Saltear al contenido principal

NOTICIA

Reseña: ‘Escape From Evil” de Lower Dens

12inch_recordjacketEscape From Evil
Lower Dens
Ribbon Music
91%

Por Ernesto Olvera / @Ernestime

Lower Dens tiene una magia muy particular con la que su música muestra una estabilidad emocional que en la actualidad resulta muy complicado de encontrar, ya que con toda la enorme cantidad de problemas, temas y estilos que sirven como punto de partida para componer una canción, en ocasiones la personalidad que puede tener una banda se ve afectada por no seguir un patrón bien definido. En el caso de Lower Dens existe un patrón, hay una línea y esa estabilidad emocional hace que su sonido sea un exquisito viaje en el tiempo.

Pero al hablar de una estabilidad en la banda, es muy importante enfocarnos de lleno en la principal responsable de todo esto: Jana Hunter. Su voz no sólo tiene una majestuosa belleza, sino que su mente está repleta de ideas y opiniones que con cada álbum no sólo se fortalece su estilo de composición,al mismo tiempo logra sumergirse en la raíz de esta arboleda que poco a poco les ha ido dando muy buenos frutos para encontrar la manera de refrescarla y renovarla.

Con Escape From Evil, el tercer álbum de Lower Dens, nos enfrentamos a un lado completamente rejuvenecido de la banda completa, ya que para esta producción decidieron eliminar los temas depresivos y las cosas que siguieran exponiendo un sentimiento miserable de sus propias vidas. Eso es crecer, Lower Dens maduró y Jana Hunter entendió que debía de dar un paso más grande para que su siguiente lanzamiento no corriera con la misma suerte que sus predecesores. Por ejemplo, si bien Noontropics no era un álbum impecable, no merecía ser tan menospreciado y pasar tan desapercibido como el debut de la banda, en el cual se iban moviendo por unos terrenos mucho más lentos, oscuros y una presión interna que terminaba ahogándolos en su propia miseria.

Escape From Evil es la descripción real del status de Lower Dens, cada uno de ellos está escapando de los demonios que los atormentaban para cruzar la línea en la que estaban atrapados y dejar que llegue un poco de luz a sus vidas. Esa luz terminó por iluminar todo su hábitat natural y por ende esta producción tiene una notable consistencia que nos da un recorrido por el lado más impresionante de la década de los ochenta desde “Sucker’s Shangri-La”. La parte instrumental del álbum es exquisita, elegante y de mucho romance; la manera en la que un pequeño linaje de sintetizador embona con los estelares acordes de guitarra es un verdadero deleite, ya que eso hace que Jana pueda contarnos sus historias personales de un modo en el que formemos parte de ellas.

Los acordes en ascenso en “Ondine” son como un lago cristalino en el que se refleja la silueta de tu cuerpo. Es una invitación a sumergirte dentro de lo desconocido para descubrir que hay una infinidad de opciones que pueden beneficiarte en la vida. ‘i treat you better‘ es algo que repite Jana una y otra vez como una declaración de amor en la cual no podrán negarle su corazón. Ese es un buen gancho para después adentrarnos en la cautivante rítmica de “To Die In L.A.”; canción en la que Jana abarca por completo la panorámica social que existe en torno a la farándula, la doble cara y la falta de honestidad personal con la que suelen caminar las personas que año con año se suben a recibir un reconocimiento de cine.

El álbum es un tipo de purificación interna para Jana, ya que existen canciones diseñadas única y exclusivamente por su deseo de pedirle perdón a una persona a la que haya herido en el pasado. “I Am The Earth” es una de ellas, es el resultado de esos momentos íntimos y personales en los que le echa un vistazo a sus experiencias pasadas para diseccionar las formas de arrepentimiento que existen en el mundo y descubrir con cuál se siente más segura de sí misma. Por otro lado está “Quo Vadis”, una canción que toma el nombre de una novela de Henryk Sienkiewicz, la cual de un modo bastante intrigante logra adaptar la temática basada en la época del emperador Nerón a las vivencias de desamor por las que suele pasar todo ser humano.

La luz le llegó a Lower Dens para tener un panorama mucho más amplio y claro, pero aún así en Escape From Evil tienen canciones en los que vuelven a citar estos tonos oscuros donde la melancolía vuelve a ser el protagonista como en “Your Heart Still Beating”, en donde a base de una armonía que crece gracias a los sintetizadores, de un momento a otro nos invitan a reflexionar sobre nuestras propias acciones con la guitarra que parece entablar una retadora discusión con Jana.  Es como si fuera un pequeño ritual en el que nos invitan a rejuvenecer con ellos.

La positiva inclinación emocional a la que recurrieron en su tercer álbum les vino de maravilla, principalmente porque Jana ya no quería verse forzada a seguir viendo como la banda se hundía en su propia tristeza. Llegaron a su limite y con Escape From Evil estamos ante unas mentes respetables y muy seguras de lo que quieren. Tal vez les tomó tres álbumes encontrar una estabilidad, pero todo lo bueno requiere de tiempo y dedicación. Ahora Lower Dens puede jactarse por salir victoriosos de la batalla que tenían con sus demonios, porque finalmente lograron escapar de ellos para depositar un poco de amor en nuestros corazones.

Noticias relacionadas

Domingæ: La densidad que necesitaba nuestro cuerpo para inaugurar al Temporada 316

316 Centro retomó sus actividades con una serie de conciertos bastante especiales donde se aborda de un modo bastante romántico y especial la comunidad que se sigue fortaleciendo en el circuito DIY de nuestro país, pues dicho espacio que encontró un hogar en el centro de la Ciudad de México se está encargando de encapsular una notable cantidad de sonidos que giran alrededor de su fascinación por la experimentación, el espíritu de colaboración, el baile y la camaradería.

Juan MacLean: El renacer de las fiestas en el centro de la CDMX

Pensar en la realización de fiestas en pleno 2021 puede ser un tanto extraño luego de haber estado sometidos por la contigencia sanitaria provocada por el COVID-19, pero la realidad es que en el último mes se han estado reactivando las actividades en la vida nocturna tanto del país como del resto del mundo, por lo que este fin de semana tuvimos la oportunidad de recordar cómo era quedarse despierto hasta altas horas de la noche para bailar en compañía de extraños.

Mengers en Bajo Circuito: la noche en que triunfó el DIY

“Quisiera ser un lomito” La música comienza de forma diferente que en cualquier otro concierto,…

WOHL y AMBR: Una noche de post-rock en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

El Teatro de la Ciudad Esperanza Iris es uno de los recintos más emblemáticos de la Ciudad de México y en una época donde nos hemos visto obligados a resguardarnos en nuestras casas para evitar aglomeraciones que ayuden a contener la propagación del COVID-19, regresar al inmueble es una de las experiencias más emocionantes que nos ha tocado vivir durante el último año.

Margaritas Podridas: Un oasis de dream-pop en el Foro Indie Rocks

Fotos: Óscar Villanueva / @theOzcorp El álbum homónimo de Margaritas Podridas ha sido una de…

Mint Field: La envolvente experiencia de ‘Sentimiento Mundial’ en directo

Fotos: Óscar Villanueva / @theozcorp Mint Field es una de las bandas mexicanas más emocionantes…

Volver arriba