Saltear al contenido principal

NOTICIA

La sorprendente gracia de Spiritualized, el sinuoso camino de Jason Pierce.


Spiritualized4

Por Rodrigo Fernández de la Garza “Fo” y Laia Colomer

Fotos Steve Gullick

Jason Pierce es de las pocas figuras en la industria que respetan el concepto de música. Polémico, adicto, talentoso y extraordinario, Pierce ha pasado veinte años en un grupo que sólo ha lanzado siete álbumes y del que es el único integrante constante. Todo un forever cuyo lema siempre fue “taking drugs to make music to take drugs” (usando drogas para crear música para usar drogas), su legado en la escena parece mantenerlo tan endiosado como relegado. La mejor parte es que no le importa en absoluto. Su grupo, Spiritualized —uno de los nombres de abolengo en la música alternativa independiente—, ha establecido tal reputación gracias a las composiciones emotivas de baladas orquestales, improvisaciones prolongadas de free jazz, guitarras de blues eléctrico y letras personales con múltiples interpretaciones posibles.

El conjunto británico se presentará por primera vez en el Distrito Federal el día de hoy. Debido al concierto en el Teatro de la Ciudad, Jason Pierce accedió a conversar con FILTER México para platicar sobre su música, su visita y, de paso, desmitificar las interpretaciones que su nombre ha generado durante las últimas tres décadas. “He querido ir a México desde hace tanto tiempo que estoy en verdad muy emocionado. Siempre he tenido esta idea de que cuando tocas en vivo te conectas con el público en todos los niveles. Es mucho mejor que escuchar a la banda en tu casa, y creo que somos buenos dando conciertos”, anticipa el músico.

La importancia de Jason Pierce va más allá de una moda pasajera o de un virtuoso mal apreciado en su tiempo. Su trayectoria musical inició en 1982 cuando Pierce y Peter Kember —mejor conocido como Sonic Boom— estudiaron juntos en el Colegio de Arte de Rugby, Inglaterra. Con Pete Bain en el bajo y Tim Morris en la batería, ambos guitarristas dieron forma a Spacemen 3, otro nombre de culto entre los maestros de distorsión con guitarras, la experimentación atmosférica y la psicodelia de los años 80. Propensos a las alineaciones cambiantes, Pierce y Sonic Boom se mantuvieron como los únicos constantes durante los nueve años que el conjunto se mantuvo activo. Vieron pasar ocho músicos en el roster para llegar a la conclusión de que sólo dos nombres eran los esenciales para la vida del grupo.

Spiritualized nació cuando Peter Kember desaparece de los planes musicales de Jason Pierce. Para no perder identidad, Pierce adoptó el alias de J. Spaceman y volteó musicalmente hacia el góspel y el blues, sin perder las cualidades que le dieron nombre diez años atrás. La banda que conformaba Spacemen 3 —sin considerar a Sonic Boom, por supuesto— integró la primera alineación del grupo comandado por el hombre del espacio. Pierce define su estilo como la mezcla de toda la música que escucha y menciona nombres como Kraftwerk o The Stooges, a quienes les encuentra algún tipo de “conexión” pese a ser diferentes. “Cuando tratas de abarcar todo eso para crear tu propia música y transmitir quién eres o dónde estás, todo tiene sentido; no hay una fórmula probada para hacer que algo suene bien: funciona o no funciona”, comenta durante la entrevista.

La primera canción que grabó el conjunto con este nuevo alias fue la prolongada versión a “Anyway that you want me”, una distorsionada recreación de la original de Chip Taylor que hicieran famosa The Troggs, pero incrementada en duración, instrumentación y producción. Aquel abrumador inicio reveló el tamaño de aspiraciones musicales que Jason perseguía en esta nueva faceta: cambiarían las atmósferas por improvisaciones, renovarían la experimentación con un sonido más directo y buscarían menos pretensión y más rock & roll (en el sentido menos trillado de la expresión). Tras tres EPs apareció el primer álbum, Lazer Guided Melodies, que ayudó a ganar un lugar para abrir conciertos a The Jesus and Mary Chain y Depeche Mode. Los resultados no fueron los mejores, pero sus compañeros de profesión los respetaban.

En 1997, Kate (la célebre exnovia que motivó la obra maestra de Spiritualized) dejó a Jason por el vocalista de The Verve, Richard Ashcroft. La depresión que le causó tal abandono hizo catarsis en forma del álbum emblema de Spiritualized: Ladies and Gentlemen We’re Floating in Space. Las doce canciones que lo conforman son prueba de la belleza que Pierce es capaz de lograr cuando su inspiración está enfocada en algo más allá de las sustancias que consume. Alusiones a El mundo de Sofía en el título, colaboraciones con el legendario Dr. John y la mezcla final hecha por el productor John Leckie complementaron la docena más sincera entre las letras de Pierce. La placa fue considerada por el semanario inglés NME como el álbum más importante de aquel año por encima de OK Computer (Radiohead), The Fat of the Land (Prodigy) o Urban Hymns (The Verve). Incluso, el empaque para su edición especial es digno de mencionar: una caja tamaño disco que asemeja un paquete de pastillas medicinales. Al interior, un folleto que señala la dosis a seguir (o escuchar) y el disco cubierto por un plástico para píldoras. Éste era sellado por un aluminio con la leyenda “Spiritualized”, cual marca de producto. El concepto fue diseñado y creado por Pierce y Mark Farrow.

***Para leer el artículo completo, no olvides buscar nuestra más reciente edición de FILTER México en sus distintos puntos de distribución.

Noticias relacionadas

Archivo 81: La nueva serie de Netflix musicalizada por Geoff Barrow de Portishead

Archivo 81 no solo es presentada como una serie de terror en Netflix, sino como…

What’s new? 12 discos nuevos para el fin de semana

Por lo regular las primeras dos semanas de un nuevo año tienden a estar un…

Boy Harsher: Explorando el horror

Jae Matthews y Augustus Muller siempre han tenido una fascinación por el cine y los elementos visuales que tienden a manifestarse dentro de la parte musical. La relación que existe entre la imagen y el sonido es algo que los enganchó poco antes de formar Boy Harsher.

What’s new? 5 discos nuevos para el fin de semana

El segundo fin de semana de 2022 ya está aquí y afortunadamente llega con un…

Bahidorá 2022: 5 propuestas latinas para descubrir #EnBahidorá

Las Estacas tiene un oasis para nuevos sonidos. 

Turn On The Bright Lights: 45 discos que cumplen 20 años en 2022

Conforme vamos entrando a un nuevo año es inevitable no ver hacía el pasado para…

Volver arriba