías de un solitario tren de sentimientos dedicados a su madre y padrastro.

Noticias relacionadas

Domingæ: La densidad que necesitaba nuestro cuerpo para inaugurar al Temporada 316

316 Centro retomó sus actividades con una serie de conciertos bastante especiales donde se aborda de un modo bastante romántico y especial la comunidad que se sigue fortaleciendo en el circuito DIY de nuestro país, pues dicho espacio que encontró un hogar en el centro de la Ciudad de México se está encargando de encapsular una notable cantidad de sonidos que giran alrededor de su fascinación por la experimentación, el espíritu de colaboración, el baile y la camaradería.

Juan MacLean: El renacer de las fiestas en el centro de la CDMX

Pensar en la realización de fiestas en pleno 2021 puede ser un tanto extraño luego de haber estado sometidos por la contigencia sanitaria provocada por el COVID-19, pero la realidad es que en el último mes se han estado reactivando las actividades en la vida nocturna tanto del país como del resto del mundo, por lo que este fin de semana tuvimos la oportunidad de recordar cómo era quedarse despierto hasta altas horas de la noche para bailar en compañía de extraños.

Mengers en Bajo Circuito: la noche en que triunfó el DIY

“Quisiera ser un lomito” La música comienza de forma diferente que en cualquier otro concierto,…

WOHL y AMBR: Una noche de post-rock en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

El Teatro de la Ciudad Esperanza Iris es uno de los recintos más emblemáticos de la Ciudad de México y en una época donde nos hemos visto obligados a resguardarnos en nuestras casas para evitar aglomeraciones que ayuden a contener la propagación del COVID-19, regresar al inmueble es una de las experiencias más emocionantes que nos ha tocado vivir durante el último año.

Margaritas Podridas: Un oasis de dream-pop en el Foro Indie Rocks

Fotos: Óscar Villanueva / @theOzcorp El álbum homónimo de Margaritas Podridas ha sido una de…

Mint Field: La envolvente experiencia de ‘Sentimiento Mundial’ en directo

Fotos: Óscar Villanueva / @theozcorp Mint Field es una de las bandas mexicanas más emocionantes…

Volver arriba