Saltear al contenido principal

ENTREVISTA

Entrevista a Juan Ibarlucía de Pommez Internacional

Pommez Internacional
Por Daniel Ocaranza

Corrientes opuestas que confluyen. Así es como Juan Ibarlucía, una de las principales mentes creativas de la agrupación argentina Pommez Internacional, describe el sonido de este proyecto. Proyecto que nació gracias a su interés y pasión por la música, misma que su familia sembró indirectamente en su cabeza desde pequeña edad; y es esa misma pasión, la que ha llevado a la banda a visitar por primera vez nuestro país, del cual esperan que forme parte de su territorio, así como empaparse de la vasta cultura de este.

¿Cómo comienza este proyecto, Pommez Internacional?
Lo comenzamos a armar Hernán Ballota y yo. Teníamos 16 o 17 años, ahí empezó una cosa llamada Pommez. Empezamos a armar un formato trío; música medio electrónica, medio pop rock. A partir de los 19, 20 años hay un corte muy claro y empieza Pommez Internacional como proyecto, editando el disco Contraluz Contraataque. En ese momento éramos un trío, pero en aquel entonces yo tocaba varias cosas, cantaba, tocaba el piano, etc.. Ahí armamos el grupo en vivo para tocar ese disco. A partir de ahí la banda empieza a ser como un medio comunitario donde hay músicos que entran y salen con un núcleo muy definido que éramos Ignacio, Hernán y yo, y donde los músicos aparecen en función de los discos. En este momento somos un sexteto, el cual se compone por Tomás Bonifacio, Andrés Markus, Demian Scalona, Ignacio Cruz, Hernán Ballota y yo, y es la banda que se formó para tocar ‘Buenas Noches América’; sin embargo en un futuro no sabemos cómo va a ser, es parte de la gracia.

Pommez Internacional

Ustedes definen su sonido como el sonido de dos autos chocando a 130 km por hora, ¿por qué eligen esta definición?
Realmente las categorías de los lugares de venta de discos no sirven para definir; y esa definición da cuenta de un choque muy violento de dos objetos que vienen de direcciones contrarias; y eso sí es nuclear en lo que hacemos. El choque entre una cosa de vanguardia electrónica con una tradición cultural latinoamericana muy antigua, como el tango, el folclore o la salsa. Esas dos corrientes confluyen en lo que hacemos. Nuestro sonido se define por el choque de dos cosas opuestas.

¿Existen influencias predominantes en su música?
No. Yo respeto ideas que en lapsos largos de tiempo mantienen una cohesión, una continuidad y una edición artística que es evolutiva. Eso se puede aplicar para Rubén Blades en Centroamérica por ejemplo, o para Café Tacuba en México. No es un tema de estilos, es un tema de lógicas, de fusionamiento. Escucho en ellos su avance y su avance se traslada a mi persona. Eso es lo que a rajatabla respeto; lo que unifica todas las cosas que escucho, pero dicho esto, lo que escucho es muy distinto. En ‘Buenas Noches América’ se encuentran momentos de orquestación, momentos de cumbia, momentos de hip hop. Queremos ser antropofágicos; devorar influencias y escupirlas a una personalidad que es nuestra.

Pommez Internacional

Vienen de Estados Unidos y ahora a México a dar unos cuantos shows, ¿cuál es su intención con esta gira?
La intención primero fue honrar la invitación de South by Southwest, un festival muy importante que no nos queríamos perder; y en función de eso se armó una gira de 7 u 8 shows en Nueva York, Chicago y Texas, y después en México. La intención es que si nuestro territorio era Argentina, Chile y el Cono Sur, ahora ese territorio incluya a México y Estados Unidos también. Nuestra música puede traducirse en diferentes culturas por diferentes motivos. En México es más natural porque compartimos idioma y problemas. Nuestra intención es ampliar el territorio, que estos shows en México sean una primera patada para volver después y para construir una duración duradera.

¿Cómo fueron esos primeros shows en Norteamérica y qué representó su participación en South by Southwest?
Estados Unidos es un país con realidades muy contrastantes entre sí, por lo tanto el mensaje se tradujo de maneras distintas pero se tradujo en todos lados. En ese sentido el saldo fue positivo. Y South by Southwest fue una variación, porque estar en ese festival es difícil, te coloca en un marco o una escena más general.

Pommez Internacional

¿Qué esperan de sus shows aquí? ¿crees que el publico mexicano se asemeja al argentino?
Sí y no. El argentino es muy receptivo pero un poco menos cálido; más violento y pasional en el buen y mal sentido. El público mexicano que acudió en su mayoría a los shows en Chicago nos pareció muy receptivo y muy hogareño. Nos recibió de una forma muy cálida. Esas fueron las diferencias que yo noté.

¿Qué respuesta han tenido con su LP lanzado el año pasado, Buenas Noches América?
La producción fue espectacular, hace 9 meses que lo sacamos. Hicimos una gira muy extensa por Argentina y el disco se coló nominado a disco del año en muchos medios. El caudal de gente que nos sigue ha cambiado mucho también. Para ser un saldo de un disco que salió hace 9 meses, hacer 14 shows en Norteamérica y haber hecho más de 30 en Argentina es una joda. Derrumbo muchas paredes y la idea es que siga derrumbando más.

¿Cuáles son las principales diferencias de este último álbum con su LP debut, Contraluz Contrataque?
Para empezar yo creo que es mejor. Este es un disco de canciones, mientras que Contraluz Contraataque todavía es un poco mixto; hay como canciones, cosas más electrónicas, cosas más instrumentales. Este es un disco de canciones con texto, con sentido. ‘Contraluz Contraataque’ abría un montón de direcciones en diferentes lados. Son discos bien distintos. Representan etapas de madurez bastante diferentes.

Tuvieron la oportunidad de hacer un soundtrack para un filme, “La Carrera del Animal”, ¿tienen en mente volver a trabajar en algo similar?
Sí, por supuesto. Fue un soundtrack para un filme que ganó en el Festival de Cine de Buenos Aires. Eso fue muy interesante, la reproducción fue espectacular y la intención es volver a hacerlo. Queremos hacer algo original. Nos interesaría que lo que hagamos para cine sea muy distinto a lo que hacemos como banda.

¿Cuáles son sus planes musicales próximos?
Ahora el interés es hacer una gira extensa por Argentina. Empezar a trabajar el material nuevo y volver a girar en Estados Unidos, España y en países como Chile, Perú, o Colombia. Eso es lo que se viene.

¿Cuáles son las ambiciones de Pommez Internacional?
Nuestra meta es avanzar musicalmente, avanzar como proyecto artístico, y de esa forma poder construirnos un nombre duradero. Me gustaría en un futuro poder decir que hicimos algo relevante.

Relacionados

La Femme: El grupo de rock francés que niega el rock

“En Francia no hay bandas de rock”, sentencia Sasha Got, el guitarrista de una agrupación que ha sido catalogada como la banda de rock más famosa de ese país en la actualidad: La Femme.

Dark Celebration: Una iniciativa para impulsar el post-punk y darkwave hecho en México

La música que encuentra su refugio en la oscuridad ha crecido de forma importante en los últimos años en nuestro país, necesitando mejores condiciones y mayores espacios para poder resonar y expandir su sonido. Fue así que Ulises Ramos con Pure Underground Entertainment decidieron comenzar una serie de festivales con las bandas más importantes de esta escena, resultando en un éxito. 

The Horrors: nihilismo, pop y ruido

Cuando aparecieron en la escena musical, The Horrors demostraron ser algo fresco, muy diferente a lo que sonaba durante el 2006, con un estilo mucho más crudo. Su álbum debut, Strange House, estaba lleno de distorsión al ritmo de garage rock con tintes góticos.

Lorelle Meets The Obsolete en una conversación con Prismatic Shapes

Cuando uno mismo se encuentra sumergido en la industria musical es realmente fácil caer en lugares comunes como lo son la adrenalina por los efectos sonoros, el entusiasmo por la creación, el frenesí de tocar en vivo o la devoción chamánica del ritual en vivo. Todas estas emociones son pilares fundamentales del espectro musical pero existe un valor aún más importante en la ecuación, un valor intrínseco del cual solemos pasar de largo, el sentido de comunión.

Circuit des Yeux: sobreviviendo en el vacío

Por más de diez años, Haley Fohr ha explorado distintos sonidos bajo el nombre Circuit des Yeux, moviéndose libremente en el campo del folk experimental y demostrando su amplia versatilidad. Sin embargo, su racha creativa se vio pausada por varios meses después de entrar en depresión y experimentar algunas pérdidas en su vida.

Snail Mail: La vulnerabilidad que experimentamos al estar enamorados

Tres años después de lanzar su disco debut Lush (2018), Lindsey Jordan nos muestra su segundo álbum de estudio como Snail Mail. Valentine es un disco de actitud rebelde y de romance.
Volver arriba