Saltear al contenido principal

NOTICIA

Desert Trip Semana 2, Día 2

Se sentía una vibra tensa pero excitante. Había una calma expectante. El restaurante estaba a medio llenar, pero la parte trasera del mismo que incluía en su diseño una alberca, estaba abarrotada de gente de todas las edades. La gente platicaba a gritos, mientras que una despampanante mujer negra con afro y bikini rosa, seleccionaba canciones desde una pequeña palapa.

El escenario era el Ace Hotel de Palm Springs, parte de una cadena de hoteles contemporáneos con gran diseño industrial. Antes de llegar al festival hicimos una parada en su antes mencionado restaurante. Pedimos un ‘grilled cheese sandwich’, unas bolitas de tocino enrollando nueces, panqueques de panacotta, y tres cócteles de la casa que incluían mezcal, gin y vino. La noche que estaba por venir ameritaba llegar con el tanque bien cargado.

Bienvenidos al segundo día del Desert Trip. 

INDIO, CA - OCTOBER 15: Musician Neil Young performs with Promise of the Real onstage during Desert Trip at The Empire Polo Club on October 15, 2016 in Indio, California. (Photo by Kevin Mazur/Getty Images for Desert Trip)

 

La primera edición de una nueva clase de festival, enfocado al público de los 40 a los 60 años de edad, pero que igual fue concurrido en menor número por adolescentes y adultos jóvenes.

La gente detrás de Desert Trip es la productora de eventos Goldenvoice, mismos encargados de Coachella, el festival más rentable del mundo según Forbes en 2015. Al ver la producción que montaron para estos dos fines de semana, nos dimos cuenta porque han hecho de Indio la capital mundial de la música en vivo.

El foro principal es un coloso, cuyo punto neurálgico, el escenario, se erige con una pantalla descomunal como columna vertebral, de ahí se desenvuelven las filas de asiento perfectamente acomodadas por tipo de boleto. A los costados hay grandes estructuras de andamios construidas específicamente para el festival, coronadas por las suites que costaban 32 mil pesos por los tres días. No por nada Desert Trip se colocó como el más caro del mundo en 2016.

Conforme se acercaba el reloj a las seis de la tarde, el lugar se fue llenando. En punto de las 6:20, Neil Young comenzó dos horas y pico de concierto. 20 canciones enfiladas sin encore. Primero con las suaves y románticas: “Harvest Moon”, “After The Gold Rush”, “Old Man”.

Efectivo, sencillo y contundente. Neil Young es un genio dedicado al detalle, tanto él como su banda, Promise of the Real, sonaban increíblemente finos. Ya para la segunda parte, comenzaron a salir canciones mucho más “eléctricas”, llenas de solos de guitarras: “Alabama”, Powderfinger”, “Like A Hurricane”.

Young y sus guitarristas se unían a momentos en el centro, cada quien rasgando su instrumento, como realizando una ofrenda a la luna. Preparando el golpe final: “Rockin’ In The Free World” con el que logró que todo el público se uniera en un solo coro.

Ahora poco más de 30 minutos nos separaba del show de Paul McCartney, mismos que se llenaron con una serie de remixes inesperados de The Beatles y Wings.

Se apagaron las luces. No hubo anuncio. McCartney sólo brincó al escenario para comenzar con “A Hard Day’s Night”. Bromeó entre canciones, interactuando con su audiencia, consintiéndolos.

“Jet”, “Got To Get You Into My Life”, “Letting Go”, “Day Tripper”, “We Can Work It Out”, “Love Me Do”, y no íbamos ni a la mitad. Si “Macca” hubiera sido boxeador, tendría los mejores combos. Uno, dos, suelo.

paul

Apareció Rihanna para hacer su parte en el tema que grabó junto a Paul y Kanye, “FourFiveSeconds”. Una vez que terminó la canción, el Beatle tiró un chiste al aire: “Creo que por fin encontramos a alguien menor de 50”.

Estábamos agarrando aire cuando Neil Young emergió de las sombras del backstage para acompañar a Sir Paul en “A Day In The Life”, “Give Peace A Chance” y “Why Don’t We Do It In The Road”.

Era un espectáculo lleno de energía, McCartney más que acercarse a los ochenta parece ir de regreso a los veinte. Apenas tocó en la semana en un show sorpresa para 300 personas, dentro de un bar desconocido llamado Pappy and Harriets, ubicado a una hora de Indio, con el supuesto pretexto de matar el tiempo entre los dos fines de semana.

Siguió la locura. Desfilaron “Band On The Run”, “Back In The U.S.S.R.”, “Live and Let Die” acompañada de cohetes al aire.

Fue a tomar un poco de agua y ya lo teníamos de regreso en pocos segundos. El encore fue adornado por “Birthday”, Rip It Up”, “Helter Skelter”, y “Carry That Weight”.

Si el peso de venir hasta el desierto californiano fue ver uno de los mejores conciertos de mi vida, yo diría que fue un buen trato.

Seguimos al tanto.

Noticias relacionadas

Hollie Cook: la hora feliz en el Frontón México

Tuvieron que pasar cerca de 4 años para que tuviéramos la oportunidad de ver una vez más a Hollie Cook en la Ciudad de México, esto luego de los distintos obstáculos que se presentaron en el camino, comenzando por la pandemia del COVID-19.

Kerala Dust: la catarsis de ‘Light, West’ en el Foro Frontera

El trío londinense Kerala Dust estuvo de visita en la Ciudad de México para cerrar con broche de oro la agenda de conciertos de septiembre, esto como previo de todo lo que nos espera durante el último trimestre del año.

Brujeria: una experiencia de vida en el Circo Volador

Cada que tenemos la oportunidad de ver a Brujeria siempre se vive un momento de mucha diversión. Sí, quizá no es una diversión donde te la pasas bailando o te distraes de lo que sucede sobre el escenario, pero sí es un ejercicio donde nos someten a una regresión en el tiempo sobre cómo se debe de vivir un concierto.

Austin TV: Todos Somos Parte De Un Total

Pasaron nueve años, solo fue un abrir y cerrar de ojos, pero ahora Austin TV está aquí. Después de una repentina cancelación del Foro Alicia, este show planeado de manera fugaz tuvo vida en el Foro Indie Rocks!.

Boy Harsher: su espectacular regreso a la Ciudad de México

Jae Matthews y Augustus Muller tienen una relación bastante especial con nuestro país, pues desde su primera visita a la Ciudad de México se mostraron impactados por el recibimiento que tuvieron poco antes del lanzamiento del excelente Careful.

Boris + Nothing: ruido y lluvia de crowdsurfing en House Of Vans CDMX

House Of Vans es un espacio donde los eventos tienden a ser completamente gratuitos, poniendo a prueba las habilidades de cada una de las personas para registrarse en tiempo récord para asistir a los conciertos que han anunciado desde su inauguración, entre los que figuran actos tanto locales como internacionales que van desde IDLES, Japanese Breakfast, Rey Pila, Girl Ultra y los legendarios Circle Jerks.
Volver arriba